Temas Especiales

20 de Jan de 2021

Mundo

Caso de espionaje aumenta la tensión entre EEUU y China

China respondió velozmente al acta procesal que acusa a sus funcionarios militares

Caso de espionaje aumenta la tensión entre EEUU y China
El director ejecutivo asociado del FBI, Robert Anderson (c), anunciaba el lunes los cargos de espionaje contra los cinco militares chinos.

La presentación de cargos a cinco funcionarios militares chinos por espionaje cibernético intensificó la fricción entre Pekín y Washington que crece a medida que China se vuelve más audaz para defender sus reclamos en aguas del este de Asia.

Sin embargo, esto no significa que habrá una fractura en la relación entre ambos países, la cual sigue siendo vital para ambas potencias mundiales, pero aumentan las dudas respecto de la habilidad de ambos para manejar sus diferencias. ‘Esto se suma a la lista de asuntos enormemente problemáticos entre Estados Unidos y China’, dijo Jonathan Pollack, especialista en política del este asiático y seguridad del grupo de análisis e investigación Brookings Institution.

‘Exceptuando un nivel de candidez y divulgación por parte de China sobre algunos de estos asuntos, que no hemos visto hasta hoy, me parece que nos estamos dirigiendo a aguas muy turbulentas’, agregó el especialista.

China respondió velozmente al acta procesal que acusa a sus funcionarios militares de entrar ilegalmente a sistemas informáticos de empresas estadounidenses de tecnología nuclear y solar. Calificó las acusaciones de ‘infundadas y absurdas’ y negó que su personal militar o de gobierno haya participado alguna vez en robo de secretos comerciales.

El gigante asiático advirtió que Estados Unidos estaba poniendo en riesgo vínculos militares y exigió a Washington retirar la acusación.

Por su parte, el presidente Barack Obama y sus predecesores repitieron durante largo tiempo que se congratulaban por el ascenso de China, mientras insistían en la necesidad de que Pekín respete las ‘reglas del juego’ y asuma su parte de responsabilidad en la gestión de los grandes asuntos mundiales.

‘Creo que en estos seis años la administración Obama se ha visto frustrada por el hecho de que los chinos no jugaron el papel que ésta pretendía’, señaló Adam Segal, del centro de reflexión Council on Foreign Relations.

‘Los chinos dicen básicamente: nosotros no hemos redactado ninguna de estas reglas y no estamos necesariamente de acuerdo con ellas, por lo cual no esperen de nosotros que las respetemos’, consideró.