Temas Especiales

05 de Ago de 2021

América

Empieza la cumbre entre Joe Biden y Vladimir Putin en Ginebra

Biden llegó a Villa La Grange 15 minutos después desde el hotel donde se aloja y escoltado por una impresionante comitiva compuesta por más de 30 vehículos

Vladímir Putin y Joe Biden
Los presidentes de Estados Unidos, Joe Biden, y de Rusia, Vladímir Putin, se saludan en el interior de Villa La Grange, en Ginebra, antes de comenzar su primera cumbre.EFE

La cumbre entre los presidentes de EE.UU., Joe Biden, y de Rusia, Vladímir Putin, comenzó este miércoles, instantes después de que ambos llegaran por separado al lugar del esperado encuentro, una mansión del siglo XVIII llamada Villa La Grange en una zona céntrica de Ginebra, donde cada uno fue recibido por el presidente de Suiza, Guy Parmelin.

Ambos se saludaron con un apretón de manos, en el primer gesto diplomático de esta reunión.

El presidente Putin fue el primero en llegar a las 13.02 hora local, directamente desde el aeropuerto internacional de Ginebra.

Biden llegó a Villa La Grange 15 minutos después desde el hotel donde se aloja y escoltado por una impresionante comitiva compuesta por más de 30 vehículos.

Una vez en la mansión, ambos volvieron a salir acompañados del presidente suizo, quien dijo que su país se siente honrado de acoger esta reunión y favorecer así el diálogo y la compresión mutua.

Asimismo, deseó a Putin y a Biden una "reunión fructuosa en el interés de sus respectivos países y del mundo entero".

Minutos después los presidentes aparecieron ante las cámaras sentados en la gran biblioteca de la Villa La Grange, donde mantendrán al menos la primera parte de su reunión, acompañados de sus ministros de Asuntos Exteriores.

Ambos intercambiaban comentarios, mientras los fotógrafos y camarógrafos intentaban tomar las mejores imágenes del momento, no sin dificultad y con muchos empujones de por medio que hicieron que la cámara que transmitía la imagen del momento a todo el mundo casi cayera al suelo.

Luego las puertas se cerraron y los presidentes y sus ministros se quedaron a solas, únicamente acompañados por sus intérpretes, para empezar a conversar sobre la extensa agenda que les espera.