Temas Especiales

30 de Nov de 2020

América

Peña Nieto hace públicos sus bienes

El patrimonio personal del mandatario supera los tres millones de dólares

Peña Nieto hace públicos sus bienes
La crisis por la que atraviesa Peña Nieto es una de las peores en décadas.

El presidente de México Enrique Peña Nieto hizo públicas sus cuentas patrimoniales, en un intento de aplacar la controversia sobre la mansión de su esposa, Angélica Rivera.

En México, los funcionarios de cualquier nivel deben presentar una declaración patrimonial, aunque tienen libertad para decidir si la hacen pública o no.

El mandatario declaró ser propietario de cuatro casas y un departamento, siendo el inmueble más valioso de unos 412,000 dólares. Dos de las viviendas le fueron donadas por su padre, mientras que el departamento fue heredado por su primera esposa, indica el documento publicado en la página de la Presidencia de la República.

El presidente posee cuatro terrenos, uno de más de 2,500 metros cuadrados de un valor de unos 508,000, también regalos de sus padres. Con un ingreso anual de poco más de 248,000 dólares, Peña Nieto declaró poseer también dos lotes de obras de arte por 73,600 y 147,000 dólares, así como joyas y relojes, que son regalos de su madre y herencia de su primera esposa fallecida.

Hizo públicas además cuentas e inversiones, una de ellas es un fondo por unos 957,000 de dólares y dijo ser propietario de monedas y metales de unos 220,000 dólares. Por lo tanto, su patrimonio personal asciende a unos 3.3 millones de dólares.

El martes, el mandatario anunció que su esposa Angélica Rivera respondería a las ‘falsedades’ sobre la propiedad de la discordia, una mansión de casi cuatro millones de dólares, ubicada en el selecto barrio capitalino de Las Lomas y cuya existencia fue revelada hace 10 días en una investigación de la periodista mexicana de CNN , Carmen Aristegui.

Por su parte, Rivera señaló en su página web que venderá los derechos que tiene sobre la mansión, que según ella, adquirió con los recursos obtenidos gracias a sus 25 de trabajo con la empresa Televisa y que aún no ha terminado de pagar para evitar que el caso ‘siga siendo un pretexto para ofender’ y ‘difamar’ a su familia.

PROTESTAS

La polémica se produce pocas horas antes de que la capital mexicana y otros puntos del país fueran escenario de multitudinarias movilizaciones por la desaparición de los 43 estudiantes de la escuela rural maestros de Ayotzinapa (Guerrero, sur).

Un grupo bloqueó durante una hora la vía hacia la terminal aérea de la capital, pero los policías antimotines les impidieron llegar al aeropuerto sin que se registrasen mayores incidentes.

‘Me encapucho porque si no, me desaparecen’, se leía en una pancarta que llevaban los manifestantes, vestidos de negro. Varios pasajeros arrastraron sus maletas por la calle bloqueada, pero luego fueron recogidos por patrullas de la policía federal para no perder sus vuelos, que no han sido cancelados.Contingentes de policías custodiaban edificios estatales y muchos negocios estaban protegidos con vallas en el centro de Ciudad de México.

‘Seguimos adelante, hasta el final, hasta que aparezcan. La situación es grave, hay muchos desaparecidos en todo el país’, declaró a la AFP Epifanio Álvarez, padre de uno de los jóvenes.

La jornada fue convocada en el simbólico día de la conmemoración de la Revolución Mexicana de 1910, en ciudades de al menos la mitad de estados del país, varias de Estados Unidos, así como de países de Europa, América del Sur y Centroamérica.

La megamarcha llevó al gobierno a cancelar el desfile militar y civil que se realiza cada año en la capital por la efeméride, al igual que en otras ciudades del país.

Los mexicanos han alzado la voz para condenar la desaparición de los estudiantes, pero también para expresar su hartazgo por la corrupción, la penetración del crimen organizado en las instituciones -crudamente desnudada con el caso de Iguala- y la violencia.

Más de 80,000 personas han sido asesinadas en México y otras 22,000 han desaparecido desde que el expresidente Felipe Calderón lanzó el combate militar contra los cárteles en 2006. La gran mayoría de esos crímenes siguen impunes.