La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Oct de 2019

América

ONU urge ‘cese inmediato' de la violencia en Nicaragua

La Organización de Naciones Unidas hizo un llamado a poner fin a la violencia, sumándose a los llamados de la OEA y mostrando su apoyo al diálogo. La Unión Europea también condenó la situación del país

Nicaragua vive su peor crisis política desde los conflictos de los años 80.

Naciones Unidas (ONU) dio su respaldo ayer a la solicitud aprobada el martes por la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), que pide el ‘cese inmediato' de la violencia en Nicaragua.

El organismo multilateral ofreció, además, dar su apoyo al diálogo y las investigaciones abiertas tras casi 50 días de crisis en el país centroamericano.

Según reportes de Efe , a través de su portavoz, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, aplaudió la declaración aprobada por la OEA ‘en apoyo al pueblo nicaragüense'.

FUERA DE LA AGENDA

La Asamblea General se reunió dos días aunque no incluyó el tema de Nicaragua en su agenda

Los cancilleres se limitaron a aprobar una declaración que pide el ‘cese inmediato' de la violencia, sin dirigir esa petición al Gobierno de Ortega.

Managua ha pedido retomar el diálogo.

‘El secretario general se siente alentado porque el Gobierno está trabajando con la OEA en cuestiones electorales y con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre el establecimiento de un Grupo de Expertos Independientes Internacionales para investigar los recientes actos de violencia y expresa su solidaridad con el pueblo de Nicaragua', destacó el portavoz del secretario del organismo, Stéphane Dujarric.

Al mismo tiempo, la Unión Europea (UE) expresó su condena a la ‘violencia permanente' en el país, y pidió al Gobierno nicaragüense que imponga estándares de conducta a las fuerzas de seguridad y que ‘disuelva' los grupos violentos.

La UE recordó que al menos veinte personas fueron asesinadas la pasada semana durante multitudinarias marchas pacíficas y expresó sus condolencias a las víctimas en un comunicado del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE).

Desde el pasado 18 de abril, el país centroamericano vive su crisis más sangrienta desde los años ochenta, con más de un centenar de muertos y un millar de heridos, de acuerdo con el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Las protestas contra el presidente, Daniel Ortega, y contra su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, comenzaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del líder, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso de poder y corrupción.