Temas Especiales

13 de Jun de 2021

Nacional

'Eso ya no existe', dice el embajador de Colombia sobre denuncias de presencia paramilitar en las protestas

Eduardo Burgos, embajador de Colombia en Panamá, defiende la actuación del gobierno de Iván Duque y niega que haya abuso policial pese a las denuncias locales e internacionales.

Desde el pasado 28 de abril miles de colombianos se encuentran en las calles protestando contra las políticas económicas del gobierno de Iván Duque. Lo que comenzó como un rechazo a una reforma tributaria impopular, se convirtió en uno de los peores estallidos sociales en décadas, con un saldo de 42 muertos, más de 800 heridos y al menos 168 desaparecidos, según la Defensoría del Pueblo.

El embajador de Colombia en Panamá, Eduardo BurgosCedida

'La Decana' conversó con el embajador de Colombia en Panamá, Eduardo Burgos, quien defiende la actuación de la Policía en medio de condenas y preocupaciones de la comunidad internacional por el uso excesivo de la fuerza contra manifestaciones pacíficas. El diplomático afirma que la fuerza pública solo interviene cuando las manifestaciones son “violentas” y niega que haya paramilitarismo en Colombia, ante los señalamientos de civiles armados actuando junto a la Policía.

Usted es médico, si Colombia fuera un paciente, ¿cuál sería el diagnóstico?

Colombia está enferma, en una situación delicada. De no manejarse (...) podría quedar en estado crítico. Es una situación dolorosa, lastimosa, y que bien sabes eso no es de ayer, viene de mucho tiempo atrás. Afortunadamente el país tiene una ventaja, tiene un presidente que es un demócrata; Iván Duque entiende de manera perfecta que es un demócrata... está buscando que en el país exista un diálogo. Hay muchos medios que lo tratan de inepto, de falta de autoridad, no se trata de eso, se necesita tranquilidad, de lo contrario el paciente empeora o se puede morir.

La economía está mal en todo el mundo por la pandemia, ¿no calculó el gobierno que la gente rechazaría un alza de impuestos en medio de una crisis tan severa?

Colombia, como otros países de la región, enfrenta una situación fiscal muy difícil. En este momento la prioridad es la pandemia, conseguir alimentos, atención de salud (...) eso generó una deuda mayúscula; cuando el presidente estableció un proyecto de reforma tributaria era para mejorar la vacunación y favorecer a los más vulnerables. Pienso que pudo haber faltado un tema didáctico, una cuestión de comunicación.

O sea que una crisis de esta magnitud la generó un “problema de comunicación”...

Esto lo tengo que admitir como autocrítica (...) no hubo un espacio didáctico más amplio de comunicación con todos los sectores. Pero la reforma se retira luego de manera transparente y humilde.

Pero la reforma era claramente impopular. ¿Por qué esperar a los muertos y heridos para retirarla?

No, el gobierno no esperó a los muertos ni heridos. El gobierno la pasó al legislativo para su estudio, la reforma nunca se impuso y luego de la protesta se retiró.

En Colombia, como en muchas regiones de América Latina, existe una desigualdad grosera. ¿No era cuestión de tiempo que se diera un estallido social como el actual?

Precisamente esa es la gran fortaleza del presidente (...) que reconociendo eso, él quiso estrechar esa brecha social... En educación ha presentado el presupuesto más alto en la historia de Colombia (...) allí enfocó su gobierno desde el primer día.

Igual disparó el gasto militar, Colombia es el segundo país de América Latina con más gastos de defensa, solo superado por Brasil...

Colombia atraviesa por problemas con el tema del narcotráfico y el tema que afortunadamente se ha logrado subsanar, que era el de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), con los acuerdos de paz (...) que el presidente Duque ha respaldado cien por ciento. Esos son gastos para proteger al ciudadano y los derechos humanos.

“Esto lo tengo que admitir como autocrítica (...) no hubo un espacio didáctico más amplio de comunicación con todos los sectores. Pero la reforma se retira luego de manera transparente y humilde”.

Pero el presidente Duque hizo férrea oposición a los acuerdos durante su campaña, y la implementación en su gobierno ha sido mínima, siendo un compromiso de Estado...

