Temas Especiales

23 de Nov de 2020

Nacional

El control de precios y el costo de impulsar la política alimentaria

El Gobierno decidió mantener el control de precios que implementó Juan Carlos Varela, a pesar de las críticas. Dos catedráticos de Economía plantean su visión de esta política

El control de precios y el costo de impulsar la política alimentaria
El control de precios y el costo de impulsar la política alimentaria

Fue una medida limitada porque no contemplaba el total de los alimentos que conforman la canasta básica y no logró frenar el alza de los precios de los bienes.

MARIBEL GORDÓN | ECONOMISTA

Es catedrática de la Universidad de Panamá y fue candidata a la vicepresidencia de la República por el partido Frente Amplio por la Democracia en las dos últimas elecciones.

¿Cómo evalúa el resultado de la medida de control de precios que aplicó el gobierno de Juan Carlos Varela?

En su campaña electoral Varela (Juan Carlos) prometió reducir el costo de los alimentos utilizando el mecanismo ‘control de precios de emergencia', para 22 productos de la canasta básica de alimentos, lo que equivaldría a colocar $58.00 en los bolsillos de los panameños. Sin embargo, la medida del gobierno no frenó el alza de los precios de los bienes. Desde el primer momento fue una medida limitada, no contemplaba la totalidad de los alimentos que conforman la cesta de alimentos y en algunos casos se constituían en partes reducidas de un producto (como la carne); además, no atendió las principales causas del incremento de los precios: la estructura de un mercado imperfecto y sus distorsiones, la estructura especulativa que existe en los canales de comercialización. Aunado a ello, la medida se desarrolló en medio de una política de promoción de importaciones de alimentos, que contribuyó a desmantelar el sector agropecuario.

Quienes se han opuesto a la medida argumentan, entre otras cosas, que escasean los productos y aumentan los precios, ¿considera que es así y por qué?

Esta es una valoración desde la lógica que existe un mercado perfecto que no debe ser obstaculizado. Sin embargo, los propios defensores del mercado reconocen las fallas del mismo, lo que obliga a la intervención del Estado. La supuesta escasez es provocada por el acaparamiento de sectores empresariales, que compran los productos regulados para obtener márgenes mayores de ganancias. El control de precios, junto con otras medidas complementarias, es una fórmula estabilizadora del mercado que, de ser correctamente aplicada y monitoreada, debe permitir un equilibrio más armónico entre productores y consumidores.

El actual gobierno ha dicho que mantendrá la medida, pero eliminará algunos productos. ¿Cómo analiza la propuesta?

Una medida más reducida (menos productos) que la del anterior gobierno y con los mismos males. En ningún momento está dirigida a bajar el costo de vida, los precios de los alimentos, a garantizar soberanía y seguridad alimentaria. Al igual que en el gobierno de Juan Carlos Varela, Laurentino Cortizo no atiende las causas que generan el problema, el abandono del agro que se gesta desde hace más de 40 años y las grandes distorsiones de la cadena de comercialización de los alimentos.

Hay una realidad: los precios de los alimentos en el país están elevados; a su juicio, ¿a qué obedece esto?

Según los neoliberales, el libre mercado generará precios más bajos dada la competencia entre los empresarios, por tanto, la regulación de precios se torna obsoleta. En Panamá, este ha sido el discurso desde que se cerró la Oficina de Regulación de Precios (ORP), sin embargo, la realidad demuestra que en ningún caso los precios han disminuido para los consumidores; por el contrario, el costo de la canasta básica familiar (alimentos y otros gastos necesarios) ha presentado una tendencia ascendente y permanente. El incremento en los precios se explica por causas externas e internas. Entre otras, producto del aumento en los precios del petróleo y su consecuente aumento en los precios de servicios de generación eléctrica, la especulación empresarial en los alimentos de mayor consumo, la estructura oligopólica del mercado, las importaciones desmedidas de alimentos y el abandono del agro, generó una situación que provoca aumentos de precios y una desmejora en la calidad de vida de los panameños.

¿Qué medidas debe adoptar el gobierno para lograr disminuir los precios de los alimentos?

