Temas Especiales

28 de Oct de 2020

América

El regreso de Cuba, 52 años después de su expulsión

La isla fue cercada comercialmente desde 1962, y aunque eventualmente se han ido levantando las sanciones, su economía es hoy insostenible

La presencia de Raúl Castro en Panamá el próximo mes de abril será, tal vez, uno de los puntos que con más empeño cubrirán los medios internacionales de prensa reunidos en esta ciudad para la VII Cumbre de las Américas. Será la primera vez que un mandatario cubano acuda a a una de estas reuniones hemisféricas iniciadas en 1994 y seguramente los medios se pelearán por una foto de Barack Obama estrechando la mano de Raúl Castro.

Aunque Estados Unidos criticó inicialmente a Panamá por invitar a Cuba —la portavoz del Departamento de Estado Jen Psaki advirtió implícitamente que la asistencia de la Isla sería una burla al espíritu de la Carta Democrática Interamericana— , la insistencia de la canciller panameña, Isabel de Saint Malo, ha sido respaldada ampliamente por los gobiernos del continente, desde los miembros del Alba, que habían asegurado que boicotearían la cumbre si no asistía Cuba, hasta el mismo secretario de Estado norteamericano, John Kerry, quien no comulgaba con la portavoz y siempre apostó por ‘superar el debate’ de quién iría a laCumbre.

Según algunos entendidos, tras la presencia de La Habana en la Cumbre, estaría su reconocimiento tácito del fin de la lógica de la Guerra Fría y de la aceptación de los Castro de las reglas del juego global.

Cuba fue expulsada de la Organización de Estados Americanos (OEA), el 31 de enero de 1962, en Punta del Este, Uruguay, por órdenes de Estados Unidos.

México fue el único país que se opuso a la resolución VI, que declaraba que la ‘adhesión al marxismo-leninismo’ era ‘incompatible con el sistema interamericano’. Argentina, Bolivia, Brasil, Chile y Ecuador se abstuvieron de votar. La OEA, no obstante, jamás criticó a las dictaduras latinoamericanas de los años 70 y 80. A pesar de la tendencia gradual hacia una mayor aceptación de Cuba desde finales de la década del 70 y especialmente después de la Caída del Muro, en 1989, no fue sino hasta el año 2009 cuando se levantaron las sanciones a la isla durante una asamblea de la OEA en Honduras. Hasta ahora, Cuba se había negado a participar en este foro al que consideraba como un ‘ministerio de colonias’ controlado por Washington. Ahora, no obstante, ahogada en los problemas económicos ocasionados por el embargo estadounidense y por su estructura industrial, comercial y financiera inoperante, los Castro buscarían desesperadamente un nuevo sostén tras la pérdida del flujo monetario de su aliado Venezuela.