Temas Especiales

10 de Jul de 2020

Nacional

‘Tenemos una sociedad con serios problemas'

El sacerdote jesuita Adonaí Cortés se refiere a los divorcios y su efecto en la sociedad panameña. También habla sobre el matrimonio igualitario

‘Tenemos una sociedad con serios problemas'
El sacerdote Adonaí Cortés, con una vocación jesuita, se ha identificado con los problemas de los indígenas.

Eran aproximadamente las nueve de la mañana. Bajo un incipiente sol, sentados en uno de los parques de una prestigiosa universidad, empezamos una conversación con un siervo de Dios. ‘Yo no quiero que me miren a mí, sino a quien estoy señalando', dice Adonaí Cortés mientras señala hacia el cielo con el dedo índice de su mano derecha.

Es un promotor de la educación como eje del desarrollo de las poblaciones indígenas y vulnerables. Esa filosofía la heredó de su abuela, quien descubrió esa fórmula para salir de la pobreza.

Ese mismo pensamiento es el que desde hace doce años transmite a los indígenas de la comarca Ngäbe Buglé porque cree que ‘lo que uno tiene en la cabeza nadie se lo puede quitar'. El cura, además, les enseña a producir porque considera que ‘si generas riquezas nadie puede hacerte pobre'.

Otra buena parte de su tiempo la dedica a la recuperación de matrimonios. Es alarmante, dice, que el 85% de los niños panameños viven sin su papá. Este hecho está estrechamente relacionado con los más de mil casos de criminalidad en los que están envueltos adolescentes.

Para esta edición de ‘El Panamá que queremos', el sacerdote conversa, sin tapujos, sobre las uniones entre personas del mismo sexo. Considera que la sociedad debe ser un poco más tolerante y, a su juicio, es posible buscar una fórmula legal que permita a las parejas homosexuales heredar patrimonio.

SE ESTÁN REGISTRANDO ENTRE 5 MIL Y 6 MIL DIVORCIOS ANUALES, ¿POR QUÉ?

RESUMEN DE SU CARRERA

Párroco de San Félix y Las Lajas, en 2014

Nombre completo: Adonaí Cortés Elisha

Nacimiento: 9 de noviembre de 1965, en San Félix, Chiriquí

Ocupación: Sacerdote

Creencias religiosas: Católico

Resumen de su carrera: Es licenciado en Teología. Egresado de la Universidad De La Salle, en México D. F., en 1989. Cuenta con una maestría en Teología Moral, obtenida en la Universidad Santo Inácio, de Belo Horizonte, Brasil, en 1997. Tiene, además, un diplomado en Mediación de Arbitraje, en Panamá en 2004. En su bagaje educativo cuenta con un posgrado en Trabajo Social con especialización en Familia. Lo obtuvo en la Universidad de Panamá, en 2005.

La situación es preocupante. Las cifras son un indicativo de que tenemos un índice de divorcios muy alto. Un 85% de los niños panameños viven sin su papá. Así nos damos cuenta de que tenemos una sociedad con serios problemas que provienen de la estructuración de la familia (...). El concepto ‘para toda la vida' no existe en la posmodernidad. En esta época la palabra es desechable.

¿QUÉ CONSECUENCIAS ACARREA ESTO?

El índice de criminalidad, de delincuencia y hasta el popular ‘‘juega vivo” son producto de la falta de autoridad del padre. Es la ausencia del padre la que está dando como consecuencia muchas de las cosas que están pasando en la sociedad.

¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES PROBLEMAS DEL MATRIMONIO?

Nosotros tenemos todos los componentes para que las personas tengan problemas de parejas. Un día me dirigía a Capira. Me encontré con un tranque de tres horas para llegar a un lugar que está a 50 minutos. Me puse a pensar en esa gente que estaba en ese mismo tranque, que no tiene empleada y que tiene que lavar, fregar y atender chiquillos. ¿Qué hace una mamá cuando su hijo le dice que no entiende matemáticas a las 9 de la noche? Hasta podría incurrir en violencia doméstica por la desesperación. Y si a esto le agregamos los problemas económicos... Una persona que debe su salario, ¿cómo va a vivir en alegría y armonía? Hay un sinfín de situaciones. En la Casa de María dictamos un taller denominado ‘Overhaul de parejas', que permite fortalecer la relación de parejas.

¿CÓMO DESEA QUE SEA SU PAÍS?

