Temas Especiales

27 de Ene de 2022

Nacional

Queda mucho por hacer

PANAMÁ. Aunque casi la mitad de la población panameña (49. 6% en 2007) está constituida por mujeres, las condiciones en que vive este s...

PANAMÁ. Aunque casi la mitad de la población panameña (49. 6% en 2007) está constituida por mujeres, las condiciones en que vive este sector todavía está lejos de alcanzar los niveles de dignidad, reconocimiento, equidad, respeto y consideración que tienen sus pares masculinos y que son requisito indispensable en una sociedad igualitaria, próspera y en paz.

La pobreza, la violencia por razones de género, la desigualdad en el acceso a la educación y al trabajo, la poca participación en política, son algunos de los “monstruos” con los que todavía tiene que enfrentarse la mujer de hoy en Panamá y que están directamente relacionados con un sistema cultural y social profundamente arraigado.

MUJER Y VIOLENCIA

El documento “Violencia doméstica contra la mujer en América Latina y el Caribe” del BID, 1997, señala que la diferencia de la violencia de género con otros tipos de agresión, es que el factor de riesgo o de vulnerabilidad lo constituye el hecho de ser mujer.

Según el informe nacional sobre la Situación de la Mujer en Panamá, del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES), han ocurrido 221 homicidios de mujeres entre el 2000 y 2007, de esta cifra 133 fueron asesinadas por ser mujeres y de ellas, 87 a manos de su pareja sentimental.

MUJER, ECONOMÍA Y TRABAJO

Del total de la población económicamente activa (1,449,318) solo el 38% son mujeres, mientras que de la que no trabaja, (860,445) son el 72%. La tasa de desocupación de las mujeres es mayor que la de los hombres, según datos de la OIT.

En el 2002, el ingreso promedio anual de las mujeres apenas es la mitad ($1,675) que el de los hombres ($3.004). Hoy, la brecha continúa siendo similar.

Históricamente, las mujeres en Panamá han realizado actividades menos valorizadas socialmente, los hombres tienen mayor reconocimiento social. En términos de actividad económica, durante los años 2005, 2006 y 2007, la mayoría de las mujeres laboraban en servicios, comercios e industrias, señala la Agenda Económica de las Mujeres (Primer Informe, 2007).

El 47.1% del total de mujeres ocupadas, se dedicaba al empleo informal. Aunque puede competir por igual con los hombres a puestos en sectores especializados, en entidades como la Autoridad del Canal de Panamá, el 88% de los empleados son hombres.

MUJER Y EDUCACIÓN

Pese a que las panameñas han avanzado en el acceso al aprendizaje en los distintos niveles y triplican el número de hombres en cuanto a grado universitario y posgrado (75% frente a 25%), aún no se ha superado la brecha salarial que existe desde la década del 90. Esta brecha aumenta cuando se trata de empleo no asalariado.

Según cifras de 2007, en la Universidad de Panamá había 2.5 mujeres matriculadas en pregrado, por cada hombre.

“Es evidente la feminización de la matrícula universitaria y ha sido un avance sustancial. Sin embargo, la interrogante es si dicho avance se traduce en mejores salarios, mayor reconocimiento profesional o social”, señala el informe del MIDES, 2008.

MUJER Y SALUD

Según el mismo informe, la violencia doméstica afecta la salud física y mental de las mujeres. En 2004 el 78% de los casos reportados (2,476) eran contra mujeres.

El embarazo en adolescentes es otro problema de salud en Panamá. Según datos del MINSA, en 2005, el 4% de las adolescentes (15 a 19 años) declaran haber estado embarazadas alguna vez y de esa cifra, el 69.4% interrumpieron el embarazo, a pesar de que el Código Penal penaliza el aborto.

Esperanza de vida, es quizás el único rubro en el que las mujeres llevamos la ventaja. En 2005, era de 77.7 años para la mujeres y 72.6 para los hombres. En áreas indígenas la esperanza de vida para la mujeres es de 65.4 años, es decir, 12 años menos que el promedio nacional.

MUJER Y POLÍTICA

Pero no todo es negativo, pese a que las dificultades persisten, la participación femenina en política ha aumentado. Entre el periodo 1999-2004 y el de 2004-2009 casi se ha duplicado el porcentaje de mujeres parlamentarias. También en el Ejecutivo tenemos una importante presencia femenina: tres ministerios y cinco viceministerios están a cargo de mujeres. En el año 2007, de un total de 311 cargos directivos, 131 los ocupaban mujeres (42%), frente a 180 de los hombres.