Temas Especiales

31 de Ene de 2023

Nacional

Lau Cortés: ‘No permitiré que se manche mi nombre ni la de la CSS’

El director de la CSS da fe de la transparencia en la adjudicación de un contrato por $168 millones a un consorcio mexicano para entregar medicamentos

Enrique Lau Cortés
Enrique Lau Cortés, director de la Caja de Seguro Social.Archivo| La Estrella de Panamá

Un contrato de $200 millones para optimizar la entrega de medicamentos a los asegurados y mantener un control de los insumos promete la modernización de los servicios de la Caja de Seguro Social (CSS). Dos poderosos consorcios mexicanos – Salud Control y Disur & Motion Healt Care- se disputaron el contrato. Con una oferta $168 millones, Salud Control se hizo de la contratación del proyecto luego que su competidora fuera descalificada. 

Pero, como en la mayoría de las grandes licitaciones, la batalla para hacerse del contrato desencadenó todo tipo de comentarios sobre la transparencia del proceso y la moralidad de la empresa ganadora. En una entrevista exclusiva para La Estrella de Panamá, Lau Cortés da fe de la transparencia del proceso de licitación e invita a quienes tenga prueba de lo contrario a demostrarlo e incluso acudir a los tribunales. Lau Cortés explicó cómo funcionaría el nuevo sistema, reducirá costos y optimizará los servicios de salud. Aclaró que tuvo que acudir a empresas internacionales porque en el país no existía ninguna empresa capaz de ofrecer lo que requería la institución para que los pacientes reciban siempre el 100% de sus medicamentos.

El director de la CSS prometió que de encontrarse que uno de los participantes mintió o cometió algún acto que no es permitido por la norma actuará de acuerdo a la Ley.

¿Cuál es el propósito de la licitación?

Cuando aspiraba a dirigir la Caja de Seguro Social (CSS), en todos los estudios que realizamos encontramos que la queja más frecuente de los asegurados era la falta de medicamentos. Cerca del 80% de las quejas eran porque no había medicinas. Todos mis antecesores intentaron resolver este problema, al igual que yo. En el análisis que realicé pude darme cuenta que esta situación tenía muchas aristas. Eran tantas que sería muy difícil resolverlo con los recursos internos de nosotros. Así que desde un principio uno de los proyectos más importantes era desarrollar un sistema que nos permitiera cambiar el no hay por un sí hay. Lo que buscamos es que cuando las personas se acerquen a las ventanillas a buscar sus medicinas reciban el 100% de ellas.

¿Cómo lograr esto?

En el camino nos encontramos que gran parte de los fondos asignados a medicamentos se echaron a perder por la carencia de un sistema de inventario que permitiera que lo primero que entra salga. Cada año se perdían millones de dólares en medicamentos e insumos vencidos y dañados. Esto causaba que médicos y profesionales de la salud no tuvieran lo necesario para resolver los problemas de los asegurados. Era un sistema anárquico, a pesar de que la Caja gasta millones de dólares en programas, en expertos en sistemas, en edificios, en todo… Fue así que se diseñó un sistema que nosotros no teníamos. Por lo que hubo que licitarlo a nivel internacional porque ninguna empresa panameña era capaz de hacer lo que nosotros estamos exigiendo. Incluso, nos asesorarnos con la Autoridad de Innovación Gubernamental sobre las mejores prácticas de tecnología para tener un sistema en el que nunca falten los medicamentos.

¿Cuántos millones se perdían en ese sistema anárquico que tenía la CSS?

No solamente se perdían millones. En un solo hospital, en un área encontramos $10 millones de materiales vencidos. A nivel nacional, no hemos terminado de realizar el inventario.

Con el nuevo sistema, todo tendrá que ser transparente y estará al alcance de los que tomamos decisiones. Usted no va ver que hay demasiadas cosas caras, que no se usan y que después se dañan y pocas cosas que se usan todos los días porque vamos a tener acceso a un sistema de información y de inventario para saber exactamente lo que tenemos que ir comprando. Yo no he estado inmerso en ninguna fase de este concurso. Pero, al final me tocó evaluar el trabajo de la comisión y me pareció correcto y yo lo firmé.

¿Se remitieron a experiencias internacionales?

Primero se investigó cuáles eran los sitios en los que se había resuelto este problema de falta de medicamentos. Encontramos que Brasil lo había resuelto parcialmente. Creo que el que mejor lo había hecho era México. Entonces hicimos una apertura de una licitación totalmente abierta con reglas claras. Al principio fueron muchas empresas. Nosotros queríamos robotizar las farmacias más importantes porque actualmente cuando una persona requiere un medicamento, la receta se puede demorar tres o cuatro horas en despacharse. Algo que es inconcebible. Nosotros aprendimos que existe un sistema robot que una vez que la receta electrónica se emite viaja a la farmacia. Allí esa receta es capturada por inteligencia artificial, por un robot que despacha el medicamento en cuestiones de segundos, en minutos. Entonces, esto al final del camino nos debe llevar a modernizar la institución.

