Temas Especiales

03 de Jun de 2020

América

Deuda y Justicia Financiera

Durante estas últimas semanas la prensa mundial ha reportado el éxodo masivo de menores a la frontera sur de Estados Unidos.

Durante estas últimas semanas la prensa mundial ha reportado el éxodo masivo de menores a la frontera sur de Estados Unidos. Pero hay que observar que han sido las propias autoridades estadounidenses quienes, mediante una intensa campaña mediática, diplomática y política, han dado cuenta de la magnitud de la tragedia y han informado del problema, con diversas fuentes, y se ha visibilizado la crisis humanitaria que, en la frontera sur de Estados Unidos, viven actualmente unos 51 mil migrantes infantiles y juveniles, en su mayoría procedente de México y Centroamérica.

Si bien el origen de estas masivas migraciones, unos mil migrantes que cada día cruzan la frontera por la ‘ruta de la muerte’ (desierto) o en la ‘bestia’ (tren), suele ser la pobreza extrema y la violencia en sus países de origen, esta vez, lo que produjo este imprevisto flujo masivo de migrantes ha s ido un fuerte rumor que circuló en las redes como pólvora. El rumor afirmaba que las autoridades estadunidenses otorgaban permisos a menores de edad no acompañados, así como a mujeres con niños, o embarazadas, para permanecer en Estados Unidos. Según varios artículos, se explica que varios factores influyeron en este fenómeno. En primer lugar el rumor fue promovido entre quienes se dedican al negocio de la migración y la deportación que cobran miles de dólares a familiares para colocarlos en las fronteras. Las bandas criminales internacionales que se dedican al tráfico de personas hicieron los suyo también. Pero factores internos de la política en Washington contribuyeron indirectamente al problema: el congelamiento de la reforma promovida por el presidente Barack Obama ante la derrota en las primarias del republicano Eric Carton, y el resurgimiento del liderazgo de la ultraderecha entre los republicanos antiinmigrantes del Tea Party . El tema queda exclusivamente en manos del Ejecu tivo, atado a políticas administrativas insuficientes.

El viaje del vicepresidente Joe Biden a Centroamérica, donde este viernes se reunió con los mandatarios de dichas naciones y el secretario de Gobernación de México, Miguel Ángel Osorio, deja claro que si la Casa Blanca no hace nada, antes de fin de año tendrán a 90 mil menores de edad en condiciones inhumanas.