En Panamá no cumplimos con las metas del milenio porque las comarcas no logran desarrollarse. A mí me encantaría un país con igualdad de oportunidades para los indígenas, con escuelas donde puedan superarse y aspirar a ser talentosos. Pero tenemos la deshonra de tener el país con la peor distribución de las riquezas, con lugares que parecen del primer mundo, pero que a un par de minutos está gente que no tiene cómo cubrir sus necesidades básicas. Sueño con un país donde no solo se repartan riquezas, sino que se enseñe a producirlas. Uno con menos cosas dadas y más generadas porque la riqueza en las manos se acaba. Si tu riqueza viene de lo que te doy, yo te hago pobre rapidito.

¿QUÉ PROPONE PARA ALCANZAR CAMBIOS EN ESTE SENTIDO?

‘¿Con qué país sueño? Con uno con igualdad de oportunidades, donde la gente tenga acceso a la salud y a la educación. (...) Un país con menos cosas dadas y más generadas, porque la riqueza en las manos se acaba'.

Yo propongo que en lugar de redistribuir la riqueza, dispersando fondos en forma de ‘spray' para salpicar a todo el mundo, se creen centros de alta capacidad para educar y atender la salud, si son esos los problemas. Mi propuesta es comenzar a invertir con seriedad en educación, que es la prioridad. Propongo, además, tomar medidas antipolíticas.

¿QUÉ PIENSA DE LOS SUBSIDIOS?

Lo primero que pienso es que un subsidio o cualquier otro tipo de apoyo debe estar sujeto a revisión. Cómo puede ser posible que usted va a algunos lugares de la comarca donde se otorgan becas y los muchachos van descalzos a la escuela y no compraron el libro Nacho que cuesta $4. Yo creo que se le debe decir: ‘aquí hay $30, pero usted debe darme la factura'. Me preocupa que estemos incentivando la mediocridad. ¡Qué tristeza ver dónde queda la plata de las becas y los subsidios en la comarca!

¿DÓNDE QUEDAN?

En los chinos.

CAMBIANDO DE TEMA, ¿QUÉ PIENSA DEL MATRIMONIO ENTRE PERSONAS DEL MISMO SEXO?

La respuesta más correcta mía sería la que dio el papa, ¿quién soy yo para meterme en la vida de dos personas? Se ha tratado de enfocar el tema desde el punto de vista de la moralidad, pero tiene más fondo y más fuerza desde la legalidad. Es decir, si dos personas construyen un patrimonio juntos debían poder salvaguardar sus bienes. No me parece buena idea que dos mujeres o dos hombres críen a un niño o niña porque ellos tendrían más dificultades para identificarse con su realidad sexual si hay una disfuncionalidad.

UNA PARTE DE LA SOCIEDAD PANAMEÑA SE RESISTE A ESTAS UNIONES...

Durante toda la humanidad, los homosexuales han existido. Los índices indican que por lo menos 4 de 10 hombres son homosexuales activos o latentes. También sabemos del aumento del lesbianismo en la vida moderna. No creo que podamos cuestionar lo que desde siempre ha existido.

¿QUÉ HACER PARA QUE CONSERVEN SUS BIENES?

Habría que ver cuál es la fórmula legal para que dos personas puedan conservar su patrimonio. Si usted está con otra mujer y compraron una casa, cómo es posible que al faltar su pareja este patrimonio sea heredado a su primo o sobrino y todo porque su pareja no pudo hacer unos papeles. Ahora, el tema de la reivindicación, de ponernos de iguales... no sé. Eso depende de los patrones y niveles de aceptación cultural. Yo a veces siento que debemos ser un poquito más tolerantes con la existencia del otro.

¿CÓMO PODEMOS INTERPRETAR LA EXPRESIÓN DEL PONTÍFICE?

Le voy a ser franco. Vivimos en una sociedad hipócrita. A veces pienso en cuántas personas homosexuales contribuyen en la captación de fondos de la iglesia. ¿Y entonces, qué es esto? Unas veces te quiero y otras no. Lo que yo creo es que el papa abrió el compás a las religiones, a la aceptación del otro.

¿ES DIFÍCIL ACEPTAR ESE CONCEPTO?

Es que no termino de entender por qué tengo que imponerle mis principios y fundamentos a otro. A veces me da miedo cuando observo que en un país alguien es asesinado porque no es musulmán, alguien es perseguido porque es cristiano. ¿Cómo puede darse esto en pleno siglo XXI? Estamos viviendo unos niveles de barbarie nunca antes vistos.