Temas Especiales

30 de Nov de 2020

Mundo

‘No habrá marcha atrás electoral’

TEHERÁN. Varios centenares de personas trataron de manifestarse frente a la sede del Parlamento iraní, pese a que la represión oficial,...

TEHERÁN. Varios centenares de personas trataron de manifestarse frente a la sede del Parlamento iraní, pese a que la represión oficial, unida a la ausencia física de los líderes y a la guerra de desinformación, ha reducido la capacidad de maniobra de la oposición.

La marcha había sido convocada a través de un comunicado divulgado en internet, vía correo electrónico, en nombre del principal líder de la oposición, Mir Husein Musaví, quien no aparece en público desde que el pasado viernes asistiera al sermón junto al líder supremo de la Revolución, ayatolá Ali Jameneí. Incluso se anunciaba su presencia en la misma acompañado por su esposa, Zahra Raharnavad. Sin embargo, casi al mismo tiempo, en la página web del aspirante derrotado se advertía a sus seguidores de que la concentración no estaba respalda por Musaví. Además, se negaba que el citado sitio internet hubiera caído en manos de grupos piratas informáticos, como habían informado la prensa local.

VIOLENTOS ENFRENTAMIENTOS

Aún así, cerca de medio millar de personas intentaron reunirse frente al Parlamento iraní, en el centro-sur de Teherán, para manifestar, por décimo día consecutivo, su desacuerdo con los resultados de las elecciones presidenciales del pasado 12 de junio. Allí les esperaban miles de efectivos antidisturbios y grupos de milicianos islámicos Basij armados con palos y barras de hierro, que no dudaron en emplear gases lacrimógenos para dispersar a los congregados, explicaron testigos. Los mismos testigos indicaron que los manifestantes levantaron las manos haciendo el signo de la victoria con los dedos y clamaron Alahu Akbar (Dios es el más grande), el grito que espoleó la revolución en 1979. El grito, como cada noche, resonó con fuerza horas después de caer el sol en todo Teherán.

CULPAN A POTENCIAS EXTRANJERAS

Mientras la presión en el interior no cesa, Irán mantiene sus alegaciones de complot contra países occidentales, en especial contra EEUU y el Reino Unido, a los que acusa de urdir una trama para propiciar lo que denomina como una “revolución de terciopelo”. El ministro iraní de Asuntos Exteriores, Manoucher Mottaki, confirmó la expulsión de dos diplomáticos británicos y dio a entender que su país planea rebajar el estatus de sus relaciones con Londres. Además, el ministro de Inteligencia, Gholam Husein Mohseni Ejei, anunció que dos ciudadanos con pasaporte británico habían sido detenidos en relación con los disturbios que desde hace diez días sacuden el país. Su colega, el ministro de Interior, Sadeq Mahsuli, vinculó a la CIA y al grupo opositor armado Muyahidin Jalq (Combatientes del Pueblo) con quienes han provocado disturbios.

JAMENEÍ HABLA

El líder supremo de la Revolución iraní, ayatolá Ali Jameneí, volvió a respaldar la victoria electoral del presidente Mahmud Ahmadineyad y subrayó que el régimen “no cederá a las presiones” populares. En una declaración divulgada a través de la televisión estatal, la máxima autoridad de Irán pidió a los candidatos deponer las protestas e instó a todos los iraníes a arropar las labores del Gobierno. “Sobre los recientes incidentes relacionados con las elecciones, insisto en que se debe aplicar la ley. Ni el sistema, ni el pueblo cederán ante la fuerza”, afirmó.

Horas después, el Consejo de Guardianes daba un nuevo mazazo a las aspiraciones de la oposición. La televisión estatal iraní en inglés PressTV anunció hoy que el recuento parcial realizado de forma aleatoria por el Consejo de Guardianes en el diez por ciento de las urnas confirmó los polémicos resultados.

LOS OTROS CANDIDATOS

El clérigo reformista Mehdi Karoubi, que salió último en las elecciones, dijo que el nuevo Gobierno es “ilegítimo”. En tanto, Mohsen Rezaei, candidato conservador, dijo que iba a retirar sus quejas de fraude por el bien del país. El anuncio del ex comandante de los Guardias Revolucionarios acerca al gobierno a una declaración final de victoria para Ahmadinejad. La TV estatal dijo quesería juramentado entre el 26 de julio y el 19 de agosto.

EEUU RETIRA GESTO

El Gobierno estadounidense ha decidido, a causa de la represión de las protestas populares en Irán, rescindir la invitación extendida a diplomáticos iraníes a través de sus legaciones en todo el mundo para celebrar el Día de la Independencia de EEUU el 4 de julio. Hace unas semanas, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, envió un telegrama a todas las embajadas y consulados autorizándoles a invitar a diplomáticos iraníes a las festividades de 4 de julio, pero “ni un sólo iraní ha aceptado” asistir, indicaron los portavoces de la Casa Blanca, Robert Gibbs, y del Departamento de Estado, Ian Kelly, en sus ruedas de prensa diarias.