Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Nacional

Al menos 24 empresas interesadas en construcción de cárcel de Colón

Empresas interesadas en la construcción del centro penitenciario realizaron recorrido por los terrenos ubicados en la Costa Abajo de la provincia

Las empresas interesadas en la construcción del nuevo Complejo Penitenciario de Colón que albergará a privados de libertad de ambos sexos participaron en un recorrido por los terrenos destinados para el proyecto.

Unas 24 empresas nacionales, son las que han mostrado interés en construir la obra que tiene un monto de referencia de 64 millones 88 mil 990 balboas con 28 centésimos de dólar y que estará ubicada en Costa Abajo de Colón, sector Río Piña, corregimiento de Cristóbal, distrito de Colón.

Durante el recorrido de inspección de los terrenos, los funcionarios del Ministerio de Gobierno, encabezados por el director del Sistema Penitenciario, Gabriel Pinzón y el director de Ingeniería y Arquitectura, Miguel Crespo, explicaron a las empresas el objetivo del recorrido y los temas de interés para el desarrollo del proyecto, de tal manera que los proponentes tengan la oportunidad de conocer mejor el sitio y puedan elaborar una mejor oferta.

Mientras que el representante de la empresa encargada del saneamiento de municiones, Isthmian Explosive Disposal (IED), Luis Franceshi, señaló que el recorrido se hizo por los bordes del polígono donde se va a construir la cárcel y que esa área está plenamente saneada. Dijo que con este recorrido las empresas pudieran ver todo lo relacionado a la topografía del lugar.

Luego del recorrido, los funcionarios del Mingob reiteraron a los representantes de las empresas la realización del proceso de homologación, que se realizará el próximo lunes 15 de febrero, a las 9:00 a.m. en el Salón de la Nacionalidad en la sede del Ministerio de Gobierno, mientras que el acto público para el estudio, diseño, construcción y equipamiento del proyecto del Nuevo Complejo Penitenciario de Colón, se realizará el 7 de marzo de 2016, con una culminación 30 meses, una vez adjudicada la obra.

En este nuevo complejo penitenciario, se construirán dos centros, tendrá una capacidad para: mil 570 personas privadas de libertad, en el centro penitenciario para hombres, y 72 personas privadas de libertad, para el centro penitenciario para mujeres. Ambos penales estarán divididos en mínima, mediana y máxima seguridad.

Entre las especificaciones se incluye dentro de las áreas comunes: escuelas, clínicas, capilla, templo, auditorio, campo de fútbol y los pabellones contemplan: cocina, comedor, talleres, área de patio, lavandería, barbería (hombres) y maternal (femenino).

Ambos centros serán dotados con la última tecnología de seguridad y vigilancia, equipo tecnológico para el funcionamiento de las áreas administrativas, mobiliarios, así como equipamiento básico para las áreas de permanencia de los privados y herramientas para talleres, al igual que las aulas de clases equipadas.

El diseño del Complejo Penitenciario de Colón, contempla para el nuevo Centro Femenino, la construcción en un espacio separado al centro penitenciario de hombres, el mismo deberá ser diseñado tomando en cuenta las Reglas de las Naciones Unidas para el tratamiento de las reclusas y medidas no privativas de la libertad para las mujeres en conflicto con la Ley (Reglas de Bangkok), que establecen recomendaciones a los Estados para el desarrollo de una política penitenciaria que atiende las necesidades y requisitos específicos de las mujeres en privación de libertad.

También incluye la construcción de una planta potabilizadora de agua, que beneficiará a la población penitenciaria del Nuevo Complejo de Colón y también a los residentes de las comunidades aledañas.

Es prioridad para este Gobierno mejorar las condiciones de infraestructura carcelarias ajustando los nuevos modelos de resocialización, así como los penales, a los estándares nacionales e internacionales que va a ofrecer seguridad para las personas privadas de libertad, los visitantes, familiares, funcionarios y la población en general.

Con este modelo se asegura la aplicación de un efectivo plan de resocialización porque permite el acceso a derechos fundamentales y potencia las capacidades educativas y laborales para las personas privadas de libertad.