Panamá,25º

14 de Dec de 2019

Nacional

‘Es el momento idóneo para que los escritores lleguen a otros medios, como las series de televisión'

El narrador mexicano Francisco Haghenbeck ha logrado que las productoras se interesen en sus libros. El primero fue ‘Trago amargo', una obra galardonada que se llevó a la pantalla, y ahora busca adaptar a la televisión su nueva obra

El escritor mexicano Francisco Haghenbeck es uno de los narradores más galardonados de Latinoamérica. Sus libros han servido también de inspiración para series de televisión que, además de consagrarlo como un gran escritor, le dan la bienvenida para incursionar en otra faceta de su carrera como productor de series. Además de sus famosas obras, Haghenbeck relanzó El secreto de Frida Kahlo , una obra con un místico ingrediente: las recetas originales de la pintora mexicana, esposa de Diego Rivera. El escritor descubrió sin querer que su abuelita guardaba una libreta con apuntes de recetas varias. Entre ellas se leía manuscrito por su abuela: ‘receta de Frida'. Intrigado por la nota, el autor indagó a sus familiares a qué se refería dicho apunte. Cuando descubrió que se trataba de recetas originales de la pintora mexicana, se encargó de plasmarlas en esta obra que recorre el mundo.

De cómics a narrador y ahora, productor…

Soy productor para series con distintas plataformas que hay hoy en día, que van a crecer mucho.

¿Esa es la nueva opción para los escritores, escribir novelas para adaptarlas a series de TV?

Desde luego que sí. Es el momento idóneo para los escritores llegar a otros medios. Ya comenzó en Estados Unidos con ‘Juego de Tronos' con un gran éxito. Ahora está ‘True detective', que lo produce Nic Pizzolatto, pero también está en México creciendo mucho. Y están produciendo ‘Cien años de Soledad', no tengo idea cómo lo van a hacer, pero habrá que verla. Tiene que estar muy bien actuada.

¿Qué tanto se gana con eso?

Sí se gana, han bajado las cosas, ha cambiado mucho el mundo de la producción porque antes iba por regalías, ahora no hay. En las plataformas de streaming no se cobra regalías, pagas una cantidad y es un poco como en la música. La música ha cambiado mucho, ya no compras discos, ha cambiado todo. Es el momento en que está cambiando el modo de entretenimiento en el mundo y es buen momento para los narradores. Desde luego que las plataformas están buscando personajes e historias.

¿Cómo se llega a ellos?

A través de casas productoras.

¿Hay sed de contenido? ¿De qué tipo?

De todo. Desde cosas reales, crímenes o cosas para jóvenes, infantiles, animación, lo que sea.

¿Y se recibe un solo pago?

Te lo compran una sola vez.

Y si piden más contenido, ¿cómo lo negocia?

Siempre hay un sueldo si estás involucrado. Si no, también pueden seguir ellos por su cuenta, un poco lo que le pasó a ‘Game of Thrones'; él había escrito siete libros pero fueron nueve temporadas, así que en la 8 y la 9 no le pagaron nada. Pero aun así, hay una gran oportunidad para escribir para estas plataformas.

¿Es celoso de que lo que escribe se lleve a la pantalla tal cual?

No, al contrario. Soy de la idea de que hay que adaptarlo. Siempre permito que cambien los hechos, trato de que ellos respeten el tono del libro y un personaje, el principal. Lo demás no importa, si quieren, que lo cambien. Mi esposa decía cuando miraba la serie que sabía que no era mi diálogo, pero que parecía que lo hubiera escrito yo. Esa es la idea.

El libro en un futuro, ¿tendrá el mismo rol en la sociedad?, ¿tendrá otras adaptaciones, audiovisuales?

Yo trato de ver el libro más como un aparato que contiene una narración, puede ser cómic, cuento, novela, cine, serie. Solo es un aparato para narrar, supongo que en cinco años habrá otras maneras. A fin de cuentas siguen siendo historias, ficción en ocasiones; sigue siendo el trabajo de un escritor que crea mundos de la nada con un personaje que piensa, camina…

En el caso de las biografías, su libro ‘El secreto de Frida Kahlo', es del 2012, ¿qué lo trae a su relanzamiento?

