22 de Feb de 2020

Mundo

Rebeldes libios retoman posición

LIBIA. La estratégica ciudad petrolera de Ajdabiya, en el este de Libia, cayó ayer, sábado, en poder de los rebeldes, una semana después...

LIBIA. La estratégica ciudad petrolera de Ajdabiya, en el este de Libia, cayó ayer, sábado, en poder de los rebeldes, una semana después del comienzo de la intervención militar de la coalición internacional contra las fuerzas del líder libio Muamar Gaddafi.

Las posiciones de las tropas del régimen, atacadas el pasado viernes por bombardeos aéreos, estaban desiertas y sólo quedaban tanques calcinados, luego de que huyeran hacia el oeste por la ruta costera.

Las fuerzas de Gaddafi habían reconquistado Ajdabiya la semana pasada durante su ofensiva contra la rebelión, que dominaba el este del país desde hacía un mes, antes de atacar Bengasi.

Pero la intervención militar de la coalición internacional, lanzada el 19 de marzo, frenó su avance.

Adjabiya es la primera ciudad reconquistada por los rebeldes desde el inicio de la ofensiva militar aliada.

‘Los enfrentamientos fueron incesantes y todo se calmó hacia las 23H30 local.

A medianoche, los hombres de Gaddafi se marcharon’, declaró Omar Bashi, residente de Adjabiya.

‘Los rebeldes entraron poco después en la ciudad y nos dijeron que los combates habían acabado.

Ya era hora, teníamos solo arroz para comer desde hace varios días’, añadió Bashi.

En esta urbe, que ahora está tranquila, se escuchaba el sonido de las bocinas de los automóviles de los insurgentes, que saludaban con la V de la victoria.

‘Ajdabiya está al cien por cien bajo el control de nuestras fuerzas y estamos persiguiendo a las fuerzas de Gaddafi en la carretera hacia Brega, a 75 kilómetros hacia el oeste’, declaró Abdulmolá en Bengasi, bastión de los rebeldes en el este del país.

‘Las fuerzas de Gaddafi están a la defensiva, puesto que no tienen más fuerza aérea ni armas pesadas’, prosiguió.

El régimen libio declaró estar dispuesto a aceptar una hoja de ruta, impulsada por la Unión Africana (UA), que propone un alto el fuego y el inicio de un diálogo entre libios con miras a una ‘transición’ democrática.

El embajador ruso ante la OTAN, Dimitri Rogozin, señaló que toda intervención terrestre en Libia equivaldría a una ocupación del país y destacó que la operación militar debe ajustarse a la resolución de la ONU.