Temas Especiales

14 de Jul de 2020

Nacional

'Las empresas que no se adhieran a la ola de los nuevos modelos, desaparecerán'

James Hernández, experto en desarrollo corporativo y financiero, sostiene la apertura al cambio como el catalizador de los nuevos esfuerzos de las compañías para enfrentar la época postCovid-19, y recuperar la sostenibilidad y presencia en el mercado

Para el ejecutivo organizacional, cuando empiece la reactivación económica de los países, las empresas deberán asumir este cambio de manera natural, ya que de ello dependerá su subsistencia.Cortesía

James Hernández, presidente y cofundador de la multinacional Trust Corporate, es el corazón, junto con su equipo, de una compañía en la que el día a día se funde con temas económicos y organizacionales, emprendimiento, inversiones, recursos humanos y transformación empresarial. En la búsqueda de maximizar el desempeño de las empresas en materia financiera y organizativa, hoy comparte con este medio las líneas de acción que los emprendedores y tomadores de decisiones deberán seguir de cara a los nuevos modelos establecidos, pasada la crisis del virus que ha puesto en jaque al mundo, un escenario en el que la reinvención de las empresas para crear un nuevo valor, deberá ser constante. Para el ejecutivo venezolano, si se conjugan el nivel de la mano de obra en la región con unas buenas políticas de reactivación económica y asociaciones internacionales, Latinoamérica resultará favorecida y saldrá rápidamente de la gran contracción internacional.

¿Qué nos deja entrever la realidad actual, sobre los nuevos modelos económicos de las compañías?

Al igual que en las economías postguerra, las empresas quedarán realmente afectadas desde el punto de vista económico y operacional, una vez finalice la pandemia. Las organizaciones tendrán que desarrollar sus modelos económicos destinados a la recuperación y reactivación, tomando como principio la disminución de costos, el aumento en la producción y ser más eficientes en la facturación y cobranza y, adicionalmente estarán más orientados hacia inversiones en tecnología que les permitan garantizar una mejor eficiencia en sus sistemas productivos.

En Latinoamérica, ¿qué sectores resultarán más afectados?

Desde mi punto de vista, los dos sectores más afectados serán el comercial y el de entretenimiento, ya que dentro de las escalas de priorización para la reactivación de las economías en todos los países, se ha considerado primero la reactivación del sector construcción, industrial y manufacturero, debido a que estos pueden reiniciar sus actividades productivas cumpliendo protocolos de distanciamiento social, de uso obligatorio de tapabocas y de higiene sanitaria. En caso contrario, si se reabrieran primero los centros comerciales o locales comerciales, sería difícil controlar el cumplimiento de los controles sanitarios. Finalmente, el sector del entretenimiento que incluye salas de cine, espacios de recreación y espectáculos públicos será el último en activarse dentro de la economía.

“El papel protagónico en materia de captación de personal, lo llevan las habilidades blandas”.

Los indicadores económicos, el nuevo orden social, sumados a las tecnologías disruptivas y la dinámica del mercado productivo con consumidores más conscientes, aceleran los cambios, y las respuestas empresariales deben ser ágiles, ¿cómo migrar a esta visión sin resistencia al cambio?

Una vez que finalice la pandemia, las compañías van a dar este cambio de manera natural ya que de ello dependerá su subsistencia. Las empresas que no entiendan y no se adhieran a esta ola de nuevos modelos productivos, empleando tecnologías más avanzadas, definitivamente tenderán a desaparecer. Por eso, necesariamente los cambios se están dando, y lo seguirán haciendo, de forma natural. El teletrabajo es la plena demostración de ello y se está llevando a cabo en la mayoría de las empresas del mundo.

¿Cuáles suelen ser las desviaciones más comunes en materia de transformación empresarial?

La desviación más común, y de la que se desprenden todas las demás, es la falta de un plan estratégico coherente con los requerimientos y las aspiraciones de las directivas o el desarrollo de un plan estratégico errado, para lograr una transformación en menor tiempo y de una manera más eficaz. Otro elemento recae en que los procesos no sean acertados y que no haya una comunicación coherente y clara aguas abajo, en toda la organización.

¿Cada cuánto deberían las compañías reinventarse para crear nuevas alternativas de valor?

Este es un proceso al cual no se le pueden establecer intervalos de tiempo. Debe ser constante. Es necesario que se autoanalice la empresa, pero también el entorno económico, el país, la competencia, así como hacia dónde se dirigen el mundo y las tecnologías en el mercado.

El CEO de hoy, ¿qué tanto debe anticiparse al futuro?

Una de las características de los CEO actuales es que deben ser personas que estén en una constante evaluación del mercado, de su empresa, del entorno mundial, del país, de las nuevas tecnologías, de los procesos de la organización, de los avances en materia de procesos, y buscar asesoramiento para crear propuestas de valor.

¿En qué herramientas debe apoyarse el emprendedor para gestionar satisfactoriamente la velocidad de los cambios ?

Herramientas hay muchas y dependerá del sector que le competa. Pero, definitivamente, estar al día en la tecnología y en la información es lo que le va a dar una ventaja importante para adaptarse rápidamente a los cambios en el mundo de los negocios.