Es del 2012, nada más que estamos haciendo una edición final. Salió con un seudónimo, no con mi nombre, era Alejandra Sheinman.

¿Por qué decidió eso?

Porque estaba muy metido con la novela negra y el editor consideró que era una novela muy femenina. Lo gracioso es que como se publicó con un seudónimo nunca hubo entrevistas, así que fue un fracaso en México. Pero, salió en Alemania y en Francia con mi nombre y el libro fue un éxito. Eso ayudó a que se publicara esta versión definitiva, a que lo volviera a publicar en esta versión en español porque no se había vuelto a publicar en español. Se ha publicado en 25 países, 21 idiomas. Por eso tratamos de regresar en México con la firma y mi nombre después de haber caminado en Rusia y Turquía, y la verdad es que me ha traído cosas maravillosas.

¿Es una biografía de la artista mexicana?

No, yo le llamo una fábula. Yo creo que Frida, sin querer, se ha convertido en el icono representativo de México. Refleja mucho de lo que es México, sobre todo en la parte de folclor, iconografía, todo lo que es la muerte, con la parte mágica de México, la pasión, el sufrimiento de una mujer, sus inclinaciones políticas y su amor por la cocina. Era una gran cocinera, todo lo hacía con pasión. Así que traté de escribir su biografía, pero dándole toques mágicos. Como por ejemplo, la narración que tiene con la muerte como personaje. Son ideas porque Frida tuvo un accidente terrible muy joven en un camión, un tranvía y muere, la idea es que muere y hace un pacto con la muerte y hace un pacto para seguir viviendo. Así que [la muerte] le da la oportunidad de vivir, pero le va quitando cosas y queda paralítica, anclada a una cama, con el dolor de la relación con Diego, su esposo. Juega un poco con la relación del Día de Muertos de México y con la cocina. Como le tiene que hacer su homenaje al altar de muertos de su madrina, estas recetas que ella cocinaba son las que ponía en el altar. Entonces en cada capítulo vienen recetas.

¿De dónde sacó las recetas?

Es una historia hermosa, porque heredé de mi abuela, Ana Correa, una serie de libretas de recetas de cocina. Y de pronto descubrí en ellas, cuando ya había muerto mi abuela, que decía: ‘esta receta me la dio Frida'. Así que fui con mis tías y les pregunté a quién se refería. Ellas me dijeron de forma muy natural que eran muy amigas, que se trataba de Frida Kahlo. ¿Cómo nunca me dijeron? Ya después me enteré de que mi abuelo, Eduardo Correa, fue director de la sección cultural del diario Excelsior , y tenía relación con (David Alfaro) Siqueiros, con (Luis) Buñuel, y se juntaban. De rebote después sí vi las recetas de Frida, que le había dado a mi abuela.

¿Pero eso lo descubrió mientras escribía el libro?

No, como un año antes. Es más, yo creo que lo de las recetas me motivó a escribir. Estoy casado con una chef, así que eso ayuda mucho con lo de las recetas. La pasión de Frida por la cocina era también increíble porque ella decía que puedes narrar a través de la cocina, que la comida tiene espíritu, te puede dar felicidad, tristeza, muchas cosas. También la novela es un homenaje a Laura Esquivel.

¿Cómo se definiría a sí mismo?

He sido narrador, lo soy, llevo más de 15 años. Comencé escribiendo cómics para DC Comics, durante tres años estuve escribiendo cómics de Superman. Después me dediqué a la literatura, en los últimos trece o catorce años he escrito novelas, muchas de corte de novela negra, pero también biográficas, de mujeres fuertes. Literatura juvenil e infantil también.

¿Cómo salta de los cómics a la literatura?

