Temas Especiales

07 de Jul de 2020

Nacional

Ricardo Hausmann:'Los países que han tenido éxito luchan por atraer el talento'

Conversamos con el académico de la Universidad de Harvard, quien sustenta la necesidad de captar perfiles cualificados para abrir nuevas posibilidades de desarrollo competitivo en el país

Para Ricardo Hausmann, quien lleva en sus hombros la dirección del Laboratorio de Crecimiento de la Universidad de Harvard, es tiempo de que Panamá dibuje estratégicamente las iniciativas que generarán oportunidades y desarrollo al país en los próximos 20 años. A través de contacto telefónico desde Estados Unidos, conversamos con el economista venezolano sobre los desafíos de Latinoamérica en materia de integración y desigualdad, la escena sociopolítica en la potencia estadounidense, las posibilidades del istmo de cara a la diversificación comercial y su permanencia en las listas negras como un paraíso fiscal, la crisis en Venezuela y el impacto real del fenómeno migratorio en los países receptores.

Ricardo Hausmann:'Los países que han tenido éxito luchan por atraer el talento'

El también catedrático que se desempeñó como primer economista jefe del Banco Interamericano de Desarrollo y presidió el Comité de Desarrollo del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, fue incluido el pasado febrero por el primer mandatario salvadoreño, Nayib Bukele, en el equipo multidisciplinario que buscará elevar el nivel de desarrollo en esta nación junto a intelectuales del país centroamericano, un compromiso que asume con la confianza de que “el reto es encontrar nuevas formas de dinamismo económico asociadas a la expansión de las actividades orientadas a mercados externos y a las inversiones”.

Luis Carranza Ugarte, presidente del Banco de Desarrollo de América Latina, aseguró que aunque en América Latina hemos avanzado en la reducción de la pobreza y la desigualdad, aún hay mucho por hacer y se requiere un pacto social que permita construir consensos. ¿Coincide con esta afirmación?

En nuestras sociedades hay desigualdad por las diferencias en la productividad con la que la gente trabaja. No se trata de que la población esté siendo explotada, sino excluida. Incluir a la gente requiere inversiones importantes en acceso y movilidad; ese es el reto que tiene América Latina por delante.

“Los esquemas que han llegado a la confrontación con las actividades económicas, a las expropiaciones, a los mecanismos ineficientes de control y regulación, inevitablemente llegan a la destrucción del aparato productivo”Ricardo Hausmann, profesor de la Universidad de Harvard

Integración... ¿será esta la clave?

Esta es una afirmación que se ha hecho consistentemente en los últimos 50 años. La Asociación Latinoamericana de Integración tiene más de 60 años de historia y ha habido poco progreso en la materia, incluso, en los últimos acuerdos de libre comercio entre los países de la cuenca del Pacífico y los acuerdos de América Latina y Estados Unidos se han logrado poquísimas actividades de exportación. El problema es que la supuesta agenda de integración es interpretada como que tenemos que reducir los aranceles y las barreras de comercio; ya se han reducido y hemos visto muy poca respuesta del aparato productivo. Necesitamos una transformación de las políticas de desarrollo productivo más que de las de comercio e integración.

Derechas o izquierdas, ¿cómo inciden en las economías?

La base del progreso está en la cooperación entre los trabajadores que tienen distintos oficios en las empresas. Se trata de mantener una relación de armonía entre los distintos stakeholders. Las ideologías que pretenden decir que el progreso depende, más que de la cooperación, de la lucha de clases y la confrontación, destruyen la plataforma necesaria para evolucionar. Los esquemas que han llegado a la confrontación con las actividades económicas, a las expropiaciones, a los mecanismos ineficientes de control y regulación, inevitablemente llegan a la destrucción del aparato productivo. Por esto, me parece muy interesante que en los países de Escandinavia les llaman socialdemocracias y hay una relación muy constructiva donde se invierte mucho en las capacidades humanas de los trabajadores y los profesionales, para que las empresas sean más productivas, pagar un mejor salario y pagar más impuestos. Por otra parte, decir que los trabajadores no tienen derecho a organizarse, a negociar, no lleva a nada... empresas donde hay poca comprensión y solidaridad entre los trabajadores y la compañía, tampoco funcionan; por eso creo que el secreto está en asegurar la cooperación.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, le incluyó en su equipo de trabajo para diseñar una hoja de ruta que permita mejorar las políticas de la actual administración y elaborar un plan para elevar los niveles de desarrollo de la nación. ¿Qué complejidad vislumbra en esta tarea?

