04 de Oct de 2022

Mundo

Engaños frente a realidades

A lgunos ‘inversionistas’ se ocultan tras sociedades anónimas para acometer proyectos y explotaciones cuyas consecuencias saben, perfect...

A lgunos ‘inversionistas’ se ocultan tras sociedades anónimas para acometer proyectos y explotaciones cuyas consecuencias saben, perfectamente, que afectarán gravemente a seres humanos inocentes. Igualmente, en el mundo occidental, algunos gobiernos e instituciones les aprueban y facilitan ‘desarrollos’ y fabricaciones.

Allí están las consecuencias del cambio climático y la hambruna hincando sus garras en pobladores humildes. Luego, todo esto lo tildan de ‘fenómenos naturales’, ¡falso! Por el lado de los organismos internacionales y las finanzas, hace UN (1) mes, la señora Lagarde (FMI) habló de ‘avanzar en el proceso para lograr una unión bancaria en esa parte de Europa en crisis, ¿y, en que quedaría el BCE? En esa reunión de Tokio, donde se congregaron, además de Lagarde, 24 representantes de los 188 países miembros del FMI, también se habló de que EEUU contraería su endeudamiento, ¿cómo?, por desventura ¿aumentando las guerras? y que, como prioridad, ‘se promoverían marcos financieros más sólidos para los países en desarrollo y potencias emergentes’. ¿A que clase de ‘solidez’ se referirían? En esta Asamblea también se habló de que ‘está pendiente la reforma del sistema de cuotas (del Fondo, ¿acaso es por cuotas, o por presencia y cantidad de países?) para ampliar la capacidad de poder de voto y acceso a financiación de los países emergentes’, pero, los países en consideración, que sufren los desaciertos de los desarrollados, jamás son resarcidos de los muchos y grandes perjuicios de los cuales son víctimas inocentes, ni son considerados, con todo el derecho y capacidad que tienen, para presidir este organismo.

Lo cierto es que las desigualdades entre las potencias y los emergentes van a la par con las que viven internamente estos últimos en materia de distribución de la riqueza. Sin embargo, las permanentes denuncias y justas protestas reciben como respuesta represión, persecuciones, servicios de salud y educación precarios y atención privada con hipoteca por largos años. El lucro y la venta de conciencias enceguece tanto, que los altos funcionarios públicos pasan desapercibido el reciente Informe de la ONU que certificó que cada 15 SEGUNDOS muere en el mundo un niño a causa de una enfermedad relacionada con la contaminación del agua. Vivimos un mundo donde escasean las virtudes, la justicia y la moral. Para muchos todo se mide en función de dinero; abunda la sobreexplotación, el engaño y la imposición, escasea el amor, el respeto y la solidaridad. El mundo real que se vive a diario, asemeja una farsa donde el que llora, se dice que sonríe, y muchos que sonríen, se gozan de su perversidad.

MUNDO EN MARCHA