En ese entonces yo estaba viviendo en una playa hermosa de México que es Puerto Vallarta, y conocí a un escritor norteamericano nominado al Pulitzer y nos hicimos muy amigos. Él también se dedicaba a hacer biografías de gente famosa, y fue quien me empujó. Me dijo: ‘tienes muy buena prosa, muy buenas ideas. Dedícate a escribir novelas'. Casualmente, la primera novela que escribí con su ayuda ganó un premio muy importante de novela negra en México. Fue Trago amargo .

Una insignia suya…

Sí, ganó el premio Vuelta de Tuerca 2006. Se trata de un asesinato en la filmación de La noche de la Iguana allá en Puerto Vallarta, esta película tan icónica que próximamente será una serie de televisión también. Estamos trabajando con Oscar Jaenada, que trabajó como el papá de Luis Miguel en la serie de la biografía del cantante; él será el detective de la serie.

Usted tiene muchas obras, pero no tanto tiempo escribiendo novela, ¿cómo le hace?

Siempre he pensado que el trabajo del escritor no es como nos lo han querido vender, que llega una musa y ¡pum!, te toca. No es así. Es mucho de sentarse todos los días como si fuera un trabajo normal. No es inspiración. Todos los días hay que sentarse, sea bueno o malo [lo que escribes]. Si es malo, luego lo desechas, pero hay que hacerlo. El mejor ejemplo que tengo es la gente que toca violín. Si no practicas un día, te das cuenta; si no practicas dos veces, el maestro se da cuenta; y si no practicas tres veces, el público se da cuenta. Así que hay que sentarse y escribir todos los días. También es un trabajo que yo amo. Antes de ser escritor soy lector, me gusta mucho leer. Me gusta narrar historias, leerlas, y lo hago con mucha pasión, es a lo que me dedico de tiempo completo.

¿Por qué le ha gustado el género policiaco?

Me gusta mucho porque refleja los problemas de las ciudades, los urbanos de hoy en día. Más allá de que una ciudad puede ser más violenta que otra, yo creo que el [género] policiaco retrata muy bien el alma de las personas que viven ahí. La parte oscura y luminosa. Por ejemplo, el policiaco nórdico, de Suecia, donde solo hay uno o dos asesinatos al año, creas toda una narración detrás de eso que refleja muy bien la forma de pensar.

¿Cuál cree usted que es la forma de pensar del mexicano?

Si lo supiera ya hubiéramos arreglado muchas cosas. Pero yo creo que en especial en el mexicano la relación con la muerte es muy importante. No nada más estamos hablando del Día de Muertos, sino hoy día la tremenda realidad que tenemos con la violencia; una realidad rebasada en que día a día hay a veces cientos de muertos. Hay una comunión muy cercana con la muerte. Siempre la hemos tenido. Pero no hay que asustarse, es un país violento. Desde la revolución, en la que murieron dos millones de personas.

Pero luego se calmó…

Sí, pero ahora está terrible. Tenemos que reflejar la realidad que estamos viviendo. Yo siempre he dicho que como hijo de mi tiempo y en el lugar donde vivo, tengo que reflejar esa realidad; no nada más de la violencia, la corrupción innata, el manejo absurdo de Estados Unidos de meter armas... también son culpables de la violencia en México. Si está pasando lo del narcotráfico es porque ellos lo consumen. Esa realidad hay que retratarla.

¿Cómo retrata esa parte?

No me gusta llegar al amarillismo, pero sí cómo ese tipo de cosas afectan a las personas.

¿Cuál fue el proceso para que sus obras llegaran a Netflix?

