03 de Dic de 2021

Nacional

Tarifa residencial podría aumentar un 18%, Barrientos

Desde el inicio del debate, sus impulsores habían desligado al consumidor final residencial de las posibles afectaciones del proyecto en este sector del mercado

El director de la distribuidora ENSA, Esteban Barriento, advirtió que de aprobarse el proyecto de ley 573, que modifica la Ley 6 de 1997, podría aumentar la tarifa eléctrica residencial hasta en un 18%.

Es la primera vez que uno de los actores principales de esta cadena de energía alerta sobre esta posibilidad. Desde el inicio del debate, sus impulsores habían desligado al consumidor final residencial de las posibles afectaciones del proyecto en este sector del mercado.

Barrientos explica que como distribuidora, por ley, están obligados a contratar el 95% de la demanda energética. Entre los clientes que tiene la distribuidora se cuentan hogares y los grandes clientes, que conforman un 43% del pastel. Si los grandes clientes optan por comprar la energía a los comercializadores, dejarían un hueco en la distribuidora. ‘Si tengo el 95% contratado, me quitan un 20%, como tengo que pagar la totalidad no voy a poder poner esa energía con mis clientes porque me mermaron a raíz de la comercializadora. Como esa energía la tengo que pagar, hace que todos los panameños que no somos grandes clientes paguemos esa energía que se fue con los grandes clientes', manifestó a este diario.

Por otra parte, los sindicatos están ejerciendo presión para que los diputados de la Comisión de Comercio de la Asamblea Nacional bajen del primer debate el proyecto de ley 573.

Los 1,500 trabajadores de la Empresa de Transmisión Eléctrica S.A. buscaron apoyo del Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y similares, con quienes efectuarán hoy un piqueteo en la Asamblea Nacional en rechazo del proyecto.

Los trabajadores mostraron su descontento por no haber sido tomados en cuenta en las reuniones que hubo entre los representantes del Consejo de la Empresa Privada y el Ejecutivo, impulsor del proyecto.

En este sentido, indicaron que el artículo que aumenta la Junta Directiva de Etesa de 5 a 7 miembros, de los cuales uno es sugerido a través de una terna en representación de los trabajadores, no cumple con los estatutos del sindicato, que obligan a una elección democrática de su representante. ‘Por los pasillos escuchamos que (Víctor) Urrutia dijo que esas reformas van porque van; detengan el tren, porque nosotros ya nos hemos movido a nivel sindical', advirtió Jorge Alegría, del sindicato de Etesa.

Diversos sectores dicen que estos cambios en la ley están hechos a la medida de la empresa AES, a punto de inaugurar una potente planta de gas natural en la provincia de Colón con capacidad de 380 MW.

Sin embargo, el presidente de AES, Miguel Bolinaga, a pesar de que reconoce que con esta nueva planta, la compañía podrá proveer casi mil megavatios, rechaza que este proyecto sea un traje a la medida de la empresa.

‘Cuando venimos a invertir no había ningún tipo de límite a las inversiones. Poner un límite no va a ser beneficioso, al contrario, traerá tarifas más altas, puesto que impides la participación de otras empresas de generación de energía más barata'.

Niega, además, que exista una posición dominante del grupo en el mercado. Esto lo sustenta con el hecho de que ‘una vez se adjudica la oferta permanece un precio fijo por el largo del periodo que fue contratado. La única forma de garantizar ventas en el mercado de contrato es con ofertas competitivas que se traducen en la tarifa', indicó Julio Díaz, directivo de AES.

Bolinaga agregó que ‘AES es la única empresa generadora que mantiene contratos con el sector gubernamental. Entre sus clientes están la Contraloría y la Caja de Seguro Social.

El representante de AES explica que el día que se inaugure la Ciudad Hospitalaria, y la CSS le solicite el servicio, la empresa va a tener que rechazarlo por el tope impuesto en la ley, esto, ‘los obligará a ir con otro proveedor que le cobrará más caro y el aumento se verá reflejado en el consumidor'.

El debate debe continuar hoy. Aunque en un principio los sindicalistas manifestaron que los diputados lo aprobarían a toda marcha, las revoluciones han bajado el ritmo después del clamor en bloque para que se analice el proyecto con calma.

El diputado Nelson Jackson, presidente de la Comisión de Comercio, dijo a La Estrella de Panamá que no van a aprobar o rechazar el proyecto. ‘estamos escuchando a las generadoras, a los diferentes gremios del país y vamos a seguir el debate mucho después de fiestas patrias. Nosotros no estamos pensando en votación', indicó.

Jackson añadió que la Comisión de Comercio sesiona de forma permanente, a pesar de que mañana cierra el periodo legislativo del año.