Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Nacional

Pandemia aumenta riesgos para los migrantes en Latinoamérica 

El 92% de las personas migrantes sin fuente de ingreso expresaron su preocupación de ser engañadas o explotadas laboralmente durante o después de la crisis

Migrantes
El desempleo y la reducción de las jornadas laborales han afectado la capacidad de los trabajadores migrantes de mantener el envío de remesas a sus paísesEFE

La crisis sanitaria provocada por el nuevo coronavirus ha incrementado los riesgos de las personas que han salido de su país en busca de seguridad o un trabajo para subsistir. 

Los ingresos de los migrantes han sido seriamente afectados por el nuevo coronavirus. Un sondeo de la Organización Internacional para los Migrantes (OIM) realizado en junio de 2020 a 1,660 extranjeros radicados en América Central y México determinó que un 51% había perdido su empleo debido a la emergencia sanitaria. 

Un 22% de los migrantes encuestados iniciaron un emprendimiento tras haber perdido sus plazas de empleo. El sector comercio es donde más iniciativas desarrollaron los extranjeros, no obstante, la mayoría son de carácter informal (76%). 

Las mujeres concentran sus emprendimientos principalmente entre los sectores de provisión de servicios de alimentación y comercio. Y los hombres en el comercio, construcción, mecánica y electrónica, sastrería, telecomunicaciones y transportes.

Los resultados del sondeo demuestran que aún quienes no perdieron su empleo se vieron afectados. Un 44% de los trabajadores vieron reducidas sus jornadas laborales y, por ende, sus salarios. Otro 20% cambió a la modalidad de teletrabajo; para un 10% se incrementaron sus horas de trabajo; y un 26% no tuvo ninguna afectación.

La muestra también indica que solo un 20% de los encuestados se encuentra trabajando en la actualidad. La Organización Internacional del Trabajo destacó que el cierre de áreas de trabajo y la aplicación de la cuarentena, así como el rápido empeoramiento de la coyuntura económica, dieron a grandes pérdidas de horas de trabajo en un periodo relativamente corto. 

El desempleo y la reducción de las jornadas laborales han afectado la capacidad de los trabajadores migrantes de mantener el envío de remesas a sus países de origen y de mantenerse en el país de residencia. Un 41% de los encuestados ha dejado de enviar dineros a sus países.

La muestra denominada “Efectos de la Covid-19 en la población migrante” buscaba generar datos de las repercusiones del virus, que permitan orientar las respuestas a las necesidades del grupo poblacional. La misma evaluó cuatro tópicos: la situación socioeconómica, el efecto de la pandemia en el proyecto migratorio, la salud física y mental y factores de riesgos de la emergencia sanitaria en el grupo poblacional.

Según el documento, la propagación del virus obligó a un 47% de los encuestados a posponer el viaje. 

El 84% de las personas que pensaron migrar en el último año, considerarían retomar el viaje cuando se hayan normalizado las restricciones de movilidad. Pero, un 16% no lo retomara aun cuando se normalice la situación sanitaria. Mientras que 21% de los migrantes contemplaron retornar a su país de origen como consecuencia de la pandemia.

El distanciamiento físico, el trabajo desde la casa o la pérdida de empleo, el aislamiento y la incertidumbre, tienen un efecto directo en la salud mental. Estas situaciones se han visto reflejadas en los migrantes. Un 59% reportó afectaciones a su salud mental.

Otro dato importante del documento es que el 92% de las personas migrantes sin fuente de ingreso expresaron su preocupación de ser engañadas o explotadas laboralmente durante o después de la crisis.