Creo que cada país tiene sus retos, a su manera. En el caso de El Salvador estamos frente a un país con 15 años o más de bajo crecimiento, con un deterioro fiscal importante. De cara al futuro buscaría formas de crecer sin que el gasto público sea una fuente de dinamismo, porque no lo podrá ser. Además es una nación que enfrentaba, hasta hace poco, niveles de conflictividad y crimen muy elevados que afortunadamente en los primeros meses de la presidencia de Bukele han disminuido de manera significativa, y si se consolida ese progreso, habrá espacio para que se desarrollen más actividades económicas; el reto es encontrar nuevas formas de dinamismo económico asociadas a la expansión de las actividades orientadas a mercados externos y a las inversiones.

Usted mantiene el ojo y el análisis de la escena política. Sanders se ha plantado firme frente a Trump y se define como un socialista demócrata que ha mostrado afinidad por Cuba y Nicaragua. Una realidad que usted cuestionó recientemente.

Efectivamente se ha reducido dramáticamente el número de candidatos en el Partido Demócrata a Biden y Sanders y creo que las ideas de este último no le van a permitir ganar la candidatura. Aunque Bernie Sanders le ha explicado a su público sus prioridades de política, lo alusivo al salario mínimo, el tema de la educación universitaria gratuita y la salud, fue a celebrar con Daniel Ortega en Nicaragua y ha dicho cosas positivas tanto de Cuba como de Venezuela, de modo que no sabemos si él entiende cuál es el secreto que llevó a estos países a ser un desastre y cuáles son las cosas que él no imitará. Como no ha sido claro, genera mucha incertidumbre.

¿Podría este año intensificarse la guerra comercial entre EEUU y China?

Creo que no. Parte de lo que quería Trump era crear una sensación de incertidumbre sobre el comercio. En este momento hay un primer acuerdo, pero si comparamos el statu quo antes de la guerra, con este primer acuerdo, Estados Unidos ahora tiene aranceles muchísimo más altos hacia China y creo que esta política ha sido muy costosa para el sector agrícola americano y también puede serlo para el apoyo político a Trump.

Según las últimas previsiones del Fondo Monetario Internacional, el PIB real de Bolivia crecerá un 3,8% en 2020, lo que lo sitúa como una de las economías con mayor crecimiento de Latinoamérica, detrás de Panamá y República Dominicana. ¿Qué país es para usted un buen referente?

Pienso que hay mucho que aprender de República Dominicana, porque se han ajustado a todas las oportunidades y a la sinergia. Un país como Panamá tiene mucho que aprender de sus propios éxitos pasados. De República Dominicana quisiera destacar que tuvieron una política muy concentrada en lograr el éxito del sector turismo y del sector manufacturero, con un esquema donde establecieron más de 50 zonas industriales de propiedad privada para atraer actividad manufacturera, y a través del turismo se generó una cadena de valor para vender frutas y vegetales de calidad a los hoteles. Los países exitosos encuentran una diversidad de motores de crecimiento orientados hacia afuera y logran generar el marco de cooperación con la atracción de inversión y talentos que les permiten desarrollarse. Panamá contó con la suerte de tener a Nicolás Ardito Barletta en los años 90, cuando pensó qué hacer en el momento que les entregaran el Canal; de ahí salieron ideas como la Ciudad del Saber, Panamá Pacífico y la creación de nuevos puertos. Panamá debe pensar hoy, de cara al futuro, cómo lograr que las ideas de los 90 se terminen de madurar y tengan éxito y cuáles son las ideas de 2020 que generarán oportunidades y desarrollo en los próximos 20 años.

José Toro Hardy, expresidente de Petróleos de Venezuela, aseguró a este medio que ‘Chávez lanzó 300 mil años de experiencia y conocimiento a la basura’ ¿Cómo explica la debacle financiera en un país petrolero?

La base de la catástrofe venezolana es la estrategia de desempoderar a la sociedad y convertirla en súbdita del Estado. En Venezuela se expropiaron empresas de diversos sectores y se crearon compañías del Estado con apoyo de China e Irán, las cuales fracasaron estrepitosamente. Por otra parte, al resto de la actividad que no se expropió, se le impusieron controles de cambio, de precios y de importaciones. A la empresa petrolera se le arrancó todo el talento que tenía, ocasionando el colapso de la industria. Todo esto se escondió por mucho tiempo por los altos precios del petróleo y por un endeudamiento masivo que dio una falsa sensación de prosperidad, en el momento en el que la agricultura y la manufactura estaban colapsando. Cuando cayó el precio del petróleo, se fue la máscara y el debilitamiento de la capacidad productiva del país, generada por este marco anticooperación en la producción, se hizo visible y claro. Me parece que una de las lecciones de la catástrofe venezolana para el resto del mundo tiene que venir de la cooperación en el desarrollo de las capacidades productivas del país y no de la confrontación.

Bajo un modelo distinto, ¿cierto?

