Temas Especiales

27 de Ene de 2022

América

La voluntad del pueblo venezolano no se puede tapar con un dedo

'Es mucho el terreno que nos falta adelantar para lograr alcanzar unas elecciones verdaderamente libres, creíbles y transparentes como lo exige la comunidad internacional'

Rechazamos contundentemente la trampa tendida por el régimen de Nicolás Maduro, al utilizar al ilegítimo Tribunal Supremo de Justicia para paralizar todas las acciones de conteo y totalización relativas a las elecciones del estado Barinas (en los llanos venezolanos), y convocar a un nuevo proceso electoral el próximo 9 de enero de 2022.

A pesar de la falta de condiciones, el pueblo demócrata, con organización y pese a miles de atropellos, se manifiesta con tal fuerza que es imposible tapar el sol con un dedo. El régimen con el mayor descaro ahora afirma que Freddy Superlano –virtual gobernador electo– está inhabilitado, y en consecuencia el TSJ ilegal ordena suspender la totalización y proclamación de gobernador en Barinas, y convoca a un nuevo proceso. Una vez más ha quedado en evidencia que cuando la voluntad popular no les favorece, acuden al abuso de poder, a las autoridades ilegítimas, a imponer sus caprichos, como sin duda alguna es el pretender mantener a Argenis Chávez (hermano del difunto Hugo Chávez) en una gobernación donde el pueblo decidió que no lo quiere, por inepto, por indolente y por una deficiente gestión, en la que solo se ha beneficiado su entorno.

Los Chávez han gobernado durante 22 años ese estado y pretendían de manera forzada imponer una monarquía, aunque la voluntad popular no los acompañe. Esto precisamente derivó en la renuncia de Argenis Chávez algunos días después. En Barinas y en toda Venezuela, exigimos se respete el voto soberano, de un pueblo valiente que se niega a rendirse, a pesar de todas las adversidades.

Por esta misma razón, por pretender imponer la voluntad del régimen, Maduro califica como enemigos y espías a los observadores de la Unión Europea que se hicieron presentes para el proceso comicial del pasado 21 de noviembre. Es de destacar, cómo la Unión Europea, con su misión en Venezuela, hace énfasis en que persisten muchas fallas e irregularidades en el sistema electoral.

Es mucho el terreno que nos falta adelantar para lograr alcanzar unas elecciones verdaderamente libres, creíbles y transparentes como lo exige la comunidad internacional. Por lo que la lucha por elecciones libres, transparentes y creíbles, continúa. En este sentido, también se pronunció hace algunos días el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, quien considera que las elecciones del 21N mostraron un silencio claro de los ciudadanos. “Maduro no cuenta con la mayoría de los votos. Queda en evidencia que el régimen buscó arrinconar a la oposición en un falso dilema de votar o no votar. El resultado de los comicios demostró que el oficialismo no cuenta con la mayoría de los votos, al obtener el 45% de los sufragios, según datos del ente electoral chavista”.

Sobre la búsqueda de condiciones electorales, también emitió su opinión el vicepresidente de la Asamblea Nacional legítima, Juan Pablo Guanipa, a lo cual me sumo totalmente y hago mías sus palabras para cerrar este artículo: “No perdamos el foco. Venezuela está secuestrada por una dictadura que controla todas las instituciones, y a los venezolanos nos corresponde ejercer presión interna e internacional para lograr condiciones para unas presidenciales libres, justas y verificables. Nada ha cambiado”.

“Venezuela está secuestrada por una dictadura que controla todas las instituciones y a los venezolanos nos corresponde ejercer presión interna e internacional...”

Representante de la Asamblea Nacional Venezuela en Panamá