Temas Especiales

11 de Jul de 2020

Nacional

La competencia desleal en la pandemia

Ayudamos al extranjero a crecer, ¿y qué pasó con el panameñito vida mía?

El mundo cambió. Panamá, a diferencia de muchos países, ha sido uno de los más estrictos en hacer cuarentena y prohibir actividades varias de esparcimiento y comercio. Eso ha sido su éxito en prevenir muertes y no superar la capacidad hospitalaria, previniendo el colapso del sistema de salud. ¡Felicidades por eso!

Adicionalmente, ha creado protocolos de higiene que nos debemos adherir todos los empresarios para poder “volver a esta nueva normalidad” y retomar nuestras operaciones, que ayudan a la prevención y propagación del virus, pero encarecen significativamente la operación.

Tenemos una competencia desleal en todo esto. Aun cuando a la mayoría de los comercios no nos dejan abrir hoy, la gente sí puede pedir por Amazon, eBay, Ali express, Macys, Blomingdale y miles de otros sitios de e-commerce en el mundo, que no se rigen por ninguna de estas reglas de prevención y que son una competencia para los negocios cerrados de los panameños. No puedo comprar una computadora en Panamá, pero sí puedo en e-commerce en Amazon; esto no tiene sentido.

Nuestra Constitución en su artículo 295 establece: “Es prohibido en el comercio y en la industria toda combinación, contrato o acción cualquiera que tienda a restringir o imposibilitar el libre comercio y la competencia y que tenga efectos de monopolio en perjuicio del público. Pertenece a este género, la práctica de explotar una sola persona natural o jurídica, series o cadenas de establecimientos mercantiles al por menor en forma que haga ruinosa o tienda a eliminar la libre competencia del pequeño comerciante o industrial”.

Por ende, no solo estamos favoreciendo al comerciante en el exterior vía e-commerce, sino que el dinero que debe circular dentro del país, para favorecer el crecimiento económico, está saliendo. Con mas de 130,000 personas suspendidas, con riesgos para nuestra economía, esto no me parece cónsono.

Pienso que Panamá no debe prohibir estas importaciones, pero sí agregar un impuesto de lujo a las mismas. Estas importaciones de e-commerce en 2019 representaron más de 700 millones de dólares, lo cual es el 1.5% del producto interno bruto. Sería una nueva forma de aumentar la recaudación, poner un plano de competencia igualitario y a la vez recaudar nuevos impuestos por alrededor de 140 millones de dólares si aplicamos un impuesto de lujo del 20%. Otras naciones como Colombia y Costa Rica han ido por este camino.

En los próximos 12 a 24 meses cuando no exista una vacuna para Covid-19, la concurrencia a los establecimientos, mall y restaurantes seguirá significativamente baja. La gente desde casa buscará la conveniencia y esta competencia externa, en vez de ayudar a los panameños, creará más desempleo y menos circulación de dinero en el país.

En conclusión, pienso que hay que repensar cómo apoyamos al empresario panameño y la producción local, para poder mantener los empleos de miles de panameños y buscar soluciones creativas para dar un ejemplo de “Panamá Solidario”.