Claro, claro. He dicho que Venezuela no se puede recuperar sin un cambio de régimen.

Continúan las migraciones en Centroamérica y el éxodo venezolano. ¿Cómo evalúan desde Harvard el impacto económico de estos movimientos para los países receptores?

Hay un par de estudios buenos sobre el caso de Perú, donde hay 900 mil venezolanos. No hay ninguna evidencia de que subiera el empleo o descendiera el salario de los peruanos. De modo que el país ha sabido absorber a los migrantes a través de una expansión de la producción. En el caso de Chile, hay un número elevado de médicos venezolanos; es un ejemplo claro de cómo las políticas de los países pueden convertir una tragedia en una oportunidad. La tragedia venezolana tiene que ser una responsabilidad compartida de todos los países. 

Situémonos en Panamá. Vemos con preocupación la mancha de las listas negras en las que se nos ha incluido en diversas ocasiones. ¿Deberíamos mejorar la fiscalización del aparato bancario?

No se trata de que Panamá esté empeorando, sino de que el mundo está tratando de obligar a los capitales a pagar sus impuestos. Los países vieron que no estaban dispuestos a seguir bajando los impuestos al capital por temor a que se marcharan, porque eso los obligaría a tener impuestos demasiado altos al trabajo, lo que no es sano ni justo para la economía. En este escenario, los países decidieron obligar a los contribuyentes a pagar impuestos sobre todo lo que ganan en cualquier lugar del mundo y a informar dónde tienen su dinero, algo que ha acabado con la tolerancia a los paraísos fiscales. Estas prácticas que caracterizaban a Suiza y a Panamá, se están volviendo menos toleradas y el país, en vez de jugar a la defensa, debe liderar en este tema y pasar a cobrarle sobre la renta global a los ciudadanos panameños y a beneficiarse de todo el sistema de intercambio de información internacional.

La Cámara de Comercio panameña exhortó a que se establezcan políticas que permitan el ejercicio profesional del capital humano extranjero. ¿Cómo evalúa esta propuesta?

Hay que entender que Panamá es un país extremadamente raro en su marco legal. Tiene las puertas cerradas a la inmigración y especialmente a la calificada. Tiene cerrada una gran cantidad de profesiones a extranjeros y limitados al 10% los que trabajan en una empresa. Hay que ser ciudadano para ejercer como profesor en una escuela pública. Estas no son cosas normales en un país; los países que han tenido éxito luchan por atraer el talento. Panamá tiene 4 millones de personas, menos población que el estado de Massachusetts y nosotros en la universidad cada vez que logramos que un profesor al que le hacemos una oferta, la acepte, hacemos una fiesta y nos sentimos orgullosos de atraer ese talento que casi nunca nace en el estado de Massachusetts. Me parece insólito que exista este equilibrio político en Panamá, que es un equilibrio mediocrizante de las posibilidades de crecimiento y desarrollo, que no refleja un país que cree en sí mismo, sino una disposición a limitar las posibilidades de crecimiento de los panameños nacidos en Panamá; esta es una realidad que demostramos en los estudios que hicimos en 2016 y 2017: en las industrias y localidades en las cuales aumenta el empleo de los extranjeros también aumentan el empleo y los salarios de los nacidos en Panamá. Tienen la Ley SEM, Panamá Pacífico y la Ciudad del Saber, estos tres mecanismos están excluidos de todas las restricciones de migración y podemos ver que las tres iniciativas han tenido éxito, sin embargo, no ha podido permear al resto de la sociedad porque los que están en la Ley SEM no tienen ningún mecanismo para llegar a la residencia permanente o a la ciudadanía. Panamá ganaría de tener una política más parecida a la de otros países.

El Canal, con 20 años bajo la administración de los panameños, es la piedra angular de la economía nacional, ¿cree que con las transformaciones de los mercados, es hora de apostar por la diversificación?

Definitivamente. En primer lugar, la tendencia a la globalización se ha frenado y el comercio también; el dinamismo que se pensaba hace unos años, que tendría el comercio a través del Canal, no se ha materializado. Afortunadamente el boom energético de Estados Unidos compensó parcialmente el menor tráfico comercial tradicional a través de esta vía interoceánica. De cara a 2050, llegará un momento en que el Canal se verá limitado y su expansión será cada vez más costosa porque implicará utilizar recursos como el agua, que se vuelve cada vez más comprometedora con respecto a otros usos que pueda tener en el país, de modo que el Canal no tendrá posibilidades de expansión indefinida, pero el país sí debería tenerlas porque todavía dispone de niveles de ingreso que son una fracción del ingreso de los países ricos. Hay muchas cosas que tienen que ser factibles en Panamá y los motores de crecimiento de cara al futuro.