Temas Especiales

02 de Apr de 2020

América

Polémica: Vicky Dávila se retracta por entrevista a Hassan Nassar

"Me equivoqué", asegura hoy la periodista colombiana en su columna, tras una entrevista explosiva al Alto Consejero para las Comunicaciones del Estado

Vicky Dávila.
La entrevista de Dávila al alto consejero de comunicaciones de la Casa de Nariño, Hassan Nassar, fue transmitida por Semana.YouTube

Como uno más de esos ventarrones que se cuelan en los cajones de la opinión pública, la periodista colombiana de la revista Semana Vicky Dávila ha sido protagonista de críticas contundentes en torno al ejercicio de su profesión.

Este sábado le tocó dar la cara. El pasado 12 de febrero, Dávila y el alto consejero para las comunicaciones de la Casa de Nariño, Hassan Nassar, sostuvieron un encuentro acalorado con mucho sudor y guantes de boxeo.

Durante una entrevista que el vocero del gobierno de Colombia ofreció a la periodista y que fue transmitida a través del espacio radial y el canal de Youtube  del medio, no solo se abordó el uso que la familia del presidente Iván Duque le dio recientemente al avión oficial —la esposa del mandatario, sus hijos y varios amigos con sus respectivos padres viajaron en éste hasta el Eje Cafetero, para celebrar el cumpleaños de la niña menor— sino que algunos cuestionamientos hacia Dávila se plantaron en la escena, luego de que esta se movilizara en una ocasión junto a su esposo en la misma aeronave, durante la gestión de Juan Manuel Santos.

Vómito de ira

Todo parecía seguir su curso con normalidad, hasta que el Nassar calificó de "hipocresía" los señalamientos de la periodista, una vez que esta aceptara haber realizado coberturas que ameritaron su traslado en el avión presidencial.

Así, el discurso de Nassar fue más que combustible. "El hipócrita es usted, a mí no me diga hipócrita. He sido muy decente con usted, estoy escuchando su voz oficial y usted me trata de hipócrita, es una muy baja estrategia de su parte", replicó la comunicadora, mientras que el vocero del mandatario colombiano continuó remarcando: "Usted quiere hablar de unos particulares, pero no quiere hablar de cuando usted era particular con su esposo en un avión (...) la doble moral en este país es una cosa muy seria".

Sin ningún arbitraje más que una audiencia perpleja por el fuego tras los micrófonos, gritos y golpes sobre la mesa, el encuentro concluyó en:  "¡Usted es un inepto! y debería darle vergüenza al presidente de la República tener un vocero y un jefe de Prensa como usted (...) ¡usted es un patán y una vergüenza para el periodismo (...) como no pudo tener éxito como periodista por ser un fracasado se fue a lagartearle al uribismo para que le dieran la Casa de Nariño", exclamó la conductora.

'Me equivoqué'

A través de una columna en la revista Semana, la comunicadora salió al ruedo este sábado diciendo: "Quiero excusarme, incluso con Hassan Nassar, por haberme salido de casillas esta semana, en medio de una entrevista. Nunca debí perder el control, pero me dolieron mis hijos y mi esposo, me dolió el honor que he cuidado durante 46 años de vida".

Y aderezó: "Creo que caí en una trampa que premeditadamente me tendió el provocador consejero de comunicaciones del gobierno. Yo tuve una reacción humana, inaceptable en mi papel de periodista. Él decidió atacarme de manera muy baja con información privilegiada que misteriosa y convenientemente le llegó a sus manos, en lugar de responder las preguntas que le hice sobre la utilización del avión presidencial".

Para Dávila, su entrevistado nunca contestó lo que debió contestar como vocero del gobierno, cargo para el cual lo considera "no apto".

"Este episodio, que repito, no debería haber ocurrido, ha movido las fibras. Lo comprendo. Incluso, algunos colegas han pedido mi cabeza o han calificado el hecho como la 'muerte' del periodismo. ¿En serio?, ¿un enojo que no justifico es lo peor que le ha pasado al periodismo de Colombia?", remarcó.

