05 de Dic de 2022

Nacional

Las reglas y penurias del Metro Bus

Las duras reglas en el nuevo sistema de transporte colectivo Metro Bus empiezan a sentirse en las calles.

Las duras reglas en el nuevo sistema de transporte colectivo Metro Bus empiezan a sentirse en las calles.

Cuando un operador (busero) del Metro Bus llega a una parada y un "Diablo Rojo" está recogiendo pasajeros o estacionado, demorando como haciendo piquera, le pita para que se quite.

Y no abre la puerta hasta colocarse en la misma caseta. Esta modalidad es aplaudida por los usuarios.

Sin embargo, lo que no comparten es que cuando un Metro Bus arranca y se mueve unos centímetros y las personas lo detiene para abordarlo no lo hace.

En ocasiones ocurre que llegan y no logran ver la ruta porque en la parte delante en segundos se mueven tres rutas, por ejemplo: Santa Librada, Corredor Norte, Albrook.

Alicia, una usuaria, contó que la noche del miércoles salía a tomar el Metro Bus de las 11:30 p.m.; pero se adelantó unos minutos para no perderlo debido a que el siguiente sale en otra hora.

Al llegar a la esquina de la Terminal de Albrook, el Metro Bus-Mañanitas iba saliendo antes de tiempo y aunque lo detuvo, el operador la vio y la ignoró.

Se trataba de la unidad 010138P a eso de las 11:23 de la noche.

Ella tuvo que esperar hasta las 12:30 de la madrugada para tomar otra unidad.

La tarde del viernes confirmó su tesis. La unidad 010127P, a eso de las 2:11 p.m., no se detuvo cuando dos personas lo paraban, a unos pasos de la parada frente a Belén, en Tocumen.

Como el caso anterior, el operador miró a las personas y siguió la marcha.

Y el panorama es crítico. En horas de la noche, los usuarios denuncian un desorden en las salidas en Albrook después de las 9 p.m.

Los supervisores se desaparecen, solo toman al comienzo una información a los conductores y no ofrecen detalles de las salidas o le indican a los usuarios si el Metro Bus viene o a qué hora sale. Los viernes y fines de semana la situación se agudiza.

Incluso, ya hay quienes cuentan que los empleados (debidamente uniformados de la empresa Mi Bus) viajan gratis en el Metro Bus, se sientan, sin pagar pasaje o se acomodan en los mejores espacios para agarrarse de pie, mientras que los que pagan la tarifa de 1 dólar 25 deben ver cómo se las ingenian para llegar a sus destinos.

En ocasiones hay hasta 5 empleados en una unidad u otra "echando cuento" con el conductor en la parte delantera.