Temas Especiales

14 de Jul de 2020

Nacional

Bancos panameños ofrecen periodo de gracia para hipotecas por el golpe económico del Covid-19

La Superintendencia de Bancos expuso varias alternativas para los deudores, entre ellas el no pago de hipotecas o ajuste en la tasa de interés

Banqueros rechazan transacciones corruptas
.Archivo | La Estrella de Panamá

En medio de la crisis del Covid-19 que deja ya una profunda estela económica del país, la banca ofrece tranquilidad a sus clientes con un menú de oportunidades gracias a la luz verde que otorgó el rector del ramo, la Superintendencia de Bancos, para que las entidades bancarias empleen la provisión específica que se calcula en $1,250 millones,  que deben tener por Ley.  

Las entidades bancarias podrán ofrecer parte de las siguientes alternativas, que podrían otorgarse de forma masiva o individual: períodos de gracia para el pago de hipotecas de tres o seis meses; ajustes en la tasa de interés; modificación de la hipoteca para que el banco y su cliente puedan extender el periodo del plazo del préstamo, así como la disminución del monto del pago de las cuotas pendientes.  Este abanico de posibilidades aplica a  hipotecas de vivienda, préstamos personales, de autos, o tarjetas de crédito, según indicó el superintendente de Bancos, Amauri Castillo, a La Estrella de Panamá.

"Ahora se han creado préstamos modificados que alivian y ayudan. Le permite al banco ponerse de acuerdo con su cliente por si necesita 90 o 180 días de periodo de gracia, se los da", indicó a La Estrella de Panamá,  Amauri Castillo.

El regente de los bancos vislumbra que las grandes entidades ejecutarán una masificación de préstamos modificados que se traduce en que si el cliente no puede afrontar los pagos, por ejemplo, de la tarjeta de crédito a final de mes, el banco no se la bloquee. "No es el momento de quitarle la casa, el carro, o los bienes a los deudores", puntualizó.  

Como muchos países, Panamá vive una  situación sin parangón que obligó a los bancos a hacer uso de sus provisiones, los ahorros que hoy le brindan liquidez y solvencia al sistema para poder adoptar estas medidas, confiando en el buen comportamiento de los deudores, que en un 90% cumplen con sus responsabilidades de pago.  

Esta crisis encuentra a las autoridades bancarias en una posición financiera extraordinaria, con un nivel de liquidez extraordinaria cuyo dinero proviene de los depositantes, de ahorros propios de los bancos que reciben el término de provisión específica.

"Los bancos tienen la disposición y la disponibilidad de llegar acuerdos, se liberó la prohibición del uso de provisión dinámica que se construye en épocas de economía y crecimiento económico más acentuado. En consecuencia, lo que hacemos es que los fondos de los bancos, que ya están contabilizados como parte de su patrimonio, se pueden utilizar para aliviar a empresas y personas que tienen deudas", añadió el Superintendente.

Castillo explicó que el fortalecimiento de la banca permite adoptar estas medidas sin poner en riesgo el dinero de los depositantes. 

"Los bancos cuentan con suficiente liquidez en este momento y la provisión que están empleando se puede construir más adelante en la medida en que vayan generando la cartera de crédito", indicó Castillo. 

Por disposiciones legales panameñas, el sistema bancario debe contar con una provisión que se contabiliza como parte  del patrimonio de cada banco, un monto específico que se traduce en un colchón anticíclico, o ahorros, que sirven para usarlos en casos excepcionales como el presente. De esta forma, la SuperBancos autoriza a las entidades bancarias a ejecutar la línea de liquidez. "Mediante la liberación de la provisión dinámica los bancos no tienen que utilizar recursos adicionales para la provisión específica", explicó Castillo. 

La medida pretende dar oxígeno a las empresas y trabajadores que tienen compromisos con los bancos sin afectar su historial de crédito.