La novela titulada El diablo me obligó la adquirieron hace cinco años. Fue un proceso muy lento. Una casa productora de España, que se llama Morena Films, adquirió el libro. Son los mismos que produjeron ‘Narcos', la serie. Originalmente la iban a filmar como película con un director español, pero fueron cambiándola y dicen que los proyectos en televisión y el cine de cada 10, 11 no se hacen. Así que fue complicado. Nunca pensé que fuera a caminar, pero cayó en manos de un gran productor de cine en México que se llama Juan Manuel Craviotto, y levantó la serie vendiéndola en Netflix y a ellos les gustó, pero pidieron que la hicieran muy mexicana. Si tienen oportunidad de verla, se llama ‘Diablero', y es una serie de cazadores de demonios con mucho humor que también refleja al mexicano, que tiene humor para todo. Un personaje muy sui géneris que se llama Elvis Infante, que se dedica a cazar demonios, muy divertido, lo interpreta Horacio García Rojas. La primera temporada fueron 10 capítulos y la segunda, que va a salir en noviembre próximo, son 6 capítulos.

¿Todo el contenido de la serie es producto del libro?

Sí.

¿Y para la segunda temporada tuvo que escribir más?

No, la segunda temporada fue derivación de una parte del libro y las que siguieron los editores y escritores una parte más.

Es algo de la productora entonces…

Sí, son distintos medios. Hay que adaptar y crecer el libro, porque no da para 10 capítulos, así que tuvieron que crecer la novela, aumentaron personajes, las situaciones y ahora le dieron continuidad en la segunda temporada. De todas maneras, por mi parte, estoy sacando un libro con más aventuras del personaje, que saldrá en diciembre.

‘Ellas me dijeron en forma muy natural que eran muy amigas, que se trataba de Frida Kahlo. ¿Cómo nunca me dijeron? Ya después me enteré que mi abuelo, Eduardo Correa, era director de la zona cultural del diario Excelsior'

========== NO SE PIERDA, HOY A LAS 7:30 P.M., POLÍGRAFO, CON FRANCISCO HAGHENBECK, POR ECO TV, CANAL 28 DE CABLE ONDA.

EL NARRADOR

El escritor mexicano visitó Panamá recientemente para presentar su libro

Nombre completo: Francisco Gerardo Haghenbeck Correa

Nacimiento: 12 de enero de 1965 México.

Ocupación: escritor, narrador

Resumen de su carrera: es un escritor novelista y guionista de cómics mexicano. Entre sus obras destaca ‘Trago amargo', novela que recibió el Premio Nacional de Novela Una Vuelta de Tuerca en el año 2006, ‘La libreta secreta de Frida Kahlo', ‘La primavera del mal', ‘El diablo me obligó', ganadora del Premio Nocte 2013 al mejor libro extranjero, ‘Deidades Menores', Premio Nacional de Novela José Rubén Romero Bellas Artes 2014 y' La isla de los lagartos terribles', Premio LIJ Norma 2015 entre otros. Estudió Arquitectura en la Universidad La Salle y trabajó en museos, y posteriormente como creativo y productor. Se ha dedicado a escribir novelas ‘noir', históricas e historietas. Su obra se ha traducido a varios idiomas, entre ellos el chino mandarín. En conjunto con Humberto Ramos, Brian Augustyn y Oscar Pinto escribió los guiones de ‘Crimson', una serie de cómics de fantasía y horror, primero publicada por Image Comics y después en Wildstorm de DC Comics entre 1999 y 2001. Su siguiente obra fue Alternation', publicada por Image Comics. Además, creó el guion con Oscar Pinto y Brian K. Vaughan para una versión de ‘Superman' de DC Comics en 2002. En 2010 escribió la antología de comic ‘Un mexicano en cada hijo te dio' en Editorial Altea, de Grupo Santillana y el cuento para niños ‘Santa vs. los vampiros y los hombres lob con Tony Sandoval para Editorial Norma. Es escritor de las novelas ‘El caso tequila' y ‘Por un puñado de balas' con su personaje principal, el detective ‘beatnik' Sunny Pascal. La primera es una novela policial ambientada durante el rodaje de la película ‘La noche de la iguana'. Sus otras novelas han sido ‘El código nazi', una historia de espionaje en México durante la Segunda Guerra Mundial; ‘Solamente una vez: toda la pasión y melancolía en la vida de Agustín Lara', una biografía novelada de Agustín Lara, publicada por Editorial Planeta.