Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Nacional

Minsa reporta 766 casos de malaria

Aunque desde el año 2008 no se registran muertes por paludismo en Panamá

Minsa reporta 766 casos de malaria
Los poblados indígenas registran el 85% de los casos de malaria en Panamá.

Los poblados indígenas del Bayano, en la provincia de Panamá, las comarcas Emberá-Wounaan, en Darién, y el territorio Guna Yala son las zonas del país más afectadas por la malaria.

Hasta principios del mes de diciembre, se habían registrado unos 766 casos de paludismo en el territorio nacional. Ninguno de los pacientes ha muerto, sin embargo, en estos sitios, donde prevalece la tradición, el Minsa sigue teniendo problemas para brindar la atención urgente adecuada.

El 50% de los casos reportados en el 2014 se han dado en la comarca guna de Madugandí, etiquetada por el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de Salud (ICGES) como una comunidad de ‘transmisión endémica’, debido a la alta incidencia de casos que todavía se registran anualmente.

‘Las condiciones ambientales y socioculturales son las barreras que mayormente impiden atacar la malaria en los pueblos originarios’, comenta Lorenzo Cáceres, investigador del ICGES.

Este instituto se le ha adelantado al Minsa y, en conjunto con la Secretaría de Ciencia y Tecnología (Senacyt) y gracias al apoyo económico internacional, ha emprendido una investigación sociológica para penetrar los poblados indígenas con medicina moderna y ampliar el radio de atención.

VISITAS DEL MINSA

Cada dos meses, el Departamento de Control de Vectores del Minsa acude a los poblados indígenas para cazar al mosquito transmisor de la malaria. Allí, el Minsa realiza fumigaciones y practica pruebas rápidas a los habitantes para comprobar quiénes están infectados.

No obstante, mientras estas visitas no se efectúan, los vecinos deben recurrir nuevamente a la medicina tradicional para salvar sus vidas, a falta de puestos de salud.

‘Penetrar en las comarcas es complicado, tanto por la cultura como por la poca cantidad de personal. Sin recurso humano no podemos hacerle frente a la enfermedad’, manifestó Carlo Victoria, jefe de control de vectores del Minsa.

La malaria se ha focalizado durante las últimas dos décadas en las comarcas indígenas y poblados limítrofes con Colombia.

De acuerdo con el Minsa, en estos últimos sitios se han detectado casos de Plasmodium falciparum (cepa de malaria multi resistente a medicamentos) principalmente entre inmigrantes africanos, sudamericanos, policías fronterizos y educadores.