Temas Especiales

24 de Oct de 2020

Mundo

Socialismo llega a la presidencia

FRANCIA. François Hollande fue elegido ayer, domingo, presidente de Francia, con un 52% de los votos, derrotando al presidente conservad...

FRANCIA. François Hollande fue elegido ayer, domingo, presidente de Francia, con un 52% de los votos, derrotando al presidente conservador Nicolas Sarkozy, según proyecciones de resultados que marcan el primer vuelco a la izquierda de un gran país europeo desde el comienzo de la crisis que sacude al Viejo Continente.

Según el instituto CSA, François Hollande obtuvo 51,8% de los votos; según Ipsos 51,9%, y según TNS Sofres un 52%.

Hollande se convierte en el segundo presidente socialista de la V República Francesa (fundada por el general Charles De Gaulle en 1958), después de François Mitterrand, jefe de Estado de 1981 a 1995.

Sarkozy pasa a engrosar la lista de víctimas políticas de la crisis europea, en la que figuran el socialista español José Luis Rodríguez Zapatero, el portugués José Socrates, el británico Gordon Brown, a los que los electores hicieron pagar en las urnas la política de austeridad. A ellos se suman el italiano Silvio Berlusconi y el griego Giorgos Papandreu, forzados a dimitir bajo presión de la Unión Europea.

Todos esos giros fueron o bien hacia la derecha o bien hacia la formación de gobiernos tecnócratas.

La campaña en Francia, segundo motor de la Eurozona después de Alemania, estuvo marcada por la crisis financiera, que castiga duramente a países como España, Grecia, Italia y Portugal, y por cuestiones como la inmigración y la seguridad en las fronteras, temas que provocaron recelo en algunos socios del bloque.

Hollande, de 57 años, había exhortado a sus compatriotas a darle una amplia victoria ayer, domingo, para poder tener ‘toda la capacidad y los medios para actuar’.

Tras la primera vuelta, en la que la candidata del Frente Nacional (FN, extrema derecha) Marine Le Pen quedó en tercer lugar con 18% de los votos, el presidente saliente trató de atraer a su electorado.

Sarkozy invocó el patriotismo y resaltó la necesidad de controlar mejor las fronteras del espacio Schengen para paliar la inmigración clandestina y afirmó que ‘tenemos demasiados extranjeros en nuestro territorio’. Pese a ello, Marine Le Pen declaró la semana pasada que votaría en blanco. Durante su campaña, Sarkozy también se refirió a menudo a España, que entró de nuevo en recesión, agitando el espectro de una situación similar en Francia en caso de victoria socialista.