Temas Especiales

18 de Jan de 2021

Nacional

Rebaja demora un mes

PANAMÁ. La Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP) recordó a los clientes que la reducción en el 10% a la tarifa básica de ...

PANAMÁ. La Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP) recordó a los clientes que la reducción en el 10% a la tarifa básica de electricidad, anunciada por el Ejecutivo, debe reflejarse en su totalidad en la facturación del mes de septiembre. Es decir que el bajón se haría concreto en las facturas que llegan a comienzos de octubre.

Debido a una confusión general, la entidad informa que la facturación del mes de julio, que los clientes están recibiendo en sus hogares, debe reflejarse sólo el 4% de reducción en la tarifa, pues es la proporción que se había registrado para el segundo semestre del año 2009 y que inició el 1 de julio.

Posteriormente, gracias a la gestión del Ejecutivo, se logró una reducción adicional del 6% a la tarifa básica de electricidad, logrando una rebaja total del 10%, tal como se prometió a los panameños a partir del 1 de agosto de 2009. Esta nueva tarifa tiene un período de vigencia que se extiende hasta el 31 de diciembre de 2009.

La ASEP destaca que la factura del mes de julio debe reflejar una reducción en la tarifa básica de aproximadamente 4%, lo cual —por ser una reducción menor— podría ocasionar que el cliente no la perciba, sobre todo en los casos en que se registre algún incremento en el consumo de la electricidad en cada hogar.

Las autoridades indicaron que el Cargo Variable por Combustible (CVC) reflejó un crédito a favor de los clientes en los meses de mayo y junio, sin embargo, para el mes de julio, debido al precio del combustible y el alto costo del búnker éste se mantuvo en cero, de manera que el cliente no tendrá ese descuento en el mes de julio.

La entidad resaltó que gracias a la figura del seguro, aplicable a la Cláusula Variable por Combustible (CVC), los panameños no registran los incrementos del crudo en su facturación.

El contrato del Estado con la empresa que aplica este seguro establece que si el precio de búnker en el mercado internacional supera la barrera de los $50.00, el Estado se hará cargo de pagar el excedente en el consumo de energía.