"No sé si el presidente Iván Duque autorizó a Hassan Nassar a hacer lo que hizo. Me gustaría saberlo. ¿Estará la inteligencia del Estado dispuesta a volverse la mano derecha del Gobierno y del provocador Hassan que quiere ganar los debates nacionales atacando a los periodistas y no respondiendo como debe ser, que es por lo que le pagamos como vocero? En todo caso la polémica del avión murió como querían en el Gobierno. Yo quedé avisada, como debería estar toda la prensa colombiana. Pero con humildad acepto que me equivoqué, perdón".

Apunta y dispara

Sin autocensurarse por aquello de la "solidaridad" en el gremio, la presentadora y corresponsal de Univision, Patricia Janiot, dejó colar su indignación este sábado a través de su cuenta en Instagram: "Así no, mi estimada Vicky, así no (...) Siempre pensé que Vicky, independientemente de su línea editorial, representaba a la mujer valiente, profesional, directa, que se abrió su propio camino a pulso y con disciplina, lo cual le ha dado la posibilidad de reinventarse".

Ver esta publicación en Instagram

Desde hace días estoy mortificada. Es como si se hubiera materializado lo que por algún tiempo temí que me podría suceder. Le sucedió a Vicky Dávila, una colega quien a pesar de haber visto personalmente una vez, nuestras ocasionales conversaciones telefónicas se convirtieron en charlas de solidaridad profesional en las que he percibido al otro lado del celular, a un ser cálido y sensible frente a la naturaleza humana. Solo que esta vez no puedo ser solidaria. Siempre pensé que Vicky, independientemente de su línea editorial, representaba a la mujer valiente, profesional, directa, que se abrió su propio camino a pulso y con disciplina, lo cual le ha dado la posibilidad de reinventarse. También deduje que algunos de sus trabajos periodísticos que la involucraron en controversias y escándalos eran, en parte, el reflejo de la ausencia en muchas de nuestras salas de redacción, de precisos códigos de ética periodística, y que ese vacío la había convertido en una víctima que sucumbía ante el poder que otorga un micrófono en los tiempos del cuestionable periodismo de espectáculo. Pensé que con sus tropiezos profesionales tenía aprendidas importantes lecciones sobre los valores y límites que impone este oficio. A ti, mi estimada Vicky, te digo con sincero aprecio: fue vergonzosa e indigna la manera cómo manejaste la entrevista con el vocero presidencial Hassan Nassar. Ese periodismo grosero, arbitrario y engreído, no nos representa. Habría sido muy fácil rebatir los argumentos de hipocresía que esgrimía Hassan. Ya tenías listos sus tweets cuando en el pasado criticaba en términos burlescos lo que ahora el portavoz presidencial quiso defender con cierta soberbia. Esos trinos eran tu mejor arma para desenmascararlo. Resultaba aún más fácil responder a la zancadilla que te tenía preparada con muy mala intención y prepotencia cuando el Alto Consejero para las Comunicaciones del Gobierno de Iván Duque te recordó que tu esposo te acompañó en un viaje en el avión presidencial cuando fuiste invitada por el entonces presidente Juan Manuel Santos. Le debiste haber dicho que ese era un viaje para atender un asunto de Estado. Para seguir leyendo ingresa al enlace en mi bio.

Una publicación compartida de Patricia Janiot (@patriciajaniot) el

"Pensé que con sus tropiezos profesionales tenía aprendidas importantes lecciones sobre los valores y límites que impone este oficio. A ti, mi estimada Vicky, te digo con sincero aprecio: fue vergonzosa e indigna la manera cómo manejaste la entrevista con el vocero presidencial Hassan Nassar. Ese periodismo grosero, arbitrario y engreído, no nos representa", concluyó.