Temas Especiales

28 de Jun de 2022

Nacional

El dilema de los nasos

PANAMÁ. La Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) podría entregar esta semana la primera concesión para un proyecto hidroeléctrico en u...

PANAMÁ. La Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) podría entregar esta semana la primera concesión para un proyecto hidroeléctrico en un área protegida.

Se trata de la construcción de una represa en el Bosque Protegido de Palo Seco por la empresa Hidroecológico del Teribe, S.A. (HET), cuyas acciones son en su mayoría propiedad de Empresas Públicas de Medellín, una sociedad colombiana.

El área protegida, creada en 1983, limita y protege al Parque Internacional la Amistad (PILA), que por su importancia biológica ha sido declarado Sitio del Patrimonio Mundial por la UNESCO.

La concesión, que hace dos años y medio espera HET, es para administración y servicios dentro de unas 1,200 hectáreas de selva virgen en la provincia de Bocas del Toro. Así lo explicó el licenciado Harley Mitchell Morán, jefe de asesoría legal de la ANAM. Además permite la construcción de una represa en el río Bonyic, confluencia del río Teribe, y responsabiliza a HET por daños a la ecología.

“No he visto ningún documento, pero no puedo decir que no”, dijo Mitchell Morán sobre la entrega de la concesión antes de que termine el gobierno del presidente Martín Torrijos. “La compañía ha cumplido con todos los requisitos”, añadió.

Según una fuente de ANAM, HET han “intensificado su cabildeo últimamente”. Si no se entrega la concesión antes del primero de julio, “pasarán meses” mientras que el nuevo equipo de ANAM se nombra, se confirma, y se familiariza con los detalles del proyecto.

LA POLÉMICA

El proyecto es controversial. Traerá importantes aportes económicos a la región y al país, además de energía renovable y limpia, pero podría dañar el medio ambiente e infringir los derechos del pueblo indígena Naso, pues utiliza sus territorios tradicionales.

Según la fuente mencionada, el gobierno de Torrijos no quiso entregar la concesión durante la campaña electoral por no perjudicar a candidatos de los partidos oficiales. Por eso, el proyecto podrá ser una bomba de tiempo para el gobierno Martinelli, así que tanto en la compañía como quienes están a favor del proyecto en la ANAM quieren aprovechar el interín.

Según la Asociación ANAI, un organismo no-gubernamental costarricense interesado en el medio ambiente, el principal daño ecológico que el proyecto en su forma actual podría causar es destruir la fauna de peces y camarones que se reproducen en el área costera y suben los ríos como larvas.

La especie más conocida es la bocachica, una especie de pez comestible que es importante en la dieta de toda la población el la región del río Teribe. El estudio del impacto ambiental preparado por HET no contempla ningún mecanismo para preservar estas especies. Vale decir que desaparecerán no solamente del área Naso sino del Parque La Amistad, también.

Por este y otros daños, el proyecto ha perturbado al pueblo Naso. Peor aún, la injerencia por parte del gobierno nacional y de HET ha provocado divisiones que podrían terminar en violencia.

LOS NASOS

La población Naso cuenta con alrededor de 3,800 habitantes, distribuidos en 11 comunidades a lo largo de los ríos Teribe, Bonyic y sus afluentes. Su organización política está constituida por un monarca elegido de la familia real Santana, apoyado por un Consejo General de Dirigentes compuesto por 12 representantes del “rey” (uno de cada comunidad y uno del área bananera) junto a 11 regidores elegidos por sus comunidades respectivas. La institución más alta es una Asamblea del Pueblo, integrada por todos los nasos de 16 años para arriba. Ese organismo elige a los reyes y se reúne en momentos de crisis para tomar decisiones.

El problema esencial de los nasos como pueblo es que no gozan de una comarca propia. El gobierno de Torrijos ha resistido crear una, sin dar razones coherentes. Al presentarse el proyecto hidroeléctrico, sectores del pueblo tuvieron la idea de usarlo como punto de negociación.

UNA TRIBU Y DOS REYES

Los nasos aprobarían el proyecto a cambio de que el gobierno les crease una comarca. Pero la administración Torrijos encontró más fácil hacer un arreglo a parte con el “rey” Tito Santana.

En reacción, un grupo de nasos derogó al “rey” Tito y eligieron a un tal Valentín, como su nuevo monarca. Mientras que el gobierno de Torrijos organizaba una supuesta elección, pero su protegido el “rey” Tito, era el único candidato.

El resultado de estos acontecimientos es que el pueblo Naso se encuentra dividido. Un tercio a favor del proyecto y dos tercios en contra. Según Susana Serracín de la asesoría legal al pueblo Naso, la entrega de la concesión podrá tener efectos violentos.

“La gente de la empresa ha dicho a los moradores locales en el Teribe que, al recibir la concesión, van a entrar con todo, y que los que se oponen tienen que dejar pasar la maquinaria porque van a hacerlo de todos modos. Lo más probable es que va a haber cierto nivel de resistencia de parte de la población local, y ante esa situación hay peligro de enfrentamientos. Puede ser entre los lugareños y la empresa o entre los que están a favor y los que están en contra del proyecto”.

El señor José Mcrae, vicepresidente administrativo de HET, no quiso comentar sobre un acontecimiento que no ha ocurrido aún, pero prometió a La Estrella contestar a fondo en una fecha futura.

Por nuestra parte, La Estrella espera detallar el trasfondo del proyecto hidroeléctrico y otros aspectos del predicamento de los nasos en artículos futuros.