El presidente no los adversó, eso es una imprecisión (...) lo que ha dicho es que se debe acabar ese discursito de los amigos de la paz y los amigos de la guerra (...) es la paz por encima de todo, pero con legalidad... además este gobierno ha destinado los recursos necesarios para la implementación, para la indemnización de las víctimas, se definió una estrategia para que hubiera acceso a tierras, proyectos productivos (...) donde habitan excombatientes. Todos los programas el gobierno los ha apoyado, cuando eso se dice yo les digo que son imprecisiones (...) esa es la forma de satanizar a los gobiernos.

La Defensoría del Pueblo registra al menos 700 líderes sociales asesinados tras los acuerdos, incluyendo excombatientes. El año pasado hubo 178 muertes, ¿nadie para esas muertes, dónde está el gobierno?

El gobierno está implementando los programas, no tiene que ver con esas muertes. Se están haciendo todas las acciones para que quienes cometan esos delitos, sean castigados.

El Estado tiene responsabilidad en garantizar la vida de estas personas, esa cifra de muertos refleja lo contrario...

El gobierno ha tomado todas las medidas para sus cuidados, pero aparecen asesinados. Son las investigaciones las que nos van a determinar los autores. Tenemos una mano dura para que le caiga todo el peso de la ley a los responsables.

La Unión Europea, Amnistía Internacional y hasta EE.UU. han mostrado preocupación por la brutalidad policiaca y uso excesivo de la fuerza. ¿No hay control sobre la Policía o están reprimiendo a discreción?

Son afirmaciones imprecisas; 4 de cada 5 protestas son pacíficas, esas se respetan. Luego están las que queman y destruyen, son actos de violencia y terrorismo (...) allí interviene la fuerza pública. Hay esas voces que usted menciona y el gobierno acepta con humildad que esas observaciones son imprecisas. Si ha habido abuso individual de la fuerza pública, que sea castigado.

Son ya 42 muertos, en Cali fue captado en video cómo un Policía le disparó a un manifestante desarmado por la espalda; o el caso de Lucas Villa, estudiante asesinado con 8 tiros, poco después de denunciar los desmanes policiales...

Lo que tenemos que censurar es la violencia en unas protestas pacíficas. Lo que pasó con el joven Villa es algo que hay que repudiar e investigar; no fue la fuerza pública. Somos amigos de respetar la protesta pacífica (...) ahora, en algunas de las protestas hay actos diferentes a una protesta social pacífica, podrían, detrás de esta protesta social, coexistir intenciones criminales y no sanas. Por eso el gobierno trabaja en que ese tipo de personas que estén aprovechándose tengan el debido castigo. Hay que esperar las investigaciones.

Pero en Colombia hay un largo historial de impunidad en casos de violaciones a los derechos humanos con eternas investigaciones. En la CIDH reposan decenas de sentencias que lo reiteran...

El gobierno de Duque es legalista, está comprometido con el estado de derecho y contra la impunidad.

Organizaciones que están manifestándose denuncian que la violencia estaría relacionada con “infiltrados” de la Policía...

Tú oyes versiones que es todo lo contrario y versiones de los manifestantes que es así. Pero no nos podemos distraer en eso, hay que hacer las investigaciones contundentes para que esos responsables, del bando que fuere, reciban el castigo que establece la ley.

Le pregunto porque hay denuncias de la existencia de grupos de civiles armados disparando junto a la Policía, incluso hay videos. ¿Cómo se explica?

Explicación coherente no hay, porque la justicia no se debe tomar por las propias manos, para eso está el Estado. Pero hay un tema, la provocación y el bloqueo, eso tampoco es bueno. Que eso no justifica bajo ningún concepto tomar a la justicia por cuenta propia.

¿Entonces no hay paramilitares operando en Cali contra los manifestantes?

A la fecha no existe, y que el gobierno tenga conocimiento ninguno. Eso ya no existe en Colombia, pero de ser así les caerá el peso de la ley.

Bueno, el expresidente Álvaro Uribe dijo algo parecido antes y ahora tiene un proceso abierto donde se señalan vínculos con el paramilitarismo...

Si alguien luchó y acabó con el paramilitarismo fue el presiden Uribe, él es un colombiano de bien (...) de hecho terminaron todos (los líderes paramilitares) en cárceles americanas.