Temas Especiales

16 de May de 2021

Nacional

Latinoamérica, del azote de la pandemia a la década de oportunidades

El Banco Interamericano de Desarrollo puso en marcha un plan agresivo de financiamiento para empresas estadounidenses dispuestas a invertir en la región. La digitalización, inversión verde y pymes forman parte del portafolio

Mauricio Claver-Carone, designado presidente del BID en septiembre de 2020.Archivo | La Estrella de Panamá

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) está empeñado en transformar la década perdida en Latinoamérica por una de oportunidades mediante un agresivo plan de inversión.

La situación que experimenta Latinoamérica por los efectos de la pandemia no se había visto en 200 años, asegura el BID. En un conversatorio titulado “Reconstruyendo América Latina desde adentro”, en el que participó el presidente del BID, Mauricio Claver-Carone, y los expresidentes de la junta directiva de América Latina de la Universidad de Georgetown, Samuel Lewis, Alberto Beeck y Manuel Balbontin, con Muni Jensen como moderadora, se realizó una radiografía de la región y las alternativas para reactivarla: “Tenemos 40 millones de personas que perdieron su empleo formal completo, 45 millones que cayeron en pobreza, 50 millones que saldrán de la clase media, que ha tomado décadas robustecerla. Un escenario muy difícil pero hay que ser optimista, hay oportunidades”, indicó Claver-Carone, elegido el 12 de septiembre de 2020 como presidente del organismo multilateral.

La región latinoamericana se transformará después de la pandemia en cada escenario, social, político, y principalmente el económico.

El optimismo de Claver-Carone le ha robado el sueño en busca de nuevos planes para sacar adelante a la región -atiborrada por los efectos de la pandemia- que en estos momentos enfrenta costos onerosos de las farmacéuticas, olas migratorias, y que además sufrió los embates de la peor época de huracanes. Aun con el difícil panorama, el presidente del banco internacional presentó al directorio ejecutivo de la entidad un plan ambicioso mediante el cual pretende cambiar la década perdida “por una de oportunidades”, lo que dio como resultado el plan denominado 2025, inversión en las Américas, la década de oportunidades.

El contexto descrito por Claver-Carone consiste, en primer lugar, en integrar las cadenas de suministro, “por primera vez hay una idea de tener un plan de negocio”, indicó.

Todas las empresas están buscando acortar distancias. El ejecutivo indicó que ha identificado 40 empresas, la mayoría de Estados Unidos, que han efectuado tratos para aumentar su exposición en los negocios, una oportunidad para iniciar nuevos proyectos. “Estamos proporcionando ayuda financiera para las empresas que quieran ser relocalizadas, asistencia técnica y a los países que están haciendo bien las cosas. Hay historias de éxitos, como en Colombia, Costa Rica, Uruguay, República Dominicana y Panamá, que están haciendo promoción para invertir.

“Nada ayuda más al desarrollo que la creación de empleos y estamos apoyando a esas empresas que tienen la intención de invertir en Latinoamérica”, señaló el banquero. Para ello, la necesidad de brindar financiamiento a las micro, pequeñas y medianas empresas, el motor de la generación de empleos y de las economías. El banco mostró interés en los comercios liderados por mujeres, que tienen un 50% menos de financiamiento a pesar de ser una prioridad. “Eso es para nosotros un objetivo, esta es una línea en la que en el banco nos estamos enfocando, negocios de género, hay que incluir a las mujeres en el financiamiento porque esto aumentaría el producto interno bruto en la región en un 20%, esto significa un trillón de dólares”, aseguró.

Mundo digital

Otro foco de desarrollo importante es la digitalización. Los polos de expansión son la telemedicina, el teletrabajo, y la educación virtual. El inconveniente es que existen 200 millones de personas que no están conectadas a internet y otros 30 millones no pudieron atender las clases porque no tenían acceso a Ia red. Una brecha que impera reducir, no solo en acceso, sino en costo y calidad del servicio.

“El SARS-CoV-2 es la bomba nuclear más grande que ha estallado en el sector salud, pero no en mal sentido, sino que aceleró la tecnología hasta en 10 años. Hay una gran oportunidad para Latinoamérica en la telemedicina porque se puede importar calidad de salud de otros países más avanzados en el ramo”, indicó Alberto Beeck.

La región ya venía cuesta abajo en materia de crecimiento económico cuando pegó la pandemia, “33 países presentaron una contracción en el crecimiento y 14 sufrieron un decrecimiento negativo. Los altos niveles de desempleo inéditos y escenarios que no hemos visto en 200 años, cada país sale a enfrentar sus propios retos, no solo en la inoculación de su población, sino en la parte financiera. “Cada país ha visto índices del PIB inéditos, las organizaciones financieras internacionales han degradado a casi todos los países y esto genera una presión sobre los gobiernos, la pobreza y extrema pobreza han incrementado, y los bancos del mundo están siendo cautelosos”, indicó Lewis. No obstante, el escenario también “es una buena oportunidad para promover reformas legales esperadas desde hace mucho tiempo para promover el buen gobierno, rendición de cuentas. Es una nueva dinámica”, indicó el también ex vicepresidente de Panamá.

Hay interés de Claver-Carone en impulsar la inversión de empresas estadounidenses en la región. Varios países han mostrado interés en esto, por ejemplo, Uruguay, Colombia y Costa Rica. “Tenemos historias de éxito en países donde las cosas andan bien, otros países se van a unir, el mismo deseo existe en Panamá, en Chile, y hay mercados atractivos en otros países. Ahora en Argentina muchas empresas se han movido a Uruguay, ¿tú crees que el gobierno no sabe que tiene un problema? Claro que lo sabe”, manifestó el presidente del BID.

Inversión verde

El cambio climático no es una cuestión de los políticos, “es algo muy real que está afectando a los países del Caribe y Centroamérica, por eso el BID ha lanzado el primer fondo de cambio climático denominado Fondo Amazonas, el más importante en iniciativas climáticas que cuenta con un billón de dólares, a través del cual se han identificado proyectos en los países circunvecinos del Amazonas”, explicó Claver-Carone.

El ejecutivo también se refirió al reto de los migrantes, porque el éxodo, dijo, “es malo para los países de origen, pierden capital humano”. Los países exportadores tendrán mejor futuro en este complicado panorama postcovid-19, lograrán un crecimiento más rápido. “En el medio se cuentan algunos países que se benefician de los estímulos de Estados Unidos, pero se hacen semidependientes de las divisas que reciben del norte y no crecen lo que deberían, y los otros como las islas del Caribe que dependen del turismo son los más golpeados”, diagnosticó Claver-Carone.

Manuel Balbotin, ejecutivo de la sección latinoamericana del BID, dio un pantallazo de los próximos años en materia de desempleo. “No esperamos llegar a las tasas de desempleo que había antes de la pandemia hasta 2024 o 2025”. El sector público estará con muchas restricciones porque enfrentará déficits, no solo será una situación difícil en la región, sino que se ha incrementado los niveles de deuda en general y afectará el crecimiento de algunos países, que será cero o negativo. “El sector público tiene las manos amarradas prácticamente, por eso es que el sector privado será clave en la recuperación, son quienes invierten, generan empleo, y necesitan que los gobiernos no sobrerregulen su participación, no les cobren tantos impuestos”, describió Balbotin.

Muchos de los inversionistas del BID se están asegurando de cómo hacer inversiones responsables, ya sea a través de financiamiento privado, deuda, pero con las reglas del medio ambiente.