Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Nacional

Prevención social en tiempos de pandemia

Pensar que el ser humano sería capaz de cometer actos de violencia durante la pandemia, es algo inimaginable, pero al ver las noticias nos damos cuenta de que es una realidad, y como tal, debemos hacer algo y brindar respuestas concretas ante situaciones como las que están acaeciendo.

Pensar que el ser humano sería capaz de cometer actos de violencia durante la pandemia, es algo inimaginable, pero al ver las noticias nos damos cuenta de que es una realidad, y como tal, debemos hacer algo y brindar respuestas concretas ante situaciones como las que están acaeciendo.

El asesinato de los jóvenes en Colón ha consternado a la población de todo el país, pero es un hecho que, si no tomamos cartas en el asunto, puede ser repetitivo, pues los problemas sociales no se extinguen por sí solos; de hecho, si no se toman las medidas necesarias, tienden a aumentar, manifestándose de distintas formas y en diferentes escenarios.

Interpreto todo lo ocurrido como gritos muy fuertes a nuestro sistema gubernamental y social, y nos señala a todos que los esfuerzos realizados son insuficientes. Empero, lo acontecido se traduce también en una realidad que no se puede esconder y que nos sirve de indicativo de que hay fallas que debemos corregir de una manera interdisciplinaria. Remarco y lo pongo dentro de signos de exclamación: ¡Es imprescindible el trabajo interdisciplinario en la prevención social!

En este orden de ideas, propongo un trípode de intra e inter revisión en materia de prevención social, y este sería:

1) Revisión de nuestras labores en prevención primaria.

2) Supervisión de nuestros esfuerzos en prevención secundaria.

3) Fiscalización de la realidad en la prevención terciaria que se ejecuta en el país, y a su vez, en los diferentes escenarios de ejecución.

Primero, planteo la revisión para considerar las propuestas y proyectos existentes, para hacer las modificaciones pertinentes y si no existen estrategias, entonces iniciar un camino de planeación e intervención preventiva en los tres niveles, pues, como dice el refrán popular: “Más vale prevenir, que lamentar”.

Es hora de hacer algo preciso ante la realidad de violencia juvenil y nos corresponde establecer estrategias claras y realizables a corto, mediano y largo plazo. Para ello, también propongo la consulta de expertos en materia social preventiva de la violencia y de la inadaptación social.

Evidentemente la actual pandemia de covid-19 y las medidas de bioseguridad tomadas, como el confinamiento y la cuarentena, han propiciado el desarrollo de patologías y, con ellas, nuevas manifestaciones de inadaptación social para las cuales no teníamos respuestas inmediatas; pero esto, más que desanimarnos, debe llevarnos a investigaciones innovadoras en los temas antes descritos.

Hago un llamado a las autoridades de nuestra nación a que consideren que en Panamá existen muchas personas idóneas y expertas en temas sociales y de inadaptación, a quienes se les infra valora o, peor aún, no se les toma en cuenta; y que podrían coadyuvar a disminuir la problemática social de violencia de una manera adecuada y efectiva.

Asimismo, aprovecho este espacio para que profesionales de estas disciplinas propongan estrategias y se haga un proyecto a nivel nacional que abarque el trípode antes mencionado, y que se integren a este proyecto los estudiantes de las universidades que ofertan carreras que trabajan el área de la prevención social de la violencia y la inadaptación, así como lo hace la Universidad Especializada de las Américas, en la Facultad de Educación Social y Desarrollo Humano, y otras Instituciones de orden superior.

La prevención social en tiempos de pandemia es posible, considerando las herramientas cibernéticas con las cuales contamos, y estas son: los medios informáticos, las redes sociales y las plataformas digitales. Los objetivos irían dirigidos a desarrollar actividades en el tema de prevención que sean atractivas, cónsonas y que permanezcan en el tiempo. Para lograrlo es necesario el apoyo interdisciplinario, es más, me atrevo a decir que es ineludible la colaboración de toda la sociedad panameña.

Docente universitario y especialista en farmacodependencia