La respuesta al problema del aumento de los precios es disminuir y congelar los precios de los artículos de primera necesidad, establecer un verdadero control de precios, eliminar las estructuras oligopólicas del mercado, eliminar la cadena de intermediación inescrupulosa y especulativa que encarece los precios, promover el agro e impulsar una política que estimule la producción nacional de alimentos, promover al pequeños y mediano productor (acceso a la tierra, créditos, insumos, tecnología, capacitación, etc.), y decretar un aumento general de salario, que permita recuperar la pérdida del poder de compra a los panameños. El resultado de esta medida permitirá al pueblo en general acceder a alimentos más baratos, impulsará la demanda y, por ende, reactivará la economía doméstica.

La medida de control de precios no fue tan mala como lo han dicho porque logró frenar el incremento del costo de la canasta básica.

ROLANDO GORDÓN | ECONOMISTA

Catedrático de la Facultad de Economía de la Universidad de Panamá. Fue vicedecano de esta facultad y director del Centro de Investigaciones Económicas.

¿Cómo evalúa el resultado de la medida de control de precio que aplicó el gobierno de Juan Carlos Varela?

La medida no ha sido tan mala como lo han dicho, yo creo que la acción de Varela logró frenar el incremento de la canasta básica, lo que pasa es que la gente habla sin estadísticas, pero si usted analiza las estadísticas de antes 2014, cuando se impuso la medida, la canasta básica estaba aumentado bastante, sin embargo, durante estos cinco años la variación fue de centavos, pero no aumentó de manera significativa. Incluso, el problema de la canasta básica dejó de ser una de las primeras preocupaciones de los panameños. Claro, la gente no vio los 58 dólares, pero cuando analiza los precios, el ahorro fue de unos 40 dólares. El gran problema de la medida es que tenía que ir acompañada de una política del sector agrícola para aumentar la producción agropecuaria, otorgándole a los productores semillas y préstamos blandos en esos rubros que están bajo control de precio, entonces se puede hablar de eliminar la medida.

Quienes se han opuesto a la medida argumentan, entre otras cosas, que escasean los productos y aumentan los precios, ¿considera que es así ?

Bueno, nunca hubo escasez, aunque hubo personas que plantearon, cuando se implementó la medida, que se generaría una gran escasez, pero no hubo tal cosa en los 22 productos que estuvieron bajo control de precio, de repente en momentos determinados no se encontraba algunos de esos productos, pero no se puede hablar de que hubo escasez. Quizás las ganancias de los agricultores fue baja.

El actual gobierno ha dicho que mantendrá la medida, pero eliminará algunos productos. ¿Cómo analiza la propuesta?

Creo que la medida está bien porque el Gobierno lo que está planteando es eliminar gradualmente el control. Por ejemplo, en el caso de los cebolleros, el gobierno debe apoyarlos con tecnología para que empiecen a producir, pero como Estado le debo dar garantías de que en el momento que ellos tengan sus productos, yo como gobierno no voy a permitir importaciones, sino todo lo contrario, les voy a comprar la producción y así tú aumentas lo que produces. Con nuevas tecnologías, en teoría, vas a permitir disminuir el costo de producción y de esta manera se puede eliminar el control de precios porque vas a poder colocar en el mercado el producto más económico porque tendrás varios productores. Esto no se logra en dos o tres meses. Si bien es cierto que no pueden mantener eternamente la medida, también es cierto que para evitarla debe mejorar el sector agropecuario. Si hoy el gobierno hubiese decidido quitar el control de precio, el precio de la canasta básica habría aumentado inmediatamente.

Hay una realidad: los precios de los alimentos en el país están elevados, ¿a su juicio a que obedece esto?

Mira, cuando hablamos de la canasta básica estamos hablando de unos 52 productos que son los que más consumen las personas. Evidentemente hay muchos productos que están a libre oferta y demanda, y existen precios altos. El incremento de esos productos tiene que ver que los comerciantes, especialmente los importadores, son pocos, en el país hay cuatro o cinco grupos que importan alimentos y eso incide en los precios. Por ejemplo, la producción local de maíz solo alcanza para unos tres meses al año, lo que significa que durante nueve meses debemos importar maíz y quienes importan maíz son dos o tres grupos. Disparan los precios y eso encarece la producción de carne de cerdo y gallina; por eso es que se incrementa el producto.

¿Qué medidas debe adoptar el gobierno para disminuir los precios de los alimentos?

Entre las medidas que está el apoyo a los productores agropecuarios, no importar productos en momentos de cosecha, darles a los productores semilla, tecnología, asesoría y sistemas de riego. No es un tema que se va a resolver en seis meses, creo que el Gobierno debe invertir al menos unos 250 millones de dólares en el sector agropecuario y traer expertos de otros países.