Panamá,25º

17 de Nov de 2019

Nacional

‘Hay que darle una vuelta a la tuerca para enseñar ciencias'

María Heller, directora de Aprendizaje y Popularización de Ciencias de la Senacyt, propone transformar la enseñanza de las ciencias en las escuelas a través de métodos innovadores y sencillos

La Dra. Heller ha realizado 15 publicaciones científicas. Además, ha participado en numerosas reuniones internacionales sobre educación científica.

La enseñanza de la ciencia requiere de transformaciones. Más allá de aprender de memoria las partes del sistema digestivo es necesario enseñar a los estudiantes a generar interrogantes que permitan resolver situaciones cotidianas de su entorno, plantea María Heller, directora de Aprendizaje y Popularización de Ciencias de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt), durante una entrevista con La Estrella de Panamá .

Los docentes juegan un rol importante en este proceso de enseñanza de la ciencias porque deben crear las posibilidades para que el alumno produzca y construya el conocimiento. Ellos deben despertar el interés y la curiosidad por la materia, aún con pocos recursos, agregó la funcionaria.

La enseñanza y el aprendizaje de las ciencias prepara al ser humano para resolver problemas cotidianos de la vida. Gracias a la ciencia se tienen medicinas que ayudan a curar enfermedades y productos de limpieza, entre muchas otras cosas. Pero esto no solo se logra transmitiendo conocimientos sino desarrollando métodos y estrategias para el aprendizaje que permitan la búsqueda de conocimientos.

Heller propone innovar en la enseñanza de las ciencias, incluso con cosas muy sencillas como promover contemplar las estrellas. A partir de esta experiencia, se generan interrogantes y se promueve el pensamiento científico. Este es el planteamiento que hace a los docentes: que la ciencia se enseña pensando y promoviendo preguntas.

¿POR QUÉ POPULARIZAR LA CIENCIA?

‘La innovación a la ciencia tiene que ver con usar la cabeza y con promover el pensamiento científico en los estudiantes. Ese tipo de cosas también forman parte de la enseñanza innovadora de la ciencia',

Nosotros entendemos que la ciencia es una herramienta que ofrece una contribución al desarrollo del país. Por eso, toda la población tiene que comprender su importancia. La ciencia es la manera de conocer el mundo natural, de cómo funcionan los cometas, de como es la mecánica del universo. La llave para entender esos fenómenos es la ciencia. Entonces, partiendo de ese punto, la ciencia no es algo que tiene que limitarse a los científicos sino que es para todos.

¿CÓMO TRASMITIR ESE PENSAMIENTO A LAS ESCUELAS?

A través de la innovación a la educación. Entendemos a la ciencia como una moneda de dos caras: el proceso para alcanzar el conocimiento y el producto de ese conocimiento. La ciencia debe enseñarse así en las escuelas, como proceso y como producto.

¿LA INNOVACIÓN A LA CIENCIA ESTÁ RELACIONADA CON EL USO DE LA TECNOLOGÍA?

Va mucho más allá de usar tecnología. La innovación a la ciencia tiene que ver con usar la cabeza y con promover el pensamiento científico en los estudiantes, con que se discuta y se debatan los temas. Ese tipo de cosas también forma parte de la enseñanza innovadora de la ciencia. No la enseñamos así, sino como un producto terminado. Por ejemplo, el sistema digestivo está formado por boca, esófago y estómago. Prácticamente lo aprendemos de memoria. Pero, por qué no preguntar ¿por qué tenemos dientes?, ¿para qué sirve la saliva?, ¿la lengua tiene alguna función o no? Esta es una forma mucho más interesante de aprender y, además, genera curiosidad y promueve el pensamiento científico. Este es el planteamiento que estamos haciendo, que la ciencia se enseña pensando y promoviendo las preguntas.

¿CÓMO ESTÁN PROMOVIENDO ESTOS FUNDAMENTOS EN LAS ESCUELAS?

Trabajamos de la mano con el Ministerio de Educación (Meduca), haciendo talleres de capacitación para educadores. También tenemos un programa de enseñanza de la ciencia en 50 escuelas a nivel nacional. A través de estos proyectos queremos cambiar la manera en que se enseña la ciencia en los centros educativos.

¿QUÉ RESULTADOS ESPERAN?

