Temas Especiales

26 de May de 2020

Mundo

‘No tenían otra opción’

JERUSALÉN. La tensión interna y las críticas internacionales que arrecian contra Israel pusieron ayer frente a las cámaras al primer mi...

JERUSALÉN. La tensión interna y las críticas internacionales que arrecian contra Israel pusieron ayer frente a las cámaras al primer ministro Benjamín Netanyahu para tratar de defender el asalto a la flotilla que causó nueve muertes.

En una comparecencia pública, Netanyahu rechazó las críticas de la redada contra una flotilla que pretendía llevar ayuda a Gaza, al afirmar que sus fuerzas ‘no tenían otra opción’ ya que el bloqueo del territorio palestino es necesario para impedir ataques con misiles a Tel Aviv y Jerusalén.

Según la versión israelí, en el choque del lunes sus soldados fueron atacados con cuchillos, bastones y otras armas, por lo que abrieron fuego en defensa de sus vidas.

‘Si se hubiera violado el bloqueo, hubieran seguido decenas, cientos de botes’ insistió Netanyahu. ‘Cada uno podría transportar decenas de misiles’, dijo el primer ministro.

En tanto, Hamás comunicó que declinaba recibir la ayuda que iba en los barcos hasta que Israel libere a todos los activistas internacionales que estaban bajo arresto.

Varios de los miembros de la flotilla empezaron a ser repatriados ayer, un día después de que el primer ministro ordenara la deportación de todos los activistas antes del jueves en la noche, y del pedido de ‘inmediata liberación’ hecho por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

TENSIÓN INTERNA

El polémico abordaje de la flotilla llegó ayer al Parlamento israelí, donde en medio de la sesión estalló una trifulca entre diputados judíos y árabes, con empujones y gritos, cuando la parlamentaria Hanín Zoabi, que viajaba con los activistas, intentó hablar.

Varios diputados exigieron a la presidencia que no le dejara hacerlo y cuando se negó su requerimiento, una parlamentaria del partido ultranacionalista Israel Betenu, Anastasia Mijaeli, subió al estrado y trató de empujar a Zoabi para apartarla del micrófono.

Otros diputados que intentaron separar a las dos mujeres se vieron implicados en un forcejeo en el que proliferaron insultos a Zoabi, como ‘traidora’, y ‘caballo de Troya’.

CRÍTICAS INTERNACIONALES

La ola de condena internacional al ataque de la flotilla no acabó ayer. El Consejo de Derechos Humanos de la ONU condenó a Israel por su ataque, Nicaragua se convirtió en el primer país en romper relaciones diplomáticas con el estado judío por el incidente y el Papa Benedicto hizo un llamamiento al diálogo.

Asimismo, el parlamento turco pidió al gobierno que revise sus relaciones políticas y militares con Israel luego de la redada y el canciller Ahmet Davutoglu llamó a conformar una comisión internacional investigadora.