Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Nacional

Aún sin acuerdos en mesa de diálogo

PANAMÁ.. El documento que presentará la ministra de Trabajo y Desarrollo Laboral, Alma Cortés, al presidente de la República llevará dos...

PANAMÁ.. El documento que presentará la ministra de Trabajo y Desarrollo Laboral, Alma Cortés, al presidente de la República llevará dos cifras; sin embargo, es potestad del mandatario aceptar cualquiera de las dos o rechazar ambas y decidir él cuál es el salario que más de 400 mil panameños comenzarán a recibir este 2 de enero de 2012.

Los trabajadores piden $540; es decir, el 36% de lo que ganan ahora ($416) y los empresarios el 10%, que representa $41.60. Empero, en junio de este año, Ricardo Martinelli adelantó que sería un aumento ‘duro’ y hasta prometió tocar con ese aumento a los periodistas, que a su juicio ‘están muy mal pagos’.

Mariano Mena, secretario General de la Central General Autónoma de Trabajadores de Panamá (CGTP), sostiene que si el aumento es significativo es bueno porque así los trabajadores que están por encima de esa cantidad también solicitarán un incremento en sus ingresos.

Mena es cauteloso y no se atreve a interpretar las palabras del presidente cuando lo calificó como un ‘aumento duro’. ‘Es difícil, nadie sabe por dónde va a salir’, pero sostiene que está duro que se incremente una cifra superior a los $95 de hace dos años.

El gremio de Mena tenía dos propuestas cuando iniciaron las mesas en mayo, una de $540 y otra de $750, pero los negociadores optaron por la más baja aunque hace dos años pedían un aumento de mil dólares mensuales.

EL DOBLE FILO

El economista Horacio Estribí estima que un aumento de la magnitud que piden los trabajadores ($540) traerá una ola de alzas, en el rango de los que quedan rayando la nueva cifra. ‘Sería una presión de esos grupos, que son profesionales que ganan entre $600 y $800, salarios medios, quienes exigirán un ajuste salarial por su formación’.

Una cifra alta traerá otra ola de nuevos aumentos. ‘Tendremos secuelas como el aumento de la inflación que estimo entre 6 y 7% para este año, crecimiento del desempleo y de los grupos informales (483,249 personas, según la Contraloría).

SEIS MESES, ¿POCO TIEMPO?

En mayo se instaló la Mesa de Salario Mínimo. El 15 de diciembre era la fecha tope de negociaciones, pero se extendió hasta el 20 de diciembre porque los dos sectores tenían cifras diferentes. Este lunes siguieron las reuniones extraordinarias entre obreros y patronos, pero tampoco se llegó a un acuerdo. Hoy en un último encuentro en el Mitradel se intentará buscar una propuesta unificada.