Temas Especiales

20 de Sep de 2020

América

Caso Fátima, la revolución mexicana contra la violencia de género

El caso de feminicidio estremeció a México tras hallar el cuerpo de la menor en una bolsa de basura en las calles del sur de la capital

fátima antón
Fátima Antón sufrió de torturas y abuso sexual durante su captividad.El País

Una niña de 7 años fue secuestrada a las puertas del colegio Enrique C. Rébsamen, ubicada en Santiago Tulyehualco —un poblado ubicado en el oriente de la Ciudad de México—, en la alcaldía de Xochimilco el pasado 11 de febrero. Este caso reavivó la sed de justicia en México, tras la creciente ola de femicidios.

Cinco días después de reportar la desaparición de Fátima, el 16 de febrero, las autoridades mexicanas hallaron su cuerpo en las calles de la colonia de Los Reyes de la alcaldía de Tláhuac, cercano a Xochimilco. La menor de cuatro hermanos presentaba signos de tortura en su cuerpo, aunque se desconoce la causa oficial de la muerte.

La madre de la menor, María Magdalena Antón, exigió la presencia de la justicia y la búsqueda de los responsables de la tragedia. "El día de mañana puede ser una de sus hijas, entonces se tiene que hacer justicia", dijo la madre de Fátima Cecilia Aldriguett Antón a la vez que se negó a hablar con la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, según reportes de RT.

Testigos cercanos al suceso confirmaron que Fátima fue sustraída de su colegio por una mujer desconocida al terminar las clases, en medio de la calle más abarrotada del sur de la capital mexicana. Su madre llegó 15 minutos más tarde de lo usual a recogerla, pero se llevó la terrible noticia.

Sheinbaum admitió que el caso es un vivo ejemplo de una "cadena de negligencias institucionales" desde el fallo del protocolo del colegio al dejar marchar a la niña con un adulto desconocido, hasta de la Fiscalía que retrasó el reporte de los padre por su desaparición más de 24 horas.

Este pasado miércoles, la policía mexicana identificó y detuvo a los principales sospechosos del caso, Gladis Giovana 'N' y Mario Alberto 'N', quienes se encontraban en la localidad de La Palma, municipio de Isidro de Fabela en el estado de México, confirmó la agencia RT

La Policía de Investigación de la Fiscalía de Ciudad de México, autoridades del estado de México y la Guardia Nacional afirmaron que fue clave "una denuncia ciudadana", que ingresó a la Fiscalía de Ciudad de México.

mexico
El secretario de Seguridad Ciudadana, Omar García Harfuc, y la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum. El País

"El personal de campo de la Secretaría de Seguridad Ciudadana se entrevistó con la persona que hizo la denuncia y confirmó una vez más el domicilio", aseguró Omar García Harfuch, secretario de Seguridad Ciudadana de Ciudad de México.

García descartó que la razón del secuestro de la menor fuera por dinero, sin embargo, comentó que no darían mayores detalles "para evitar el morbo". Se detuvo a la presunta pareja responsable en las instalaciones de la Fiscalía de Atizapán, en el estado de México, para luego ser trasladados a la Ciudad de México "para seguir su procedimiento penal", indicó el funcionario.

La pareja sospechosa del asesinato de Fátima también "intentó sobornar a las autoridades de Atizapán", confirmó García. El portavoz de la Fiscalía General de la Ciudad de México, Ulises Lara, aclaró al medio La Vanguardia que la pareja se enfrenta a una pena de cárcel que puede ir de los 80 a 140 años bajo el principio del delito de "privación de la libertad con la finalidad de hacer daño".

El feminicidio encendió la llama de la lucha contra la violencia de género en el país de Andrés Manuel López Obrador, quien se pronunció en una conferencia matutina donde lamentó la muerte de la menor e hizo declaraciones acerca de la "descomposición social producida por la política neoliberal". "Hay una crisis profunda de pérdida de valores en el país", expresó el mandatario.

María Magdalena Antón
María Magdalena Antón, madre de Fátima, llora durante el sepelio de la menor.EFE

Despedida de Fátima

En un féretro pequeño, cubierto con una tela blanca de puntas estilizadas, viajó el cuerpo de Fátima Cecilia el pasado lunes. El asesinato de la menor conmocionó a un país acostumbrado a ver tragedias cada día de los años más recientes.

Rodeado de amigos, familiares y pobladores vecinos, el ataúd llegó a la vivienda de la familia Antón, donde los presentes aplaudieron y gritaron el nombre de Fátima como parte de la despedida. 

Su misa se realizó el pasado martes en en el poblado de Santiago Tulyehualco por familiares y amigos, que luego participaron de su sepelio.