¿La licitación tuvo varios reclamos…?

En el proceso, se presentaron varios reclamos que fueron atendidos. Incluso reclamos de la empresa que está activa en redes sociales señalando algunas situaciones que desde su óptica no los favorece. Al final terminaron con dos empresas. Esas dos fueron examinadas por un comité evaluador conformado por expertos, por gente honesta, que sinceramente no merece que le estén dando el trato que le están dando, con anónimos, que a mi juicio viene de parte interesada. Y, quiero decirle que me han dicho algunas personas que esto pareciera que es una guerra comercial que comenzó en otro país y que ha trasladado su campo de batalla acá.

¿Por qué cree que se ha generado todo este tipo de especulaciones de la licitación?

Yo no creo que esto sea espontáneo. Esto obedece a diversos intereses. Hay de todo tipo y no puedo especular en los orígenes. En mi calidad de director de la CSS, puedo decir que tenemos un compromiso con la transparencia. Lo que puedo decir es que los actos nuestros están enmarcados en la ética. Eso lo aprendí desde la cuna. Pero, también aprendí que uno tiene que prepararse para situaciones imprevistas y esta es una de ellas. Nosotros estamos viendo lo que se está publicando con mucha profundidad. Y, si en algún momento nosotros encontramos que uno de los participantes mintió o cometió algún acto que no es permitido por la Ley nosotros vamos actuar en concordancia.

¿Qué quiere decir con esto?

Que estamos examinado todo lo que se está diciendo y estamos investigando porque tenemos una responsabilidad muy grande con la población, con los asegurados y nosotros vamos a seguir las reglas que establece un país de derecho.

¿Alguna persona o empresa podría ser sancionada por estar promoviendo comentarios falsos o negativos?

Yo estoy poniendo en manos de mis abogados la situación. Ellos estarán trabajando de acuerdo a lo que establece un país de derecho. Lo que sí puedo asegurar es que no vamos a permitir que se deteriore la imagen de la institución, ni de la ninguno de nosotros. Hemos estado trabajando para este país con los más elevados principios de ética. 

¿Cómo responder a esas personas que se sienten inquietas por los supuestos actos de corrupción de la empresa que ganó la licitación?

Yo definitivamente respondería a estas personas que son situaciones que yo no conozco, ni tengo esa información. Nosotros estamos enfocados en que todo se haga de manera correcta. Si alguien tiene la información que lo denuncie. Yo en estos momentos creo que la empresa que se siente afectada debe utilizar los canales que da la democracia y hacer sus denuncias. A esas personas que se están ocultando en el anonimato yo los veo como mercenarios. Con mucho respeto digo que quien le habla no caerá en ese tipo de dimes y diretes. Lo que me han dado a leer son anónimos, glosas en las que la gente se oculta. Yo invitaría aquellos que quieren construir patria que lo hagan de la manera en que lo establece la democracia. El que siente que hay un acto indebido, que lo denuncie, que lo ponga en los tribunales. Eso es así.

¿Usted puede garantizar la transparencia del proceso?

Esa es mi posición. Y, el diga lo contrario que lo pruebe.

¿Era prioridad contratar esta licitación en momentos de una crisis sanitaria?

Es que esa licitación viene de hace rato. Es una insinuación perniciosa decir que nosotros esperamos el momento de confusión del Covid 19 para meter camarones. Eso no es así. Este es un proceso que tiene tiempo de estar trabajándose, incluso varios meses. Quiero decirle que si nosotros no logramos tener un sistema que sea robotizado, que tenga un control de inventario, que nos permita tenerle las medicinas a los asegurados y en donde el que tenga un contrato está obligado a darle el medicamento a los pacientes. Si no se puede hacer eso, no puede garantizarse el 100% de las medicinas a los pacientes. Una de las razones que me hizo venir acá y aceptar este trabajo en una etapa de mi vida en la que estaba muy cómodo es precisamente poder ayudar a mi pueblo. Esto va más allá de que estén diciendo que estamos aprovechando la confusión del Covid 19 para meter un gol. No es así, no planificamos el Covid 19.

¿Ha recibo usted presiones para aprobar esta licitación?

A mí nadie me va presionar, nadie. Soy un libre pensador, el día en que me deje presionar por cualquiera me tengo que ir para mi casa. A mí nadie me ha presionado. La única persona que tiene esa potestad es el presidente (Laurentino Cortizo) y no lo hace. Al contrario, me trata con respeto. Tengo que ser muy claro, a mí nadie me ha presionado. Para mí este es un tema como cualquier otro que estoy manejando en estos momentos. Yo he levantado mi mirada de donde estoy enfocado, salvando vidas del Covid 19 para contestarle estas preguntas. Pero, crea que no tengo tiempo para estar defendiéndome de algo que no tengo por qué hacerlo.