Temas Especiales

18 de Sep de 2020

América

El político español Monedero teme una guerra fría en Latinoamérica

Así lo expresó en una entrevistael también profesor de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid y uno de los líderes del movimiento de protesta conocido como 15M

Juan Carlos Monedero
Juan Carlos Monedero, uno de los fundadores del partido Podemos.Carlos Lemos | EFE

El político español Juan Carlos Monedero, uno de los fundadores del partido de izquierda Podemos, actualmente coaligado en el Gobierno de su país al Partido Socialista, teme que Latinoamérica se convierta en el escenario de una nueva guerra fría entre Estados Unidos, por un lado, y China y Rusia, por otro.

Así lo expresó en una entrevista con Efe en Panamá el también profesor de Ciencia Política en la Universidad Complutense de Madrid y uno de los líderes del movimiento de protesta conocido como 15M (15 de mayo) que en 2011 supuso el comienzo del fin del bipartidismo en España entre el socialdemócrata Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y el Partido Popular, de centro derecha.

Monedero, que no se siente "un izquierdista", sino el fundador de "un partido que pretende superar el dilema entre izquierda y derecha", repasó durante la entrevista, desde un punto de vista muy crítico hacia Estados Unidos, la conflictividad política en Latimoamérica.

¿La reciente conflictividad política en varios países de Latimoamérica tiene un denominador común?

Desde Europa tenemos la tentación de unificar América Latina como si fuera un mismo espacio y es como pretender que los Chalecos Amarillos, en Francia, es lo mismo que las Sardinas, en Italia, y no son lo mismo. Es verdad que comparten que son respuestas a un capitalismo neoliberal en crisis. Y ahí sí que encontramos un punto común en todos los movimientos de protesta.

Creo que la crisis en Chile, igual que la crisis en Colombia, que tiene otras características muy vinculadas a los incumplimientos del proceso de paz y al asesinato de líderes indígenas o lideres de las disueltas FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), que es diferente de lo que está pasando en Ecuador, donde hay una protesta contra la persecución de los líderes correístas (seguidores del expresidente Rafel Correa) y el desmantelamiento de todos los procesos de la revolución ciudadana, que es diferente a las protestas que hay en Brasil contra las políticas que recuperan la dictadura en términos discursivos pero también en términos prácticos por parte de Jair Bolsonaro; todos ellos, siendo cada uno diferente, forman parte de un momento de confrontación entre el modelo neoliberal amparado bajo el paraguas de Donald Trump -presidente de Estados Unidos- y una respuesta en nombre de la democracia, de las mayorías, que bebe de los posos que han dejado los gobiernos de cambio en todos los países latinoamericanos...; esa confrontación es la que está ahora encima de la mesa. Por un lado, la derecha tiene un apoyo definitorio de Trump, sean los golpistas de Bolivia, sea el presidente autoproclamado de Venezuela, sea el desmantelador Lenin Moreno -presidente de Ecuador-, sea Bolsonaro, mientras que los otros movimientos son muchos más magmáticos, no hay una línea compartida, nadie que los unifique, y me hacen temer que América Latina va a ser el espacio de confrontación de la nueva guerra fría entre Estados Unidos y China y Rusia.

 ¿En ese contexto, qué particularidades tiene el caso de Chile?

 Vengo de Chile y allí me he encontrado con que el estallido de octubre es el agotamiento de una serie de generaciones a las cuales se les negó cualquier tipo de salida. Esa balsa de aceite, ese escaparate de modelo neoliberal que había presentado el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, que era Chile, de repente estalla, no golpeando a los McDonald's o los bancos, sino quemando sus propias naves, que es el metro; es una manera de decir hasta aquí hemos llegado. Tiene elementos que tienen que ver con el 15 M, con las primaveras árabes, es el momento de impugnación del modelo económico y político, muy horizontal, joven, conectado por las redes, alimentado por una gran deliberación que tiene lugar a través de Whatsapp, de Telegram, de Facebook, pero al mismo tiempo tiene elementos comunes con la Transición española, en la medida en que están planteando terminar con el modelo heredado de Pinochet y plantear un proceso constituyente.

 ¿Y el caso de Venezuela?

Yo creo que Juan Guaidó es un cadáver político. Este vaivén que ha demostrado Trump, primero no queriendo recibirlo y después haciéndole un recibimiento sobreactuado tiene detrás el hecho de que la mitad de los diputados que justo hace un año apoyaron a Guaidó en la Asamblea ya no lo apoyan y, por tanto, la opción de Guaidó no es ya una opción válida. Hay ahora mismo un conflicto donde han detenido a una excongresista colombiana corrupta (Aída Merlano), y quién la va a devolver, Guaidó, o la va a devolver a la Justicia colombiana (Nicolás) Maduro -presidente de Venezuela. Creo que ahí Donald Trump forzó una estupidez, que es reconocer a un tipo que se proclama presidente en la calle sin ningún tipo de legitimidad. Si no hablan en Venezuela aquello va a empeorar las condiciones.Y además no hay solución, porque en tanto y cuanto persista el bloqueo y persista la amenaza norteamericana es imposible que haya fisuras en el chavismo, porque lo que les está ofreciendo Trump es ejecutarlos, como ejecutó (EE.UU) a Gadafi o a Sadam Hussein. Al mismo tiempo, que alguien me diga qué país en el que ha intervenido Estados Unidos ha mejorado, porque si vemos como está ahora Afganistán, Irak, Siria, Libia, están infinitamente peor; entonces, por ahí es imposible que veamos alguna cesión por parte del chavismo.

Y por parte de la oposición, no tienen fuerza, lo han intentado todo y no han sido capaces de derribar a Maduro. Lo único que van a conseguir es entregar a Venezuela a China y a Rusia.

¿Y qué le corresponde a Maduro?

El gobierno de Maduro está intentando sentarse a negociar unas elecciones tuteladas internacionalmente, que a ambas partes les parezca que garantizan un resultado justo y legítimo.

¿El caso de Nicaragüa es parecido al de Venezuela?

La Nicaragua de Daniel Ortega no representa mi modelo político. Creo que ha habido un comportamiento inasumible, en su tratamiento a los estudiantes, en su tratamiento a las mujeres, su vinculación con los sectores más reaccionarios de la Iglesia Católica y su connivencia con los sectores de la derecha. Creo que Nicaragua no forma parte de la posibilidad de una izquierda alternativa en América Latina y, por tanto, yo lo que desearía para Nicaragua es que ese impulso que expresaron en algún momento los estudiantes, no fuera manipulado por Estados Unidos. Es muy difícil pensar en posibilidades que democraticen los países cuando está la bota estadounidense amenazando constantemente. Yo no soy muy optimista con la situación en Nicaragua.

 Anteriormente ha hablado de golpismo en Bolivia ¿Es un golpe de Estado lo que sucedió en ese país?

 En Bolivia es evidente que hubo un golpe de Estado.La OEA (Organizacion de los Estados Americanos) dice que hay problemas en 200 mesas de más de 20.000, lo que no hubiera cambiado, y lo reconoce la propia OEA, la victoria en las elecciones de Evo Morales, y los militares dicen o sales del país o hay un baño de sangre, y entra la loca de la Jeanine Áñez (presidenta interina de Bolivia) con el (Luis Fernando) Camacho y la biblia en el Palacio de Gobierno; y es intolerable que la comunidad internacional permita ese golpe de Estado.