Temas Especiales

16 de May de 2022

América

HRW indica que el proceso abierto a María Machado es una farsa

Human Rights Watch (HRW) tildó este jueves de ‘farsa’ el proceso abierto contra la opositora venezolana María Corina Machado

HRW indica que el proceso abierto a María Machado es una farsa
José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rigths Watch.

Human Rights Watch (HRW) tildó este jueves de ‘farsa’ el proceso abierto contra la opositora venezolana María Corina Machado, acusada de ‘conspiración’ por un supuesto plan para asesinar al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

‘Es muy difícil imaginar que el caso contra Machado por su supuesta participación en un plan para asesinar al Presidente no sea más que una farsa’, afirmó el director ejecutivo para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco, en un comunicado divulgado por la agencia Efe .

‘El mandatario Nicolás Maduro la llamó ‘asesina’ y el presidente de la Asamblea Nacional la acusó de borrar los correos electrónicos que parecen ser la única evidencia que los fiscales tienen en su contra’, subrayó el responsable de la organización defensora de los derechos humanos.

Para Vivanco, ‘en un país sin una justicia independiente, esto significa que, en la práctica, ya se ha establecido una presunción de culpabilidad’ contra la exdiputada opositora.

El Ministerio Público venezolano (MP) imputó este miércoles a Machado el delito de conspiración, castigado con penas de ocho a dieciséis años de cárcel según el Código Penal venezolano.

Machado fue citada en la Fiscalía para declarar sobre el supuesto plan homicida, denunciado a finales de mayo por el dirigente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez.

Cuando Rodriguez hizo su denuncia, mostró varios correos atribuidos a la diputada donde se podían leer mensajes cruzados con otros opositores, entre ellos el excandidato presidencial Henrique Salas Römer, quien también está solicitado en Venezuela por este mismo caso.

En dichos mensajes, se decía que ‘había llegado la hora de acumular esfuerzos y obtener el financiamiento para aniquilar a Maduro’. Poco después, la propia Machado reconoció que los correos correspondían a sus cuentas, pero aseguró que ya no usaba esas direcciones y que ella no quería ni un magnicidio ni un golpe de Estado, sino la renuncia de Maduro.

El Presidente venezolano, poco después de conocerse el supuesto ‘plan macabro’, tachó a la diputada opositora de ‘asesina’.