Que los estudiantes mantengan la curiosidad de seguir aprendiendo, que se conviertan en autónomos. Y es que uno de los objetivos de la educación es la autonomía, que los estudiantes crean en sí mismos, que crean que pueden aprender, que aprendan un proceso y que se hagan preguntas.

Este tipo de enseñanza conlleva una serie de pasos que van fortaleciendo al estudiante, que no solamente le dan conocimiento, sino también confianza en su capacidad porque lo ponen en un rol principal. De esta forma, no viene el maestro y lo dice todo, sino que lo guía en el proceso para resolver interrogantes.

LA REALIDAD ES QUE HAY POCOS JÓVENES QUE ESTÁN INGRESANDO A LAS CARRERAS RELACIONADAS CON LA CIENCIA, ¿POR QUÉ?

La educación en las escuelas es muy básica. Al final, hay muy pocos estudiantes que se deciden por las áreas de la ciencia. En todo esto, los profesores tienen un rol importante.

Los buenos maestros tienen que pensar cómo hacen para que a los estudiantes les interese la ciencia. Tienen que pensar cómo plantear una clase de manera que le resulte interesante al estudiante. Y eso a veces le cuesta a los docentes, porque las horas de clases son muy cortas, y por otras circunstancias.

Quizás tenemos que hacer un planteamiento bastante revolucionario de la forma en que se enseña. Pero, repito, el rol del maestro es muy importante. Los estudiantes recuerdan a los buenos maestros, aquel que dictó unas superclases... Por ejemplo, el profesor de física que, en lugar de llenar con fórmulas un pizarrón, tiró una pelota que rebotó y se empezó a hablar de rebotes y de movimientos. De hecho, muchos de los muchachos que deciden estudiar ciencias es porque fueron marcados por un buen maestro.

OTRO OBSTÁCULO QUE ENCUENTRAN LOS JÓVENES QUE DESEAN ESTUDIAR CARRERAS AFINES A LA CIENCIA ES EL ALTO COSTO, ¿QUÉ OPCIONES PODRÍA USTED DARLES?

El Instituto para la Formación y Aprovechamiento de Recursos Humanos (Ifarhu) ofrece becas para estudiar ciencias. La Senacyt tiene becas de excelencia para estudiantes que deseen estudiar ciencias y tecnologías en cuatro universidades extranjeras, dos en Estados Unidos y dos en Canadá. Para estas becas aplican estudiantes que tengan un promedio de 4.5. Esas son algunas alternativas para esos estudiantes.

En las universidades locales también se ofrecen becas, pero quizás lo más importante es que el estudiante se enamore de la materia y allí el docente tiene un rol clave.

¿CÓMO HACER PARA INSPIRAR A LOS DOCENTES A MEJORAR LA ENSEÑANZA DE LA CIENCIA?

Para despertar inquietudes en los docentes por la enseñanza de la ciencia tenemos un posgrado de Didáctica de la Química con la Universidad de Panamá. Este año tenemos a treinta profesores participando en él. Esperamos lograr no solo que salgan inspirados, sino que inspiren a los estudiantes. También esperamos que se generen informaciones entre los mismos profesores; es decir, que generen iniciativas.

¿EXISTEN LAS ESTRUCTURAS REQUERIDAS PARA LA ENSEÑANZA DE LA CIENCIA EN LAS ESCUELAS?

Parte de lo que enseñamos a los docentes es que uno no necesita tantos materiales para enseñar, que con cosas simples se puede enseñar ciencias. No se necesitan litros y litros de reactivos para la enseñanza, sino que se puede trabajar con pequeñas cantidades. El ‘no tengo' no es la excusa. Puede ser que no tenga tiempo. Esa es una excusa más válida porque las clases son un poquito cortas. Pero, ‘no tengo material', ¡no! Eso es inadmisible. Uno se rebusca y lo encuentra. Hay cosas que nos rodean y que nos funcionan para enseñar algunos de los temas. Parte de la enseñanza se puede hacer de manera experimental, otra de manera teórica,

¿QUÉ TAN IMPORTANTE ES EL ESTUDIO DE LA CIENCIA PARA UN PAÍS EN DESARROLLO COMO EL NUESTRO?

Para nosotros, es clave.