15 de Oct de 2021

América

'No hagan el viaje', advierte representante de la Casa Blanca

Katherine Dueholm, subsecretaria adjunta interina del Departamento de Estado de EE.UU. para México y Centroamérica, alerta a miles de emigrantes irregulares de no iniciar el viaje hacia el norte porque “pueden ser devueltos”

'No hagan el viaje', advierte representante de la Casa Blanca
Katherine Dueholm, subsecretaria adjunta interina del Departamento de Estado de EE.UU. para México y CentroaméricaEmbajada de Estados Unidos en Panamá

Estados Unidos está abrumado por la crisis migratoria que enfrenta desde que asumió el poder el gobierno demócrata de Joe Biden. Intenta desalentar el flujo irregular de emigrantes de varias formas, pero hasta el momento el mensaje no parece haber llegado claro a los interesados.

“No es el momento para iniciar el trayecto”, “la ruta es peligrosa”, “pueden ser devueltos”, “pueden perder la vida, ser asaltados o ultrajados”, “no es una ruta abierta”, “no hagan el viaje”, pronunció en una entrevista concedida a La Estrella de Panamá, Katherine Duffy Dueholm, subsecretaria adjunta interina del Departamento de Estado de EE.UU. para México y Centroamérica.

Sin embargo, a pesar de las advertencias diplomáticas los flujos migratorios son cada día más voluminosos. Las personas abandonan sus hogares, se lanzan a travesías peligrosas sin medir las consecuencias, arriesgándose a que al llegar a la frontera sur sean devueltos a sus países, como ha sucedido recientemente.

“Realmente no deben hacer esa travesía, no es bueno para ellos o para sus familias, es muy caro y es muy probable que cuando lleguen a la frontera sean devueltos”, enfatizó la subsecretaria adjunta interina del Departamento de Estado de EEUU para México y Centroamérica.

'No hagan el viaje', advierte representante de la Casa Blanca
Durante la entrevista concedida a 'La Decana'.Embajada de Estados Unidos en Panamá

Dueholm visitó Panamá la semana pasada como parte de una gira de trabajo y habló con La Estrella de Panamá sobre migración, transparencia y blanqueo de capitales. Uno de los primeros lugares que pisó la diplomática fue la provincia de Darién, por donde han cruzado hasta 75 mil emigrantes, la mayoría haitianos, en su ruta hacia el norte. Panamá es un eslabón más en esta cadena migratoria. No es considerado como una fuente de emigrantes, como sí lo son los países del triángulo norte (Guatemala, Honduras y El Salvador), naciones para las que la Casa Blanca ha programado un plan de ayuda de $4 billones que pretenden desembolsar a socios implementadores, como organizaciones internacionales y no gubernamentales, en un periodo de cuatro años.

La estrategia para la gestión colaborativa de migración, como se denomina al millonario plan, no pretende inyectar directamente dinero a los gobiernos para evitar un uso indebido de los fondos y alimentar la corrupción. “El apoyo que brindamos a los gobiernos es más en la línea de capacitación, entrenamiento y equipo necesario para los proyectos, pero no financiamos directamente a los gobiernos”, añadió la diplomática.

La forma de atacar los flujos migratorios, según explicó Dueholm, consiste en tratar las causas que motivan a las personas a abandonar su país. “Darles un bienestar económico, un ambiente más seguro, tratar de ayudar a establecer un estado de derecho y medidas anticorrupción”, señaló la representante de la Casa Blanca.

De igual forma buscan reforzar los derechos humanos, la libertad de prensa y centrar la atención en la población más vulnerable, como las mujeres. “En esas áreas estamos tratando de hacer la diferencia para que las personas en esos países puedan imaginar un mejor futuro”, expresó.

Panamá no forma parte de los países enlistados en el plan billonario del gobierno de Biden. Durante el encuentro que sostuvo Dueholm con la canciller Erika Mouynes se enfatizó en el rol del país en la ruta migratoria.

“Estamos hablando con los gobiernos involucrados para saber en qué podemos ayudar para inhibir la migración, porque las personas que se aventuran en esas rutas pasan por situaciones horrorosas y siempre sufren asaltos, robos, enfermedades. Realmente buscamos desalentar a las personas a que tomen esta ruta. Queremos saber qué podemos hacer para enviar un mensaje de que esta no es una ruta abierta para emigrantes”, subrayó.

