La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Nacional

Consumo, consumismo y Navidad

El consumo es parte integral de la satisfacción de los individuos. Lo importante es analizar el paso de un consumo como base fundamental de la satisfacción a la creación de anhelos

En las sociedades actuales, como resultado del sistema económico, se promueve el consumo de bienes y servicios. Dicho consumo en sí mismo es parte integral de la satisfacción de necesidad de los individuos, familias, grupos y comunidades. Lo que resulta importante analizar es el paso de un consumo como base fundamental de la satisfacción de necesidades reales a un consumo suntuario con el propósito de la creación de anhelos, deseos y necesidades que son propias de estilos de vidas que superan la existencia misma.

Muchos autores han planteado la relación entre consumo y estatus social; Pierre Bourdieu, Erich Fromm, Zygmunt Bauman, entre otros, han puesto al descubierto los consumos humanos y sus características sociales. En ese sentido, Boudieu indica que el desarrollo de gustos se encuentra adscrito a los denominados enclasamientos (Bourdieu: 1999), en donde las formas de consumo para la satisfacción de gustos se encuentran plasmadas en categorías de productos propios de una clase social.

Quienes han planteado esta discusión nos ubican en distintos niveles de análisis. En primer lugar, las propias del sistema; en segundo lugar, la de los grupos que en su interacción establecen relaciones e influencias; y en último lugar, en un espacio de significados exclusivamente de la psiquis del individuo.

Por otra parte, el sistema económico, por su naturaleza de extrema producción de bienes y servicios, y el alto intercambio comercial, organiza sus elementos de manera que sus estructuras e instituciones puedan extremar el consumo e instalar en los consumidores, necesidades irreales, deseos y anhelos sobre la base de modas, prestigio, estilos y otros atributos que generen estatus en un modelo creado en cada momento histórico.

A este nivel funcionan como herramienta de creación de necesidades, deseos y anhelos, los medios de comunicación de masas a través de estrategias publicitarias y la reproducción de estilos de vida. Además de las redes sociales y los denominados ‘influencer' quienes en poblaciones más jóvenes instalan tendencias, modas y formas de consumir.

Más aún, la dinámica del sistema económico moviliza la acción de los grupos referidas a las tendencias producidas por sus elementos (instituciones, legislaciones, estructuras, mensajes, etc.). Según Bauman, el sistema crea necesidades pero se proclama abiertamente a la imposibilidad de satisfacción de las mismas. La idea del sistema es ‘crear sueños y jamás permitir que los consumidores despierten de este sueño' (Bauman: 2002). Con esto lo importante es que se genere constantemente la plataforma de insatisfacción, de estilos de vidas, en donde el tener se hace importante generando consumos amplios y repetitivos.

MISIÓN Y VISIÓN DE FLACSO

La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) es un organismo regional, instituido por la Unesco para impulsar y satisfacer necesidades en el conocimiento de las Ciencias Sociales.

El Programa FLACSO-Panamá busca dotar a la población de análisis sobre los principales problemas que la aquejan, y contribuir con las estrategias de programas de solución.

A la vez, se instala en los grupos y sus imaginarios la importancia del Tener frente al Ser. O más bien, la relación entre Tener y Ser. Es decir, en esta sociedad con características de sobremodernidad (que según Marc Augé, se refiere a la aceleración de las características de la modernidad y una individualización nueva) se valora los aspectos materiales adscritos al tener bienes materiales o parecerse en términos físicos y estilos de vida a modelos específicos.

Dicho de otro modo, en esta sociedad parece valorarse a los individuos por las cosas que poseen y no por la significación de características del ser humano, a través de valores como responsabilidad, honestidad, respeto, además de otras virtudes como el conocimiento, el nivel cultural, entre otras características que transforma el ser humano y regula una convivencia.

A juicio de Fromm, consumir es una forma de tener y mientras más tengo, mayor es la necesidad de seguir consumiendo. Esto está dado por referencias al grupo, con las influencias propias del sistema. Desde nuestra perspectiva, el sistema crea las condiciones sociales y materiales para el consumo, los grupos reaccionan y consolidan el Tener como forma de expresión del estatus y las personas responden a estos estímulos, creando necesidades, deseos y anhelos por productos materiales que en la mayoría de los casos no aportan al crecimiento personal del Ser en sí mismo; sino un ser construido por los bienes de consumo.

Más aún, las reacciones individuales a esos estímulos, parecen construirse al infinito, es decir, parece que individualmente, no es el objeto lo que se busca solamente, sino la experiencia de consumir además produce el estatus requerido.

CONSUMISMO EN NAVIDAD

Importante resaltar que en la época navideña, queda expresado nivel de consumismo de la población. Las fiestas de fin de año son el espacio para que en cada actividad se genere un modelo que indica consumo de productos y bienes. Desde el árbol de navidad, hasta la cena navideña exige un conjunto de mercancías o productos que indican que hay que cumplir con lo exigido por el modelo.

Además, se observan largas filas para adquirir un jamón o para compra de regalos. La población se aboca a consumir no por el significado de las fiestas, sino por tener lo que todos tienen. Tener lo mínimo de esto muestra que se encuentra incluido en la dinámica social se es parte de algo. No tener, estos bienes y servicios muestra un individuo o familia que presenta carencias y se encuentra excluido.

CONCLUSIONES

Esta dinámica de consumismo, en donde vale más tener que ser. O puesto en una relación sólo soy si tengo y consumo, tiene influencias en comportamientos sociales, en donde segmentos de población, pueden acceder a mecanismos fuera de ámbitos legales para conseguir lo que el modelo impone. Muchas veces vulnerando la condición humana de valores y la dignidad del individuo quien busca satisfacer anhelos, necesidades y deseos construidos sin base real de necesidades.

Está en cada uno de nosotros recuperar la cordura y establecer la importancia de lo humano sobre lo material, en donde se aprecie la familia, los valores y el conocimiento frente a lo material. De seguir así, la deshumanización acabará con la convivencia y nos convertirá en autómatas de consumo.