Temas Especiales

29 de Oct de 2020

Nacional

Nivia Rossana Castrellón: “El futuro del país se va a decidir en las aulas”

La educación es más importante que la política, recuerda la empresaria y educadora Nivia Rossana Castrellón

Nivia Rossana Castrellón: “El futuro del país se va a decidir en las aulas”
Nivia Rossana Castrellón abogada, empresaria y educadora.

Nivia Rossana Castrellón Echeverría creció escuchando historias con finales felices; historias de maestros que no solo enseñaban a los niños sus primeras letras, sino también sus deberes sociales, que participaban en los bautizos, matrimonios y sepelios, que organizaban ferias y otros eventos comunitarios, ayudando siempre, de la forma que pudieran, a mejorar las condiciones de vida de las poblaciones en las que trabajaban.

Muchos de los protagonistas de esas historias eran miembros de las familias Echeverría y Castrellón, quienes durante unos cien años, en Tolé y Aguadulce, estuvieron volcados en las labores educativas, como maestros rurales y directores de escuelas.

En 1959, Nivia Graciela Echeverría dio un paso más allá del que habían dado sus bisabuelos, abuelas, tíos y tías, al fundar su propia escuela, el Instituto Cultural, ubicada en el barrio de El Cangrejo, en la ciudad de Panamá. Este fue, en su momento, un colegio con una visión revolucionaria, que buscaba desarrollar las potencialidades de cada estudiante, respetando sus diferencias individuales y reforzando los valores morales.

‘El Instituto Cultural fue mi hermano gemelo', relata Nivia Rossana Castrellón, hija de su fundadora. Y es que ambos nacieron en el mismo año y crecieron al mismo tiempo.

Era, tal vez, el destino o la vocación que corre por las venas de la familia, lo que la condujo, con los años, a unirse a su progenitora y entregarse a este colegio, que funciona hoy en el sector de El Bosque, y a cuyo servicio ha puesto su currículum repleto de títulos, desde una maestría de derecho de la Universidad de Harvard, hasta una de administración de empresas del Incae.

Castrellón, quien conoce el tema de la educación a profundidad —fue durante 18 años presidenta de la Asociación de Colegios Particulares de Panamá y fundadora del Círculo Empresarial por el Mejoramiento de la Educación—, considera que en Panamá no se ha reconocido como es debido la relevancia de la instrucción en el destino de las personas y del país en su conjunto.

‘Los temas de la cultura y la educación no pueden separarse de los principales problemas que confronta el país, el transporte, la inseguridad, la corrupción; todos están vinculados' , asegura.

Para ella, la misión de la escuela se acrecienta ante realidades históricas y socioeconómicas de este entorno: los ‘29 años de régimen militar' y el cercenamiento a los derechos individuales, la desilusión con el paso a la democracia y situaciones políticas como la actual, en que ‘la mitad del gabinete del gobierno anterior está en cuestionamiento y el expresidente de la República es considerado prófugo'.

‘Si tomamos en cuenta que algunos estudios muestran que el entorno determina un 80% en el destino de los jóvenes, lo que estamos viendo en el espejo representa un gran desafío'.

¿CUÁL SERÍA LA MISIÓN DE LA ESCUELA EN ESA SOCIEDAD QUE USTED DESCRIBE?

En esos ambientes socioeconómicos desafiantes, la escuela debe ser un neutralizador del entorno, un espacio vivo de esperanza a las aspiraciones, además de un gran nivelador social, no un destino manifiesto de la perpetuación de la pobreza y de la desigual distribución de la riqueza, que es lo que está sucediendo.

La escuela es un sitio fundamental y debe jugar un papel de facilitador de la inserción y movilidad económica y social de los ciudadanos; tiene que hacer la diferencia en su vida... Lastimosamente, ese no es nuestro caso. Aquí la escuela no está ejerciendo ese rol nivelador. Aquí, las opciones educativas están determinadas por las condiciones socioeconómicas del entorno familiar. Esto quiere decir que tu nacimiento determina la calidad de educación que recibes. Esa no es la aspiración de un país democrático.

¿ES REALMENTE TAN MALA LA EDUCACIÓN PÚBLICA DEL PAÍS?

El TERCE, un estudio de logro de aprendizaje a gran escala, aplicado por la Unesco en 2013 en 15 países, mostró que los estudiantes panameños de tercer y sexto grado de escuela primaria están por debajo de la media de los resultados de jóvenes procedentes de países con un producto interno bruto per cápita similar al nuestro. Esto es lamentable porque nos coloca al nivel de países como Honduras y Nicaragua, con un índice per cápita mucho más bajo.