Sin duda uno de los retos más desafiantes para el país norteño es la emigración de niños no acompañados. Para la estadounidense se trata de un asunto “muy complicado” porque la ley les impide devolverlos a sus países. “Yo estuve en la frontera sur con México durante el mes de mayo”, cuando se contaron 14 mil familias que pretendían cruzar al norte. “Tenemos algunas facilidades en las que procesamos a estos niños y como madre me rompió el corazón ver cómo eran tratados en cuanto a derechos humanos”, manifestó. “Es desgarrador ver niños solos tratando de cruzar esa peligrosa frontera. De manera que estamos tratando de enviar ese mensaje para que no hagan el viaje”, insistió.

“En casos de blanqueo de capitales no solo estás lidiando con organizaciones criminales, sino también con el sistema bancario y sus regulaciones, en las que la fiscalía tiene que involucrarse y unir las piezas porque es muy complejo” KATHERINE DUEHOLM SUBSECRETARIA ADJUNTA INTERINA DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO DE EE.UU. PARA MÉXICO Y CENTROAMÉRICA.

En Centroamérica se han instalado varios programas de reunificación familiar para los menores de edad. No obstante, el incremento de niños no acompañados también podría formar parte de una “estrategia para ingresar a Estados Unidos, y tristemente también vemos a los coyotes a quienes no les importa la seguridad de los menores de edad”, señaló Dueholm.

La crisis migratoria bajo el gobierno de Joe Biden ha registrado cifras inéditas; tan solo el pasado mes de marzo 171 mil emigrantes irregulares, principalmente de países centroamericanos, fueron detenidos por la patrullas fronterizas.

Más transparencia

Al ser consultada sobre los esfuerzos para combatir la corrupción en Panamá, la subsecretaria interina dijo que a pesar de los esfuerzos legislativos impulsados por el gobierno de Laurentino Cortizo, aún “hay más espacio para la transparencia”.

“Es crítico que la población sepa lo que está pasando en materia de transparencia para luchar contra la corrupción, y debo decir que en las propuestas del presidente Cortizo hay un área importante para continuar el trabajo que estamos viendo, pero siempre hay más espacio para la transparencia”, enfatizó.

Indicó que durante su estadía en Panamá había escuchado “mucho” acerca de las preocupaciones sobre la actuación de los diputados y sus nexos con el crimen. “Nosotros queremos lo mejor para el país, es un buen socio. Hay corrupción en todas partes, pero lo importante es cómo se maneja”, añadió.

En materia de la lucha contra el blanqueo de capitales, la representante de la Casa Blanca tiene confianza en que la instalación de la fuerza de tarea conjunta contra el lavado de activos y corrupción, que tendrá su sede en Amador, se convertirá en una herramienta efectiva para que los investigadores armen casos robustos y logren condenas en los tribunales.

La idea es unir bajo un mismo techo las instituciones encargadas de hacer las investigaciones para que en tiempo real logren intercambiar información y construyan informes lo suficientemente fuertes a la hora de presentarlos frente al juez.

“En casos de blanqueo de capitales no solo estás lidiando con organizaciones criminales, sino también con el sistema bancario y sus regulaciones, en las que la fiscalía tiene que involucrarse y unir las piezas porque es muy complejo”, explicó. Dueholm se refirió a los esfuerzos de Panamá por salir de las listas grises, como la del Grupo de Acción Financiera (Gafi), en la cual “se han efectuado varias recomendaciones que son muy claras para poder sacar a Panamá de la lista. En ello las recomendaciones sobre transparencia forman parte esencial”, recalcó.

Las instalaciones que albergarán a la fuerza de tarea conjunta estarán listas en ocho meses, pero la actividad entre las instituciones debe iniciar antes, de tal forma que estima ver “un gran avance en la investigación fiscal y las condenas y que se identifique a quienes están usando Panamá para blanquear capitales”, dijo.

Recordó que el ministro de Seguridad, Juan Pino, ha propuesto en la Asamblea un proyecto de ley de extinción de dominio que, aunque no forma parte de las recomendaciones para salir de la lista gris, “es un paso muy importante en la lucha contra el blanqueo de capitales”.