12 de Ago de 2022

Nacional

‘Las democracias en América Latina están enfermas', dice consultor Goncalves

El analista internacional Orlando Goncalves recomienda a los ciudadanos fiscalizar la gestión de las instituciones. Dice que está bien que se quejen, que envíen tuits, pero también es necesario que propongan soluciones

‘Las democracias en América Latina están enfermas', dice consultor Goncalves
Al consultor político le preocupa la realidad política que vive América Latina.

Tras alertar sobre una realidad actual que le preocupa, el analista político internacional y columnista de La Estrella de Panamá Orlando Goncalves dice que las democracias de América Latina ‘están enfermas'. Lo atribuye al desgaste producto de la ‘desconexión' entre los políticos y los ciudadanos, un problema que percibe como una realidad compleja cada vez más grave y con tendencia a empeorar. El también consultor político, que es venezolano, estuvo en Panamá.

‘Cuando se usan fondos públicos para política, se pueden auditar mejor y los candidatos tienen la misma oportunidad',

ORLANDO GONCALVES

CONSULTOR POLÍTICO

¿QUÉ EVALUACIÓN HACE DE LA DEMOCRACIA EN LA REGIÓN?

La situación que se vive es cada momento más grave, las democracias están enfermas y lo peor es la tendencia a agravarse que se vive en la región.

¿QUÉ PROVOCA QUE LA DEMOCRACIA EN LOS PAÍSES DE LA REGIÓN ESTÉ EN ESE ESTADO?

Creo que los políticos están ensimismados en sus asuntos y solo informan a los ciudadanos de lo que hacen, en lugar de tratar de comunicarse y explicarles qué es lo que sucede. Existe un distanciamiento complejo entre los políticos y los ciudadanos, atraviesan una desconexión total, lo cual se puede atribuir a los niveles de corrupción existentes y el incumplimiento de las obligaciones que tienen, tanto los funcionarios electos como los designados.

¿CÓMO SE TRADUCE ESE DISTANCIAMIENTO O DESCONEXIÓN?

En corrupción, hay un desgaste que lleva a una falta de credibilidad en las instituciones del Estado. La gente no cree en las instituciones. Esto es producto de una sordera colectiva que a su vez genera que la gente se desconecte de la realidad política. Los ciudadanos no escuchan lo que no quieren escuchar y, por eso, simplemente, se desconectan de la política.

¿CÓMO AFECTA ESA ‘SORDERA POLÍTICA'?

No se cree en las instituciones porque se piensa que no hay honradez ni transparencia.

¿LAS INSTITUCIONES CORROMPEN A LOS POLÍTICOS O VICEVERSA?

Sin duda alguna que las instituciones no están corruptas. Las corrompen quienes las lideran. Se hace un círculo perverso de parte de algunos. No me gusta lo que veo y, entonces, me desconecto.

INSISTO ¿QUÉ PRODUCE ESA DESCONEXIÓN DE LOS CIUDADANOS?

Como los ciudadanos no están pendientes de lo que hacen los políticos en las instituciones, entonces hay menos fiscalización hacia la gestión pública y los políticos hacen lo que quieren en las estructuras del Estado.

TAMBIÉN HAY ‘SORDERA SELECTIVA'

Hay países, como Estados Unidos, en los que había grupos con sordera selectiva y entonces, Donald Trump les dijo lo que querían escuchar y por eso algunos grupos que estaban distantes de la política se reactivaron. Trump les dijo a esa gente lo que querían escuchar. En este caso, se lo dijo de la manera como lo querían escuchar y logró sembrar un peligroso mensaje que vino a dividir la sociedad de ese país.

HONESTIDAD Y TRANSPARENCIA... ¿ES ESO LO QUE LES FALTA A NUESTROS POLÍTICOS?

En efecto, les hace falta a algunos, pero también falta a otros sectores de la sociedad, como los empresarios que no pagan impuestos y participan en la corrupción.

¿ESTAMOS FRENTE A UNA SOCIEDAD CORRUPTA O ANTE UNA CASTA DE HOMBRES QUE SE AGRUPAN EN LOS PARTIDOS POLÍTICOS?

La sociedad no es corrupta; yo no creo que usted lo sea; yo le aseguro que yo tampoco. Lo que sucede es que hay algunas individualidades que están en los partidos y otros grupos.

EN PANAMÁ SE DEBATE SOBRE EL FINANCIAMIENTO DE LAS CAMPAÑAS. ¿QUÉ CONVIENE MÁS, QUE SEA CON FONDOS PÚBLICOS O PRIVADOS?

Yo prefiero que sea con fondos públicos. Así se pueden fiscalizar mejor, se evita el dinero de procedencia dudosa, se permite que todos los candidatos tengan las mismas oportunidades. Cuando se usa dinero privado, es posible que alguien compre la Presidencia, como lo hizo Donald Trump.