¿A QUÉ ATRIBUYE USTED ESTE MAL DESEMPEÑO?

Se percibe que anteriormente, por lo menos en la década de los 60, Panamá tuvo una educación pública muy buena, pero la realidad es que en esa época el país tenía unos 100 mil estudiantes en todo el sistema; hoy tenemos 800 mil. Cuando evaluamos cuántos centros educativos se construyeron en el periodo intermedio, nos damos cuenta de que no hubo una planeación que tomara en cuenta las tendencias demográficas.

Esa falta de infraestructura ha incidido en la calidad de la educación que se imparte en las escuelas oficiales, porque al compartirse los centros escolares hasta entre tres escuelas, se disminuye al menos en un 20% el tiempo efectivo de clases. Si el estudiante no está expuesto o no tiene la misma oportunidad de aprendizaje que el de una escuela particular, no puedes aspirar a que los resultados sean similares. Y esta es apenas una de las causas. Si consideramos a los 700 mil estudiantes, a los 40 mil maestros , a los padres de familia y empleados administrativos, a los más de 3 mil centros escolares, el Ministerio de Educación (Meduca) sería la empresa más grande del país. Para movilizar y obtener un rendimiento apropiado de sus recursos, la institución debería contar con los mejores y más eficientes métodos de administración. De lo contrario, los esfuerzos que se generan se pierden en pobres resultados, que es lo que ocurre.

¿QUÉ ES LO FUNDAMENTAL PARA EL ÉXITO DE LA EDUCACIÓN?

Necesitamos que se entienda que el dinero no es lo fundamental. Si fuera así, el modelo educativo norteamericano sería el mejor del mundo.

La formación integral debe considerar cinco ámbitos del ser humano, que son la identidad, el cuerpo, la mente, lo emocional y lo social.

La escuela panameña tiende a ser muy academicista y no valora la individualidad. Cada estudiante puede hacer la diferencia en el futuro de la humanidad. Le corresponde al sistema educativo actuar como una suerte de cazatalentos que considere la riqueza de la diversidad del talento humano y lo lleve a su máxima potenciación.

¿QUÉ OPINIÓN TIENE DE LA GESTIÓN DE LA MINISTRA MARCELA PAREDES?

Ella tiene una nueva forma de interactuar con la sociedad y con los grupos interesados en aportar a la educación, y debemos reconocerle que está intentando dar mayor transparencia a la gestión de la información, compartiendo datos y aceptando que el sistema tiene grandes deficiencias y que el mejoramiento vendrá esencialmente a través del compromiso de todos.

HACE POCO SE ANUNCIÓ QUE EL INSTITUTO CULTURAL SE CERTIFICÓ EN EL MODELO PENTACIDAD. ¿CUÁLES SON LAS VENTAJAS DE ESTE MODELO?

Somos pioneros en Panamá en educación inicial y media en cuanto a este modelo, que se desarrolló en España después de veinte años de investigación y ha sido aplicado exitosamente en algunos países latinoamericanos. Es un modelo que ve en cada persona un ser capaz de descubrir sus propias potencialidades y convertir estas en sus apoyos y aliados a la hora de crear y recrear su historia personal y compartirla con el grupo.

El modelo incluye la participación activa de toda la comunidad educativa , a los padres, estudiantes, maestros.

Busca la adquisición de competencias educativas generales, como aprender a ser persona, a convivir, aprender a aprender y a pensar, a comunicarse , a sentir y controlar las emociones y aprender a hacer y emprender. Estamos muy contentos con los resultados y los padres de familia nos están diciendo que sus hijos, incluso, les enseñan a ellos las nuevas actitudes que han aprendido en clases.

==========

‘La escuela debe ser un neutralizador del entorno, un espacio vivo de esperanza a las aspiraciones, además de un gran nivelador social. Lastimosamente, ese no es el caso de Panamá'.

==========

NIVIA ROSSANA CASTRELLÓN

Vicepresidenta del Círculo Empresarial para Mejorar la Educación.

  • Estudios: Abogada graduada de la Universidad de Panamá, con maestría en Derecho Económico de la Universidad de Harvard y de Administración de Empresas del Incae.
  • Posiciones ocupadas : Directora ejecutiva del Consejo Presidencial para la consecución de la sede permanente del ALCA (2001-2004), vicecanciller de la República de Panamá (2003-2004)
  • Asociaciones educativas: Presidenta del Consejo Directivo del Instituto Cultural, presidenta de la Unión Nacional de Centros Educativos Particulares (por 18 años).