Una empresa sin cultura ni identidad organizacional... ¿está destinada al fracaso?

Definitivamente. Si no hay una identidad del personal con los principios, los valores, la misión de la organización y la misión per se del producto, no genera una proactividad por parte de sus empleados ni compromiso ni fidelidad ni lealtad hacia la organización.

¿Cómo debe manejarse la selección y multiplicación de los talentos?

Hasta hace algunos años, las compañías o los cazadores de talentos les daban gran importancia a las habilidades duras; es decir, qué carrera estudió, cuántas maestrías o especializaciones tiene, cuántos idiomas habla, qué capacidades tiene en el manejo de equipos o máquinas. Actualmente ha habido una transformación importante y se les está dando un papel protagónico a las habilidades blandas. Podemos estar hablando de la capacidad de relacionarse, la capacidad de liderazgo, la actitud positiva, la capacidad de comunicación y el sentido de motivación. El papel protagónico de las habilidades en materia de captación de personal lo llevan las habilidades blandas.

En un escenario ideal, ¿existe una fórmula para que las empresas puedan triunfar en grandes mercados, con la estructura mínima y con un gran margen?

Eso dependerá mucho de la actividad a la que se dedique. Si estamos hablando de una empresa de producción, de manufactura, industrial, la inversión tiene que ser directamente proporcional a la utilidad que aspira tener. Es muy difícil que una empresa de manufactura, de construcción o del sector industrial realice una inversión mínima y obtenga unos márgenes realmente importantes, porque hay demasiada competencia a nivel de calidad y de valor de productos. Ahora, si estamos hablando de una compañía de prestación de servicios, puede que la inversión sea mínima y el margen alto o una empresa que se dedique a invertir en la bolsa de valores, en el mercado monetario, puede tener una utilidad y un margen importantes, con una estructura mínima dentro de su organización.

¿Qué tipo de vicios se enquistan en la dinámica organizacional cuando la estructura carece de procesos?

Los más importantes son la pérdida y la valoración subjetiva cuando no existe una metodología que permita definir si la persona está haciendo bien o mal su trabajo. La falta de procesos hace que se pierda el tiempo en actividades que no son importantes. También se genera corrupción, porque la falta de procesos lleva implícita la falta de controles, acarreando vicios en trabajadores y directivos.

Una organización de logros colectivos genera una cultura colaborativa en la que el propósito se vuelve el combustible principal de cambio, ¿cuál es el rol del CEO y de los tomadores de decisión en este escenario?

Les corresponde a ellos ser los líderes de la organización. Estimular a sus colaboradores, tener una comunicación efectiva, eficiente y clara; mantenerlos motivados, activos, comprometidos y lograr una identificación con la organización.

¿Estructuras verticales o transversales?

A pesar de que desde hace unos años se han puesto muy de moda las estructuras transversales en las que pareciera que hay una cercanía importante entre los jefes y los colaboradores, desde mi punto de vista no importa si la estructura es vertical o transversal siempre y cuando los líderes de la organización sean personas que se acerquen a sus colaboradores. Felicitar a un colaborador, saludar, motivar, que sientan que los supervisores son cercanos, definitivamente le agrega un valor importante a la dinámica.

Los empleados son la piedra angular del negocio. Ellos son los que llevan el barco del punto A al punto B. ¿Con qué frecuencia deben las compañías medir la satisfacción de su cliente interno, es decir, su recurso humano?

Semestralmente, por lo menos, las empresas deben medir cómo se sienten los empleados respecto a la organización; así como semestralmente debe medirse a los empleados desde el punto de vista de la organización para conocer cómo se siente la empresa con respecto a sus colaboradores y saber si ellos están cumpliendo con las tareas correspondientes y evaluar un posible ascenso o aumento salarial. Deben realizarse encuestas anónimas, utilizando los canales digitales.

Hoy centenares de millennials e integrantes de la Generación Z experimentan el modelo de la 'economía gig' por la flexibilidad y la libertad que ofrece el trabajo digital remoto. El Covid-19 podría ser el catalizador que lleve la evolución del trabajo en cualquier lugar, mejorando las oportunidades para crear y conectarse de forma productiva, ¿cómo ves este escenario?

La economía gig o colaborativa es una de las formas de trabajo que va a tomar un valor importante una vez culmine la pandemia, porque permitirá el desarrollo de proyectos y labores sin estar atados a un horario especial o a un espacio físico determinado, sino a resultados. El trabajador lucrará como ahora, pero la empresa reducirá costos de alquiler, mantenimiento, administración y servicios.

En materia de talentos y recursos, ¿qué ventajas competitivas evalúas en nuestra región y especialmente en Panamá, frente a titanes de Europa y Norteamérica para sobreponerse a la crisis de la pandemia?

En el caso Panamá, definitivamente el factor geográfico toma una importancia gigantesca al ser uno de los puntos más importantes en el comercio internacional. En materia de recursos humanos, destaca la calidad de la mano de obra de la región, como una de las más importantes. Se trata de gente preparada, capacitada y que se adapta a los nuevos retos. Con unas buenas políticas de reactivación económica y con asociaciones internacionales, Latinoamérica resultará favorecida y saldrá más temprano que tarde de la gran contracción mundial del coronavirus.