Temas Especiales

31 de Oct de 2020

Nacional

Salud de paro en paro

PANAMÁ. Los últimos dos años la salud pública en Panamá se la ha pasado de tumbo en tumbo. Los paros realizados por los diversos gremi...

PANAMÁ. Los últimos dos años la salud pública en Panamá se la ha pasado de tumbo en tumbo. Los paros realizados por los diversos gremios que componen este sector se han convertido en el tormento, no solo de los usuarios de los servicios de salud, sino también de las autoridades.

Las pérdidas por estas acciones han sido millonarias. Entre la Caja de Seguro Social (CSS) y el Ministerio de Salud (MINSA) se han perdido más de 40 millones de dólares. Sumado a las afectaciones de más de millón y medio de citas sin atender.

La pregunta que salta a la vista, es por qué el espiral de paros se hace cada vez más incontrolable y qué se puede hacer para controlarlo. Las respuestas varían, dependiendo del protagonista.

Para Fernando Castañeda, miembro de la Comisión Médica Negociadora Nacional (Comenenal), gremio que hace poco más de un año protagonizó un prolongado paro de labores, el principal problema radica en la falta de una ley de carrera de ciencias de la salud. “Por eso, todo se ha tenido que hacer por pedacitos, por gremios y por huelgas: un grupo hace una huelga por los sobresueldos, el otro por los horarios y así sucesivamente”, asegura.

Castañeda sostiene que hasta que no se implemente esta ley y no se expidan normas que regulen las condiciones de todos los profesionales del sector en cuanto a sueldos y horarios, los paros continuarán.

“Una ley que establezca aumentos periódicos cada cierto tiempo, automáticamente, evitaría las huelgas”, sostiene el médico.

Paro Castañeda otro factor que contribuye a los constantes paros es el incumplimiento de las autoridades en los acuerdos obtenidos, en algunos casos al calor de una huelga, y en otros en negociaciones por debajo de la mesa. En su opinión, a los representantes del gobierno les ha faltado además capacidad de negociación y autoridad para llegar a acuerdos sólidos en la mesa.

“La huelga médica duró 39 días por la testarudez de los negociadores del gobierno que no entendía con quién estaban negociando ni como debían negociar” agregó, responsabilizándolos de prolongar innecesariamente el paro.

Para Orlando Marín de la Coordinadora Nacional de Gremios Profesionales y Técnicos de la Salud (Conagreprotsa) lo que ha provocado los paros es la inequidad administrativa: a unos se les ha dado y a otros no.

Marín coincide con Castañeda en que si se establece una escala salarial para todos los gremios se podrá evitar en el futuro la reiterada suspensión de labores. Sostiene, así mismo, que falta voluntad para implementar la carrera administrativa y una escala general de salario en el sector.

Por su parte, Carlos Abadía, ex garante de la mesa de salud en la Concertación Nacional, dice que la falta de una política seria de salarios que remunere adecuadamente a quienes ejercen un trabajo que exige mucha responsabilidad, aunado al incumplimiento y manipulación de las autoridades en los acuerdos, ha provocado la repetida situación de paro en los últimos dos años.

Según Abadía, hasta que no se defina una escala salarial justa para el sector, los paros no cesarán.

En su opinión, los especialistas no quieren ingresar al sector público, por esta razón, el sector privado resulta más atractivo.