Temas Especiales

21 de Oct de 2020

Nacional

De la calidad de la educación depende el futuro de los jóvenes

Especialistas en el tema plantean la necesidad de equiparar la calidad de la educación que se imparte en el sistema público con la del sistema privado

De la calidad de la educación depende el futuro de los jóvenes
De la calidad de la educación depende el futuro de los jóvenes

Hoy, 27 de octubre, como todos los años, los estudiantes panameños de mejor índice académico reemplazan a sus maestros y profesores al frente de las labores educativas. Hay mucha alegría al conmemorar el Día del Estudiante Panameño, creado mediante la Ley 1 de 22 de octubre de 1948.

Pero la felicidad que se respira este día se empaña cuando se evalúa la calidad de la educación que reciben los estudiantes en los centros educativos públicos, considerada muy inferior a la de los centros privados.

El grupo Unidos por la Educación —dedicado a velar por la calidad educativa— sostiene que, para empezar, en las escuelas particulares se dictan más clases, jornadas de ocho horas, mientras que los del sector oficial solo cinco.

Otro punto de diferencia es que los directores de los colegios tienen la autonomía y autoridad para procurar mayor eficiencia y efectividad en el proceso enseñanza-aprendizaje en los planteles privados.

Según Gaspar García de Paredes, presidente del grupo, los docentes que imparten clases en esos centros reciben mejores capacitaciones y programas de actualización profesional.

Las escuelas invierten más en tecnología, implementos, laboratorios o herramientas que facilitan el aprendizaje.

El empresario alegó que las escuelas privadas tienen más tiempo para dar una formación integral, e incluso, programan actividades extracurriculares como deportivas, culturales, académicas o para mejorar su comunidad educativa.

‘Los colegios invierten más para renovar la infraestructura, lo que resulta en un mejor ambiente para enseñar y aprender', adujo.

LOS RESULTADOS

Las diferencias en los conocimientos adquiridos por los estudiantes afloran, por ejemplo, en los resultados de las pruebas de ingreso a la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP), una de las más rígidas.

Allí, se desnuda el aprendizaje y las destrezas de los chicos durante su formación académica.

Cifras reveladas por la Dirección de Sistema de Ingreso Universitario de la UTP a La Estrella de Panamá indican que en el proceso de evaluación del periodo 2015 participaron 7,273 estudiantes de escuelas públicas, pero solo aprobaron la admisión 3 mil 250, es decir, un 44,6% de los que aspiraron.

La UTP recibió un total de 10 mil 541 estudiantes entre colegios públicos y particulares que debían superar tres pruebas: aptitud académica, que mide razonamiento verbal y matemático; el examen para verificar el nivel de inglés y la prueba psicológica que evalúa habilidades, destrezas y competencias.

El golpe en los centros privados no es tan duro: de 3,268 estudiantes que acudieron a realizar la admisión, pasaron 2,150.

La Asociación de Maestros Independientes Auténticos tiene una lectura del problema: ‘el tiempo de estudio en colegios privados es mayor que en los públicos'.

Armando Espinosa, vocero del gremio, agregó que el Estado no cumple su rol en la educación pública. ‘Hay escuelas públicas que gradúan bachilleres en informática y no tienen una sola computadora', dijo.

LOS RETOS

El consultor René Quevedo concluye que nuestro sistema educativo está ‘divorciado' de la realidad laboral de Panamá, pues no está produciendo las competencias que el sector productivo necesita.

‘En este contexto, tiene que mejorarse la pertinencia educativa, lo cual requiere una mayor comunicación entre el sector laboral y las entidades de enseñanza para articular y alinear la oferta formativa que el mercado busca', enfatizó.

García de Paredes, por su lado, indicó que no se debe educar solo para el trabajo, sino para formar mejores personas.

A su juicio, es necesario que las escuelas cultiven la creatividad, la capacidad para innovar, tanto como la iniciativa y el emprendimiento, a fin de que los jóvenes puedan prosperar.

LA VISIÓN

La Unión Nacional de Centros Educativos Particulares (Uncep), que aglutina a cerca de 750 planteles privados, resumió que una educación de calidad, sea pública o particular, requiere de educadores especialistas en su área, con el conocimiento de pedagogía y metodologías nuevas que les permitan llegar a todos sus alumnos. Igualmente, planes de estudio actualizados, en los que se incluya el dominio de idiomas.

Katya Echeverría, vicepresidenta de la agrupación, plantea que hay que procurar la preparación de los alumnos a través de torneos académicos, culturales y deportivos, para desarrollar la competitividad y aspiración a la excelencia.

Además, apuntan a tener infraestructuras adecuadas, seguras y amigables, y a brindar orientación psicológica, como parte de los servicios de los centros educativos.

De 700 mil estudiantes en el país, un 20% está matriculado en colegios privados; es decir, 140 mil alumnos.

==========

LOS NÚMEROS EDUCATIVOS

El sistema público de educación trabaja con poco presupuesto

  • 700 mil estudiantes tiene el sistema educativo panameño, atendido por 40 mil docentes.
  • $1,380 millones es el monto del presupuesto del Ministerio de Educación asignado a 2016. Solo aumentó $94 millones desde 2014.
  • 3.5% del PIB del país es destinado por el gobierno para la educación, según el Banco Mundial.