07 de Dic de 2021

Nacional

El interés por un nuevo tratado

"...si los militares se hubiesen metido, nos acribillan a todos y no hubiese habido quién pusiera el orden en el país..."

Explica Ricardo de la Espriella que tras el golpe militar de 1968, lo primero que debió hacer Torrijos fue ordenar la casa, para entonces plantear el tema del Canal de Panamá: ‘Tras el golpe, había mucha inestabilidad. Había guerrilla en Chiriquí, Cerro Azul y Coclé. En el 1969, se empieza a apaciguar el panorama, pero Torrijos tenía problemas con los militares, porque habían facciones a lo interno de los cuarteles. Él tenía una idea de cómo hacer las cosas, pero habían otros que eran radicales y hablaban de fusilar gente y un montón de cosas’. Esa visión conservadora le trajo muchos problemas y provocó que en diciembre de 1969 le dieran un fallido golpe de Estado.

‘Al regresar del golpe, es que él se catapulta y se convierte en el verdadero líder del régimen militar y toma el control. Entonces, durante el sexto aniversario del 9 de enero de 1964, en el año de 1970, un grupo de amigos y ministros le dicen que hay un tratado, el ‘tres en uno’, que está pendiente’.

–El 9 de enero de 1964– recuerda el expresidente De la Espriella– impactó mucho a Omar, que era mayor de la Guardia Nacional en esa época. Este suceso lo impactó tanto porque se sintió impotente y frustrado, ante el sentimiento de que la patria había sido mansillada y no había hecho nada al respecto. Y es que la orden que recibieron en los cuarteles fue la de no meterse en el conflicto.

Para De la Espriella, institutor, ‘la decisión fue sabia, porque si los militares se hubiesen metido, nos acribillan a todos y no hubiese habido quién pusiera el orden en el país. Es más, todavía estarían los gringos aquí. En ese momento no fue bien vista esa orden, pero fue lo mejor’.

Cuenta el hoy directivo del Canal de Panamá que, aparte del factor patriótico, había un asunto personal: ‘Él (Omar Torrijos) me contó una vez que en una ocasión en que sus padres, José María y Joaquina, dos personas del campo, vinieron a la ciudad de Panamá desde Santiago de Veraguas, al pasar por ‘la zona’ (para llegar a la capital desde el interior había que cruzar el territorio ocupado por los estadounidenses), durante la inspección, fueron humillados por los soldados estadounidenses’. El abogado no especifica exactamente qué vivió la pareja de educadores; sin embargo, la afrenta nunca fue olvidada por el General.

Luego del comentario sobre los ‘tres en uno’ y las conversaciones bilaterales pendientes, Torrijos habla con el canciller Juan Antonio Tack, y le expresa que denuncie la presencia de EEUU en Panamá ante la ONU y la necesidad de revisar el tratado a perpetuidad. ‘Cuando se hace esto es que, entonces, Omar Torrijos coge como bandera de hacer los tratados’.

El expresidente aclara que ‘no fue invento de él, de Torrijos, lo de los tratados. Los tratados se estaban peleando. Omar desechó los ‘tres en uno’, por las razones que sean y comienza la nueva negociación’. Esta nueva etapa de las conversaciones se inició en 1970 y tuvo como fin el año 1977. ‘No fue fácil’, concluye el abogado.