Temas Especiales

27 de Jan de 2021

Nacional

Más diálogo por Barro Blanco, empresarios

Postura

Más diálogo por Barro Blanco, empresarios
El acuerdo firmado entre el Gobierno y los indígenas crea un fideicomiso para operar el proyecto.

La Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP) hizo un llamado al diálogo entre el Gobierno y la empresa Generadora del Istmo, S.A. (Genisa), por el conflicto de Barro Blanco.

En un comunicado de prensa, la CCIAP considera que el acuerdo entre el Gobierno Nacional y los pueblos originarios satisface sus exigencias, a la vez que respeta la seguridad jurídica de la empresa Genisa, por lo que hace un llamado al diálogo entre ambos.

‘Es importante recalcar que no somos voceros de la empresa, sin embargo, como gremio empresarial hacemos un llamado a la cordura y al diálogo entre las partes para culminar esta serie de reclamaciones y descalificaciones que generan mayor conflicto', dijo Jorge García Icaza, presidente de la CCIAP, en la nota de prensa.

García Icaza añadió, en el comunicado de prensa, que ‘así como se logró un acuerdo en paz entre el gobierno y el pueblo originario, el gremio exhorta a la empresa a que tome en cuenta el atraso en la entrega de la obra, en parte, causado por este conflicto que se ha dado'.

La nota de prensa de la CCIAP sigue destacando las declaraciones del presidente del gremio. ‘Es cierto que la empresa no participó en las negociaciones con los pueblos originarios una vez que el gobierno inició el proceso; no obstante, según la información que manejamos estaba anuente a la opción de colocar sus acciones en un fideicomiso', expresó García Icaza.

Esto, a juicio del presidente del gremio, respeta la seguridad jurídica de Genisa como propietaria, destaca el comunicado de prensa.

La situación que se generó deja un mensaje de fondo que advierte ‘que los gobiernos no pueden seguir dando concesiones para hacer proyectos de envergadura como Barro Blanco, Chan II, Río Indio y Bayano (estos últimos tan necesarios para el país) en manos de la empresa privada, para que negocie las indemnizaciones económicas, culturales, ambientales, etc., debe ser responsabilidad del Estado, que es el que decide dónde se va a hacer un proyecto de interés social y negociar las compensaciones', expresó.

Por su parte, diputados indígenas de la comarca Ngäbe Buglé manifestaron su rechazo al acuerdo firmado entre la cacica Silvia Carrera y el presidente Juan Carlos Varela.

Alegan que nunca se consultó el contenido con los sectores indígenas, por lo que les tomó por sorpresa el anuncio del convenio, justificando el avance de la hidroeléctrica.

‘Nosotros los diputados electos democráticamente por el pueblo indígena también anteponemos nuestra autoridad y rechazamos este acuerdo, porque va contra la demanda de la mayoría de nuestro pueblo', señalan.

==========

LOS PUNTOS DEL ACUERDO

El lunes en la comarca Ngäbe Buglé se firmó el documento

La operación del proyecto hidroeléctrico Barro Blanco será manejada por un tercero independiente.

El Gobierno se compromete con las autoridades comarcales a crear un fideicomiso.