Temas del día

29 de Feb de 2020

Nacional

¿Cuáles son los problemas de la ciudad?

¿Qué es exactamente una ciudad? ¿El nombre? ¿La gente? ¿Las instituciones? ¿Los espacios y sus barrios? ¿La historia y sus proyectos? ¿Q...

¿Qué es exactamente una ciudad? ¿El nombre? ¿La gente? ¿Las instituciones? ¿Los espacios y sus barrios? ¿La historia y sus proyectos? ¿Qué es lo que hace que un simple aglomerado de personas asentado en un determinado lugar se eleve a la categoría de civitas?

Es todo eso. Y más. Son hombres y mujeres establecidos de forma permanente y estable en ese territorio donde forjan sus vidas particular y comunitariamente. Es, según Lucelena Bentacur y Libardo Sarmiento (Arquis), la ‘materia sobre la cual el individuo y el colectivo imprimen su huella’.

Por eso, un recorrido por las calles de la ciudad comunica los valores, usos y costumbres de las personas que en ella viven. Los logros y los problemas que tienen. Para pensar sobre ellos, La Estrella consultó a más de 10 instituciones de la sociedad civil, como la Universidad de Panamá, Alianza Ciudadana, Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa, Confederación de Trabajadores y Fundagénero, entre otras. Y a especialistas como el historiador Alfredo Castillero Calvo, el urbanista Álvaro Uribe y el arquitecto Rodrigo Mejía Andrión.

Es ésta la primera publicación de otras que vendrán para iluminar y fomentar un debate.

Lo primero que se deduce de las respuestas es que hay un caos urbanístico. Porque la ciudad creció como pudo, caprichosamente, sin demasiada planificación y porque no se cumple con la reglamentación.

Un caos que se extrapola y da lugar al segundo problema más señalado: la violencia y la inseguridad.

‘La ciudad se extendió en su crecimiento urbano hacia el oriente, sin posibilidad de hacerlo hacia el norte debido a la Zona del Canal’, marcó Castillero Calvo. Y puntualizó que eso ‘ha agravado muchísimo la organización del espacio urbano’.

Podría agregarse que generó la deficiencia que señaló Fernando Díaz Jaramillo: ‘Faltan espacios públicos y facilidades para el peatón. Existe una institucionalidad pobre que permite un crecimiento desordenado’.

Caos y desorden fueron términos que soltaron todos los entrevistados.

Álvaro Uribe lo sintetizó así: ‘El problema es el modelo de ciudad que estamos produciendo, disperso, a base de barriaditas inconexas de casas individuales, que depende casi exclusivamente del automóvil. Ese modelo es un atentado contra la ciudad porque produce anti-urbanismo, fragmentando el espacio en unidades cada vez más pequeñas’.