Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Nacional

Las 12 claves mundiales para salvar a los niños

Los Objetivos del Milenio dejarán pendientes. La organización ‘Save the Children’ propone una nueva ruta para garantizar los derechos

Las 12 claves mundiales para salvar a los niños
En las áreas rurales indígenas, el 90% de la población es pobre.

La erradicación de la pobreza extrema y el hambre era el primer Objetivo del Milenio.

Este compromiso, firmando por los miembros de la Organización de Naciones Unidas, tenía fecha de cumplimiento el año próximo.

A poco de terminar este periodo, las cifras panameñas no son alentadoras: en las áreas urbanas la pobreza alcanza el 20.0%, en las áreas rurales no indígenas el 54.0% es pobre y el 22.0% se encuentra en situación de pobreza extrema, mientras que en las áreas rurales indígenas el 98.4% es pobre.

Con este panorama, no exclusivo de Panamá, la organización ‘Save the Children’ elaboró 12 objetivos que continuarán cuando finalice la hoja de ruta propuesta por la Organización de Naciones Unidas.

‘El 2015 quedará en la historia como el año en que los líderes mundiales afrontaron el último desafío: liberar al mundo de la pobreza extrema y puso en marcha el desarrollo sostenible para la paz y la prosperidad de todos’, detalla ‘Save the Children’.

La propuesta advierte de que solo con la inversión en la infancia se logrará romper el ciclo de pobreza que está arraigado en las sociedades de todo el mundo.

El marco post-2015 debe centrar la atención mundial sobre las necesidades de los niños. Debe garantizar que incluso los niños más pobres y marginados puedan vivir una vida plena y saludable y asegurar que sus voces sean escuchadas en la toma de decisiones que afectan a la salud del planeta en que viven.

LOS PUNTOS

La organización recomienda comenzar por la erradicación de la pobreza, para que todos los infantes se beneficien del desarrollo económico en sus países.

Con lo anterior se garantizará que los menores tengan acceso a la alimentación, a la salud y al agua potable. Además, propone que se amplié la red de instalaciones de salud para que todos los pequeños tengan atención hospitalaria de manera oportuna y sin que la condición económica prive de recibir este derecho universal.

La equidad en la educación y garantía un ambiente libre de violencia son dos objetivos listados en el documento de ‘Save the Children’.

Otros dos propósitos son la igualdad entre las mujeres y las niñas con los hombres y los niños y la disponibilidad de energía baja en carbono.

La reducción de la mitad de las muertes por desastres y la garantía de un ambiente sano y sostenible.

Evitar el cambio climático, exigir la rendición de cuentas a las autoridades públicas y entablar alianzas globales son los tres últimos objetivos del documento presentando por la organización, que trabaja en 120 países.

EL PLAN Y PANAMÁ

Roderick Chaverri, presidente de la Red Nacional de Apoyo a la Niñez y Adolescencia, señala que la iniciativa de la organización es buena, pero de difícil cumplimiento.

Y cita que Panamá es uno de los países con mayor desigualdad en la región. ‘El país ha crecido económicamente, pero la mitad de su población sigue siendo pobre’.

Chaverri asegura que un gran porcentaje de panameños no cuenta con agua potable, recibe una educación deficiente y no tiene acceso a los alimentos.

A su juicio, ha faltado compromiso por parte de las autoridades. ‘El Ministerio de Desarrollo Social, que tendría que estar implementado los diferentes programas sociales, está regalando estufas’.

VISIÓN REGIONAL

Virginia Murillo, presidencia de Defensa de Niños y Niñas-Internacional, afirma que el 50% de la población de Centroamérica es menor de edad y es blanco constante de violaciones y abusos

La especialista cita situaciones violatorias como: el trabajo infantil y adolescente en condiciones de peores formas de trabajo infantil; la violencia sexual; la trata de personas, en particular de mujeres, niñas y adolescentes; la explotación sexual comercial; la migración no acompañada de niños, niñas y adolescentes; la violencia en los hogares, las familias, las calles, comunidades, escuelas e instituciones de protección.

Entre las tareas pendientes de los países que forman la región, según Murillo, está reconocer e integrar a los excluidos y generar equidad de oportunidades para todos y todas.