Temas Especiales

06 de Aug de 2020

Nacional

Trabajadoras domésticas: 'Están usando esta crisis para despedirnos'

En condiciones de trabajo muy inestables, y ahora con los  patrones en casa, el ahorro se traduce en despido masivo de empleadas domésticas 

Ilustrativa-trabajadora doméstica
Ilustrativa--trabajadora domésticaArchivo/La Estrella de Panamá

Carmen relata que, desde que se desató la crisis del COVID-19 en Panamá, muchas trabajadoras domésticas han sido despedidas. "Les han dicho que no acudan porque están tomando precauciones y no quieren que nadie externo se acerque. Directamente les despiden y no le pagan esas horas". "Hay gente para la cual este trabajo es su único sustento; se quedan sin trabajo, sin dinero y sin ninguna posibilidad que alguien les brinde trabajo en medio de la crisis", expresó.

Carmen vive en Santiago desde hace 35 años, cuenta que su jefa la envió de vacaciones indefinidas "o mejor dicho, hasta que termine el virus". "Mi jefa me pagó mi quincena y mis vacaciones y me dijo que estamos en contacto para regresar a mis funciones; que es cuidar de una adolescente de 15 años".

Contó que varias de sus familiares y amigas del interior, que también se dedican al cuidado de niños o limpieza de casas o apartamentos, fueron despedidas. "Sus patrones estarán en casa y ellos buscan ahorrar, y la manera más fácil es despedir a sus empleadas".

Y es que ellos no se dan cuenta que la mayoría de nosotras debemos lidiar con el peor lado de la pandemia, dice: "estamos en contacto con todos los miembros de la casa donde laboramos, que entran y salen de casa, cuidamos niños o enfermos, incluso adultos mayores, y trabajamos directamente con la limpieza, todos puntos sensibles durante el avance del COVID-19", destacó una nicaragüense, que prefirió el anonimato. 

Isabel vive en Capira desde hace 40 años, precisamente en el corregimiento de Lídice. Desde este lugar, donde hay dos pacientes confirmados por COVID-19, la capireña explica que debido a la angustia que se vive en la capital -donde labora cuidando dos niños- sus jefes no la han dejado salir del edificio, por temor al contagio.

Isabel dice que sus patrones conversaron con ella y le pidieron que se quedara en la capital. "Ellos me dijeron que me pagarían todo el tiempo que dure solucionar la epidemia". Isabel, quien tiene más de 40 años de trabajar como empleada doméstica, indicó que en su edificio, ubicado en Vía España, también hay quienes han sido despedidas, muchas son muchachas del interior y otras extranjeras (nicaragüenses y venezolanas).

Su trabajo incluye múltiples funciones: tareas de limpieza y compra, cuidado de personas, ayuda en el aseo, desplazamiento al médico y acompañamiento.

Al declararse la cuarentena, los jefes en casa ven innecesario contar con una trabajadora doméstica. Ellas afirman que necesitan enviar dinero a sus familias en el exterior, pero ahora no tienen de dónde sacar para hacerlo.

Estadísticas

Panamá no tiene un registro oficial de la cantidad de personas que se dedican al empleo doméstico, no obstante, se estima que son unas 90 mil.

En el 2017, el entonces ministro de Trabajo, Luis Ernesto Carles, informó que en Panamá existían 90 mil dentro del servicio doméstico y que de estas unas 65 mil se encuentran sin acceso a la seguridad social.

Esto indica que solo al 18% de estas trabajadoras se les paga seguro. El Sistema de Ingresos y Prestaciones Económicas (SIPE) de la Caja de Seguro Social (CSS) registra que actualmente a 16,416 trabajadores del servicio doméstico se les entrega la ficha de comprobación de salarios y cotizaciones.

Esta entidad reveló al diario El Siglo que en el 2019 que unas 11,877 empleadas domésticas fueron inscritas, lo que facturó $1,434,625.75.

Además, el 93% de las trabajadoras domésticas de América Latina y el Caribe son mujeres.

Si sumamos a este contingente, el universo de las manicuristas y peluqueras, estamos hablando de hacia dónde las autoridades necesitan mirar para entender los efectos de esta pandemia.

Según la Organización Internacional del Trabajo, ocho de cada diez trabajadoras domésticas trabajan en la informalidad.

Las trabajadoras domésticas forman parte del alto porcentaje de la población que espera una bolsa de comida que prometió la administración del presidente Cortizo para aquellos cuyo sustento se ha visto afectado por esta crisis. 

¿Qué incluye la bolsa? Arroz, poroto, harina, azúcar, pastas, leche, atún, jamonillas, entre otros enseres.  

Tanto Carmen como Isabel esperan que la ayuda llegue a los más necesitados, a aquellas mujeres y hombres que han sido afectados y que deben seguir llevando el sustento a sus hogares.