Temas Especiales

08 de Aug de 2020

Mundo

Tensiones en Mariupol y un alto al fuego en el aire

El ejército ucraniano indicó que los separatistas intentaron, hacia la medianoche del lunes, asaltar las posiciones ucranianas

Tensiones en Mariupol y un alto al fuego en el aire
El conflicto en Ucrania ha dejado más de 5,400 muertos desde su inicio hace un año.

Pese a la relativa calma en el este de Ucrania, el temor a un recrudecimiento de la situación aumentó por los enfrentamientos cerca del puerto estratégico de Mariupol y el retraso en la desmilitarización de la línea del frente anunciado por Kiev.

Varios países occidentales, entre ellos Alemania, y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) se mostraron preocupados por la ausencia de un alto del fuego completo en el este de Ucrania.

‘Es preocupante, pues este alto del fuego es una condición para que se pueda iniciar la retirada de las armas pesadas’, declaró el portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert.

El ministro británico de Relaciones Exteriores, Philip Hammond, cuestionó el compromiso ruso en los acuerdos de Minsk 2. ‘Teniendo en cuenta lo que ha ocurrido en los últimos 10-12 días, debo decir que el compromiso ruso en el proceso de paz de Minsk es muy cínico’, afirmó.

El ejército ucraniano indicó que los separatistas intentaron, hacia la medianoche del lunes, asaltar las posiciones ucranianas en el pueblo de Shirokin, a unos 15 kilómetros de Mariupol, situada en el sur del frente a orillas del mar de Azov. ‘Los combates duraron media hora’, precisó un portavoz militar, Anatoli Stelmaj.

‘El adversario junta sus fuerzas en esa zona’, añadió sin aportar más precisiones. Según Kiev, en los últimos días, 20 tanques y piezas de artillería rusa, así como unos 50 camiones militares con municiones cruzaron la frontera rusoucraniana rumbo a Novoazovsk, base rebelde situada a unos 30 kilómetros de Mariupol.

Kiev y los occidentales acusan a Rusia de apoyar a los separatistas con armas y tropas, mientras Moscú sigue negando cualquier implicación en un conflicto que causó más de 5,700 muertos en 10 meses.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, prometió que se iniciarían conversaciones con vistas a nuevas sanciones europeas contra Rusia. Muchos ucranianos temen que, tras la toma de Debaltsevo, los rebeldes intenten ahora conquistar Mariupol, última gran ciudad del este ucraniano que sigue en manos del ejército ucraniano.

Los separatistas llevan meses intentando apoderarse de esta localidad para crear un puente terrestre con la península de Crimea, que en marzo pasó de soberanía ucraniana a rusa.

El jefe de la diplomacia alemana, Frank-Walter Steinmeier, alertó el domingo de que un avance de los separatistas sobre Mariupol supondría una ‘clara violación de los acuerdos’ de paz de Minsk, en una entrevista para el diario alemán Bild .