Temas Especiales

18 de Ene de 2022

Mundo

Solo el 29 % de los franceses quieren una Europa más integrada

No obstante, una gran proporción de franceses (31 %) no sabe si prefiere una UE más integrada o una en la que los Estados pesen más

Museo Louvre
Una pareja pasea ante el Museo Louvre en París.EFE

Solo el 29 % de los franceses están a favor de que su país se integre aún más en la Unión Europea (UE), una tendencia "contracorriente" que contrasta con la opinión de los habitantes de las otras dos grandes economías: Alemania, con un 43 % a una UE soberana, e Italia, con un 50 %.

La encuesta, realizada por el IFOP y encargada por el instituto Europa Nova, se publica a pocos días de que Francia asuma la presidencia semestral de la UE y en medio de la polarizada pre-campaña electoral francesa, que celebra presidenciales en abril de 2022.

El estudio resalta que el sentimiento mayoritario de los franceses es estar en una Europa de las naciones que tenga más en cuenta la soberanía de los Estados (40 %). Esa tendencia es menor en Italia (34 %) y en Alemania (38 %).

No obstante, una gran proporción de franceses (31 %) no sabe si prefiere una UE más integrada o una en la que los Estados pesen más. Esa indecisión es mucho menor en Italia (16 %) y Alemania (19 %).

Asimismo, el orgullo de ser europeo es también menor entre los franceses (68 %) que entre italianos (75 %) y alemanes (78 %).

Los autores de la encuesta atribuyen ese sentimiento menos europeo en Francia al sistema presidencialista del país, que "polariza" la opinión. "Si el presidente se coloca como un pro-europeo (en este caso Emmanuel Macron lo es), sus detractores se situarán de manera general en contra" a lo que él representa, apuntan.

Asimismo, la manera absorbente en la que el tema de la inmigración se ubica en el debate público también tiene un peso, sostiene Ifop.

"El acento que se la en Francia a este asunto es paradójica, porque no existe ni en Alemania ni en Italia, dos países que encaran una presión migratoria más elevada que la de Francia", indican los autores, quienes destacan que los jóvenes galos son menos entusiastas a una Europa más integrada.